Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com 

Anotar más de un gol por semana en el año puede acabar haciendo que un delantero brille entre los cinco continentes así su apellido no se pronuncie tan fácilmente como el de un Messi o un Ronaldo. Y si ese delantero tiene, como Abderrazak Hamdallah (Safi, Marruecos, 17 de diciembre de 1990) en su haber la experiencia de haber jugado en diversas partes del planeta y despertar el interés de otras, puede decirse que en efecto es un goleador mundial.

Sucede que Hamdallah, antes de los 30 años, ya jugó en África, Europa y Asia; y que después de su récord en 2019, arreciaron los rumores acerca de un interés de Tigres por llevar sus servicios a la Liga MX, aunque de momento ninguna chance se ha concretado. Como fuere, lo cierto es que su fama podría llevar a un cuarto continente al menor de siete hermanos criados en la berberisca ciudad marroquí de Safi, donde se inició en el Olympic. De allí pegó el salto a la entonces Tippeligaen noruega, con el Aalesund; se mudó al Lejano Oriente para vestir las sedas del Guangzhou R&F chino, y después se replegó al Medio Oriente para pasar por el El Jaish y Al-Rayyan de la liga qatarí.

Como lo suyo parece pasar por las integraciones territoriales, el popular 'Abdo' se mudó a mediados de 2018 a Arabia Saudita para ponerse la camiseta del famoso Al-Nassr, al que viene respondiéndole con creces. Una lesión al tobillo lo complicó al inicio, pero luego enfiló hacia el arco y nadie más lo detuvo. Sus 57 tantos en el año no han conseguido, sin embargo, asegurarle aún un lugar en su selección nacional: después de cuatro años de estar alejado de ella, el bosnio Vahid Halilhodzic lo convocó en junio para un amistoso perdido ante Gambia, pero no tuvo más de 45 minutos. Y es que a veces, ser ciudadano -y goleador- del mundo está primero que nada.

Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy