Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comDeChalaca rinde tributo a 'Perico' León con una joya de archivo muy significativa para este día tan triste como simbólico: el testimonio del orgullo que doña Manuela García, su madre, sentía por su hijo goleador e ídolo del fútbol peruano.

De los grandes hombres surgen leyendas, y de estas diversos mitos. Uno a veces extendido por el relato oral -y multiplicado en estas épocas de redes sociales- es que Pedro Pablo León García, 'Perico' para todo el mundo, no conoció a sus padres. Esto no es cierto: si bien desde niño estuvo bajo la tutela de don Alfonso de Souza Ferreyra Basagoitia y su familia, la madre de 'Perico' estaba en contacto permanente con él, así como el resto de su familia.

En 1969, la revista
Arriba Alianza publicó el reportaje que a continuación reproduce DeChalaca. Uno en el que deja notar su inmenso amor de madre y el enorme orgullo que sentía por el crecimiento de su hijo, entonces en el cénit de su carrera futbolística con 26 años de edad. Una auténtica joya de archivo que en este segundo domingo de mayo, el primero sin el '9' entre nosotros, se hace doblemente emotivo y pertinente.

(Artículo Mi hijito Perico, publicado en la revista Arriba Alianza edición N°23, octubre de 1969)

"¿Perico? ¿Mi hijo? Es mi mayor orgullo. No saben lo feliz que me siento al saber que mi hijo ha cumplido sus sueños. Perico ha triunfado en el fútbol, goza de la fama y es un ídolo; pero sigue siendo tan cariñoso como antes, tan juguetón como siempre, tan preocupado por su familia...".

Doña Manuela García con su nieto Oswaldo: ¡idéntico a Perico! (Foto: revista Arriba Alianza)Manuela García, una canosa morena anciana a quien Perico León nos presentó con el fin de seguir contando, para nuestros lectores, su vida, nos contestó con vehemencia de su hijo, de su engreído Perico. Eran las diez de la mañana cuando llegamos hasta donde ella. Las manos encallecidas por el trabajo cariñaban la cabecita negra de cabellos ensortijados de su sobrino Oswaldito [en la foto].

"Mi hijo tuvo una infancia normal, como la de cualquier niño. Era juguetón y bullicioso. Su principal entretenimiento era la pelota, parecía que hubiera nacido para jugar al fútbol, a veces no venía a almorzar por jugar. Perico era un bailarín... Bueno, lo sigue siendo hasta ahora", dice Mamá Manuela, como la llama Perico. Luego prosigue diciendo: "No me acuerdo de sus travesuras, aunque no, no era malcriado; era pícaro, pero no malcriado (rectifica). Nunca le prohibí que jugara, tan solo que no tuviera malas juntas... Felizmente me hizo caso, tal como se lo hubiera hecho a su padre, a quien casi no llegó a conocer, porque yo quedé viuda cuando él tenía pocos años. Mi esposo murió de una lesión cardiaca, trabajaba como albañil, hacía planos de casas de Lince, el barrio donde nacieron todos mis hijos; porque siempre vivimos bajo el amparo de mi madre en la calle Garcilaso de La Vega 1941. Debido a la muerte de mi esposo tuve que dedicarme a trabajar en el lavado y la cocina de varias casas; y solo así pude salir adelante con mis hijos: Enrique, el mayor (ya fallecido), Miguel (34), que también fue jugador de Alianza, Judas Tadeo y Dinámico del Callao; Sofía (33), Rosa (29), Teófilo (26), Teresa (25), Perico (24), Delia (19) y Mario (16). De mi segundo matrimonio tengo dos hijos: María Victoria (14) y Óscar (11).

Los juguetes preferidos de Perico eran la pelota, los carros y el trompo... Hum, sí, en ese orden, porque más le gustaba la pelota; los carros le gustaban grandes para poderlos manejar (él es el único que sabe manejar un vehículo entre todos mis hijos).

De su época juvenil, poco puedo decir, porque en ese tiempo lo tuvo bajo su custodia el señor Alfonso de Souza Ferreyra. Ya Perico les contó: un electricista que lo vio jugar lo llevó donde él y lo recomendó. Perico le cayó en simpatía y el señor Souza, al saber que era viuda y tenía varios hijos, se comprometió a cuidarlo y mandarlo a la escuela; y para ello lo adoptó como su hijo.

La numerosa familia León García en la vivienda que ocupaba en la avenida Argentina en 1969. (Foto: revista Arriba Alianza)Después vendría su matrimonio. Perico se casó muy joven; pero ha podido formar un hogar feliz. Ya tiene tres hijos que son como mis nietos más engreídos. Como casi en esa misma época ingresó al Ejército y tuvo (o se vio envuelto) en una serie de problemas, los diarios no se cansaban de decir que se había "escapado" y muchas cosas más. Yo lo aconsejaba, y él me consolaba diciendo que todo eso era nada más que publicidad negativa. Pero ahora estoy feliz, porque así hubiera sido cierto aquello, ahora veo que Perico es todo un hombre, más reposado y responsable de sus actos.

Nunca lo he visto jugar en el estadio porque nunca he ido, solo conozco el estadio por fuera, porque nunca he entrado; prefiero verlo jugar por televisión o escuchar los partidos por radio. Él me dice siempre: "Mejor no vaya mamá, porque de repente me hacen foul, dicen cosas hirientes...". Y yo le hago caso, además soy muy nerviosa e imagínense, si a veces cuando estoy viendo el partido por la TV y lo hacen caer, me pongo intranquila, rogando a Dios que no sea nada grave o que no tenga consecuencias. Sus hermanos, en cambio, sí van. Él los lleva. Bueno, Perico siempre fue cariñoso con sus hermanos, a todos los quiere por igual, les da propina a los menores y a mí me socorre siempre. Su hermano preferido es Mario: es la "niña de sus ojos", siempre está con él. Entre las mujeres la engreída es Rosa, que es como una segunda madre para todos mis hijos; ella les da consejos a todos, tiene un carácter más dócil y por eso la quieren y respetan.

Tengo veinticuatro nietos, doce hombres y doce mujeres. Creo que he tenido buena suerte con mis hijos. Todos son buenos, trabajadores y responsables. Con el favor de Dios, ninguno es un "descalaverado". Ruego que siempre sea así y deseo con todo corazón que Perico siga triunfando para el orgullo de la familia y del Perú entero, que confía en su juego, para hacer un buen papel en México
".

Y con un gracioso ¡Arriba Perú! mamá Manuela García nos termina de contar estos pequeños (pero interesantes) detalles de la vida de Perico León, el crack aliancista y de la selección peruana. En el carlo de su casita de vecindad en la avenida Argentina, ella espera confiada en la promesa que un día le hiciera Perico cuando recibió su primer sueldo: "Mamá, cuando pueda la sacaré de aquí a casa propia".

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (1)add
...
escrito por Pedro Perico Villanueva Aguilar , mayo 10, 2020
PericoEterno. Felictaciones por maravilloso reportaje Perico en la eternidad
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy