Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl título logrado por el cuerpo técnico del profesor Mario Salas y su plantel 2018 no es para menospreciar: es el cuarto de la década obtenido por Sporting Cristal. Jorge Cazulo, Carlos Lobatón y Édinson Chávez, cada uno con su aporte significativo, han sabido de consagraciones con la celeste desde 2012.

 

Kenny Nagahama | @Kenny_Nagahama
Redactor

La década de 2010 es, posiblemente, si no la mejor, una de las mejores de la historia de Sporting Cristal. Exceptuando la primera y segunda temporada del decenio, el elenco cervecero ha mostrado diversos argumentos tanto dentro como fuera de las canchas para sustentar el ser hecho de ser, considerado por muchos, el club peruano más exitoso del momento: clasificaciones a torneos internacionales, un importante presupuesto y estabilidad financiera, una reconocida imagen institucional y de marca, hegemonía en varias ediciones del Torneo de Promoción y Reservas, una columna vertebral ya establecida, un positivo porcentaje de puntos por partido y, sobre todo, la obtención de cuatro títulos nacionales.

Fue recién bajo la dirección de Roberto Mosquera en 2012 que Cristal pudo acabar con una sequía de siete años sin dar la vuelta olímpica. De los artífices de aquel importante logro, solamente tres volvieron a repetir la hazaña cada vez con la misma camiseta celeste: Jorge Cazulo, Edinson Chávez y Carlos Lobatón. Repasemos brevemente una observación general de sus características y aportes respectivos en la obtención de los palmares de su equipo.

Jorge Cazulo: Qué pequeño parecía

El popular ‘Piqui’ llegó a La Florida ese mismo 2012, proveniente de una Universidad César Vallejo que había logrado salvar la categoría con lo justo. Aunque fue quizá el punto más alto de la campaña poeta jugando como volante por banda o de extremo, su arribo a tienda cervecera no tuvo mucha pantalla. Sin embargo, bastaría aquella memorable temporada con Mosquera para que el uruguayo fleche el corazón de todo hincha celeste. Si quiere ver representado en imágenes lo que es Jorge Cazulo, puede buscar videos de sus cruces y quites, su asistencia a Saulo Aponte para dejar a la Vallejo en Primera, o aquel gol de Hernán Rengifo contra Universitario en 2013, cuando el ‘23’ celeste arma la jugada –literalmente- en una pierna.

Cazulo le gana a la defensa blanquiazul y abre la cuenta en el Nacional. Cristal resolvía el trámite gracias al 'Piqui'. (Foto: Álex Melgarejo / DeChalaca.com) 

Cazulo fue reubicado como mediocampista de primera línea y destacó a lo largo del año como un jugador todo terreno. A su gran capacidad física e imagen aguerrida le sumó buenas asistencias e incluso cuatro goles. Tras aquella temporada, es siempre el más aclamado por el hincha de Cristal -junto a Lobatón- en las presentaciones anuales. Es además uno de los jugadores del torneo que más minutos y partidos suma cada año, y ningún técnico lo ha marginado jamás del once titular.

Quizá su principal virtud futbolística es su versatilidad: siempre le ha otorgado equilibrio al mediocampo de Cristal, además de no tener dificultad para adaptarse a cualquier fase y/o situación de partido. Ha sido también el salvavidas de emergencia del equipo en innumerables ocasiones, y cuenta con un buen juego aéreo a pesar de no ser muy alto. Más allá del fútbol, es más que evidente el respeto de sus compañeros y ha mostrado siempre dotes de líder y de deportividad, por lo que lleva la cinta de capitán cuando Lobatón no está en el terreno de juego.

Aunque nunca ha dejado de ser uno de los puntos más altos en Cristal, sus temporadas más destacadas serían la de 2012, 2013, 2014, 2015 y ésta última, siendo considerado el mejor en dos ocasiones según los promedios DeChalaca. Y aquello no es coincidencia pues, en 2016 y 2017, el ‘Piqui’ fue utilizado como zaguero central a lo largo de la campaña. Si bien ya había jugado de emergencia en aquel puesto algunas veces sin desentonar, su despliegue y movilidad, junto a su vocación ofensiva, no le jugaron a favor para desempeñarse como defensa. Por ello, al retornarlo Mario Salas al medio este 2018, pudo explotar nuevamente todas sus cualidades junto a Josepmir Ballón y Horacio Calcaterra, sus habituales socios en la volante desde que ambos llegaron al club en 2013. Anotó de cabeza el primer gol en la segunda final en el estadio Nacional ante Alianza Lima, su tercera conquista de la temporada.

Carlos Lobatón: Los años que me quedan

Lobatón puede estar riéndose mientras Mario Salas y Pablo Bengoechea discuten. El volante rimense lo ganó todo con los cerveceros y es un emblema. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

El nombre de Carlos Augusto Lobatón Espejo es ovacionado por la hinchada rimense cada vez que es mencionado por el portavoz del estadio, y aplaudido sea para salir o ingresar del campo. Esta temporada fue complicada para quien es capitán de Cristal desde la salida de Erick Delgado pues, tras haber sido titular indiscutible desde 2007, Mario Salas determinó que le tocaría esta temporada ser una pieza de recambio y apoyar de manera distinta a sus compañeros desde el banco. A pesar de ello, no por nada es actualmente la imagen viva del club y, a sus 38 años, cumplió esta función de manera determinante: entre sus principales aportes, el ingenioso pase para asistir a Gabriel Costa en el 1-3 transitorio de la primera final en Matute, gol clave ante las circunstancias del momento de dicho encuentro.

Hablar a profundidad de Lobatón merecería su propio artículo, por lo que se optará por destacar solamente sus principales dotes. A partir de su gran técnica e inteligencia para decidir dentro del campo de juego, ‘Loba’ ha sabido jugar tanto en la primera línea de volantes para darle salida al equipo –acompañado normalmente por Cazulo-, o como enganche, posición en la que alternó en su momento con su compañero de menores Renzo Sheput. Es el dueño de los balones parados en Cristal, ocasionalmente permitiéndole esta temporada a Yulián Mejía y a Gabriel Costa aportar también mediante esta vía. Debido a esto, son varios sus goles de penal y de tiro libre a través de estos años, siendo quizá el tiro desde los doce pasos ante Racing en Avellaneda en 2015 y el disparo por debajo de la barrera de Joel Pinto contra Sport Huancayo en 2014 algunos de los más recordados.

Si uno habla con él y le pregunta por su gol favorito o su mejor temporada, Carlos prefiere no responder y explica que a él no le gusta delimitar algún momento en su vida como el mejor, más allá de sus hijas. Pero los números indican que la temporada 2014 fue aquella en la que tuvo un rendimiento más alto de lo habitual. Le sumó diecinueve goles al gran nivel que mostró como conductor de su equipo, capacidad que puede ser considerada como su principal aporte a Cristal: hacer jugar a sus compañeros. No marcó en los partidos de las finales, pero el gol mencionado en el párrafo anterior fue determinante para acceder a ellas.

El derecho de levantar primero el trofeo era de 'Loba'. El líder indiscutible. (Foto: Álex Melgarejo / DeChalaca.com) 

Aunque las lesiones lo aquejaron en 2016 y 2017 –según él, tuvo una distensión de ligamento colateral interno en la rodilla derecha, y después cuando una distensión del ligamento externo de la izquierda-, y por lo tanto jugó menos partidos de lo habitual en aquellas temporadas, nunca desentonó cuando le tocó jugar. Es difícil negar que, cuando está Lobatón en el campo, mejora la circulación y la tenencia de balón en Cristal, además de contar con el valor agregado de tener un buen rematador de larga distancia, asistidor y ejecutor de balones parados. Se espera que finalmente decida renovar oficialmente por una temporada más.             

Édinson Chávez: El relevo

Es normal verse opacado si el nombre de uno es colocado en medio de referentes como Cazulo y Lobatón, pero difícilmente los hinchas de Cristal olvidarán el aporte del popular ‘Chaveta’ en la temporada 2014. Sumado a que debutó profesionalmente durante la era Mosquera (ingresó a los 46’ en la victoria de 2-0 de Cristal sobre Unión Comercio en la fecha 23) y fue elegido por DeChalaca como la revelación celeste aquel año, ha sido siempre un relevo a tomar en consideración durante todas las campañas, al margen de los pocos minutos que sumó en 2013 en particular.

Inicialmente un volante ofensivo por derecha, fue reubicado por Daniel Ahmed en 2014 como lateral derecho, a partir de las salidas de Marcio Valverde y Eduardo Uribe y tras ganarle el puesto al experimentado Paolo De La Haza (a quien Chávez reconoció como su importante consejero y compañero luego de la victoria por 1-0 de Cristal sobre Alianza por la definición del título del Clausura 2014 en Arequipa). Fue su mejor año con diferencia, en el cual sumó cuatro goles y 2241 minutos en 33 partidos. Su mejor postal la concretó al ingresar en el primer tiempo suplementario en la final nacional ante Juan Aurich, y marcarle a Erick Delgado el 3-2 definitivo tras un gran pase de Yoshimar Yotún.

Chávez tiene todo el derecho de sacar el celular y sacarse la selfie. El lateral derecho ha sido cuatro veces campeón con Cristal. (Foto: Álex Melgarejo / DeChalaca.com) 

Chávez se caracteriza por su desequilibro individual por derecha, y ha sabido jugar también de volante ofensivo en diferentes ocasiones luego de haber establecido ya la posición de lateral derecho como su principal. Sin embargo, luego de ser habitual titular en 2017 y alternar -con ventaja- con Renzo Revoredo, volvió al banco bajo la dirección de Salas. Si bien ‘Revorator’ se afianzó como defensor central este 2018, el retorno de Johan Madrid tras su buen paso por Sport Rosario le hizo perder el puesto nuevamente. Algo que le falta al buen Chávez es tener cierto manejo del perfil izquierdo, lo cual lo limita al momento de hacer diagonales con el balón (un gol que falla en el segundo tiempo ante Melgar en la derrota 3-2 por el título nacional de 2015 es quizá el mejor retrato para ejemplificar lo mencionado). Para su mala suerte, Madrid es uno de los pocos laterales del medio que sí domina su pierna menos hábil, y es probablemente uno de los factores que le ayudaron a ser el titular.

Con sus 25 años, puede considerarse que Chávez es un jugador ya con cierto recorrido en Primera División, y el hecho de haber logrado quedarse en Cristal tantas temporadas es un mérito a reconocer. Pero en los últimos tiempos se ha visto opacado a pesar de cumplir actuaciones regulares, y seguramente para muchos aún no ha explotado todo su potencial. Por el momento es el único suplente natural de Madrid, así que no sería descabellado suponer que seguirá luchando por el puesto la próxima temporada y buscar destacar como lo hizo con Daniel Ahmed.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Álex Melgarejo y Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy