Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comCarlos Lobatón fue el líder y guía que necesitaba Cristal para salir campeón. El capitán celeste puso el pecho en los momentos complicados y supo plasmar lo que quería Daniel Ahmed. Fue el DT en la cancha y, encima, completó su temporada más goleadora.

Elegir el mejor gol que hizo este año es una tarea casi tan complicada como quedarse con un solo juego en el que haya sido el factor decisivo de Cristal. A sus 34 años, Carlos Lobatón demostró que el DNI sirve de muy poco en el fútbol: está más vigente que nunca. Hasta cuando no hacía un partido redondo, bastaba una aparición suya, una ‘pincelada’, para cambiar el desenlace del encuentro y hacer sonreír a los celestes.

La gran virtud de ‘Loba’ es que entiende el fútbol como pocos. Tiene gran visión de juego, sabe dosificar su físico para hacer la doble labor en la primera línea de volantes (recupera y distribuye con criterio el balón) y posee un envidiable remate de larga distancia. Muy rara vez lo vas a encontrar desubicado, y tampoco merodea el área rival (o propia) por las puras: lee muy bien el partido, y hace (fácil) lo que se necesita –y muchas veces parece difícil–. Le da equilibrio a su equipo y desequilibra al rival, juega y hace jugar. Casi nada, ¿no?

Que buena Raza

Lobatón debutó en Primera División en Sport Boys, pero hizo las divisiones menores en Cristal. Incluso fue entrenado por una leyenda del club, como Alberto Gallardo. Es, pues, un hombre de la casa, que a punta de sacrificio –y en silencio– se supo ganar la capitanía del equipo rimense y el respaldo eterno de su hinchada.

Carlos Lobatón está vigente y hoy es la figura del cuadro rimense (Foto: Andina)

Luego de ganar la Copa Sudamericana, Recopa y el Apertura 2005 con Cienciano, Lobatón regresó a Cristal para ya no irse más. Y tras lograr su tercer título peruano con los rimenses, llegó la noticia de su renovación por tres años más. Como para pasar las mejores fiestas posibles.

Toque de calidad

Este año Lobatón le agregó gol a su gran rendimiento. Fue el segundo máximo artillero de Cristal en los torneos peruanos (hizo 19, solo por detrás de Irven Ávila que sumó 20), y fue el único volante entre los 15 máximos goleadores del año (Gary Correa, de Cienciano, aparece en el puesto 17 con 14 anotaciones). Encima, como dijimos al inicio, varios de ellos fueron ‘pinturitas’: no en vano dos de sus goles estuvieron entre los cinco mejores del fútbol peruano en 2014.

Para colmo, siempre dijo presente. Lobatón estuvo en 43 de los 48 partidos, y fue el DT en la cancha. Transmitió calma, pidió el balón en los momentos calientes, y apareció cuando más se lo necesitaba: fue el soporte que todo equipo necesita para ser protagonista y campeón. Puso el pecho en los momentos que no salían bien las cosas y se dudaba del DT y el plantel, y hoy puede celebrar con todas las de la ley.
 
Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
 


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy