Con un genial gol de tiro libre de Rubén Darío Bustos, Colombia sacó tres puntos en casa ante Venezuela y sigue invicto y con el arco en cero en estas Eliminatorias. Sufriendo más de la cuenta debido a la mala puntería de sus delanteros, los cafeteros pudieron anotar por primera vez en el certamen y de paso tranquilizar a una afición que presionó excesivamente.

Foto: EFE

El partido era muy parecido al acontecido hace más de un mes en Quito. Como aquella vez ante Ecuador, los llaneros aguantaban con uñas y dientes los embates, en esta oportunidad de los delanteros colombianos. Rentería y compañía fallaban goles con tal facilidad que parecían estar goleando o estar seguros de que la goleada era inevitable. Sin embargo, pasaban los minutos y el tanto no llegaba, la pelota pasaba junto al palo, los disparos parecían tener una brújula malograda.

 

El grito de desahogo de Bustos, primero de Colombia en Eliminatorias (Foto: EFE)Y otra vez la pelota parada determinó la suerte del partido.

 

La diferencia principal radica en que esta vez la suerte no estuvo del lado de la 'Vinotinto'. En esta ocasión la pelota no viajó más de 40 metros desde los pies de José Manuel Rey para clavarse en un ángulo y alegrar a la nación venezolana. Esta vez la pelota viajó menos de 30 metros, hizo inútil la estirada de Morales y desató la fiesta en las tribunas de 'El Campín’ de Bogotá. Rubén Darío Bustos (jugador del Gremio de Brasil) no había sido tomado en cuenta en los partidos anteriores, pero esta vez se sintió con confianza debido a su buen desempeño y le pegó a la pelota con esa confianza para decretar la victoria.

 

Ese gol reflejaba el trámite del partido. El equipo de Pinto había controlado las jugadas durante la mayor parte del cotejo. Con un mediocampo muy bien parado, hacía estéries los esfuerzos venezolanos de tener la pelota. A pesar del control cafetero, durante el primer tiempo a los locales les faltó profundidad y dinamismo. Venezuela se cerró bien atrás y no permitió ninguna incursión de los delanteros colombianos. 


Arango y Sánchez simbolizando el partido: lucha pura (Foto: EFE) Es más: durante la primera fracción, las pocas oportunidades locales terminaron en la tribuna una y otra vez debido a que Radamel Falcao pateaba a cualquier lugar menos al arco. Al ser sustituido por Macnelly Torres al comenzar la segunda fracción, muchos hinchas colombianos debieron suspirar aliviados. Sin embargo, Rentería ocupó su lugar "eficazmente" y las pelotas siguieron terminando en las manos de los atónitos aficionados.

Pinto tuvo que ver con el resultado final. Los ingresos de Tressor Moreno y Freddy Grisales fueron determinantes para el cambio de juego en el equipo colombiano. Los dos jugaron le brindaron la verticalidad y el dinamismo que hacía falta en el primer tiempo y estuvieron presentes en precisas combinaciones que embotellaron casi al cien por ciento a la 'Vinotinto' en su cancha.

 

Al terminar el partido, los hinchas no podían estar más felices. A pesar de que solo llevan un gol anotado, mantienen el arco invicto y no han perdido un partido. Cinco puntos de nueve posibles podrían sonar a menos si dos de esos no hubieran sido conseguidos ante Brasil y Bolivia (este último en La Paz). El camino hacia el Mundial es muy largo todavía. Pero si se camina pisando -y pintando- fuerte, todo se hace más fácil.

 

Ver la ficha del partido

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy