Porque de chalaca fue el primer gol y porque, de paso, el 0-2 de los chilenos en La Paz permitió que la selección peruana no cayera en el sótano eliminatorio, que sigue reservado para Bolivia. El defensor Gary Medel se convirtió en figura de las dos áreas y con sendos tantos liquidó a un cuadro altiplánico que no encuentra fórmulas para salir adelante.

Foto: EFE

La ficha del partido

Fotos: EFE, ABI

No es de chauvinistas decir que el primer gol chileno fue de chalaca. En el sur y en cualquier parte del mundo podrán llamar como quieran a esa espectacular voltereta en el aire, pero aquí defendemos, tal como indica nuestra matriz nominal, el derecho de llamarla chalaca por los siglos de los siglos, amén.

Además, confiando en su peruanidad, podemos deducir que el árbitro Víctor Hugo Rivera consignó en su libreta que el primer gol de Medel fue de chalaca. Y papelito manda.

Marcelo Martins se interna en el área chilena. El volumen ofensivo de Bolivia fue muy pobre (Foto: ABI)Después de las bromas del caso, y a la espera de renovadas e intrascendentes discusiones (no por ello menos interesantes) sobre el tema, pasemos al partido.

 
ALTAS LOCURAS

Difícilmente algún chileno haya pensado antes del encuentro que en La Paz su selección repetiría el marcador de la pasada eliminatoria. Al menos, no los cuerdos. El 0-3 ante Paraguay antes del receso había dejado golpes; para el común de los mortales, no había espacio para manías. Pero Bielsa es lo que es. Y hay quienes dicen que la locura es el camino más próximo a la sabiduría.

Lo coherente para cualquier equipo que visita la altura es refugiarse con dos paredes de cuatro, un contragolpeador y un nueve. Pero el técnico argentino optó por un esquema más escalonado. Tres líneas de tres, con un único nexo (Pedro Morales) entre la segunda y la tercera. Con ello, tuvo dos laterales en función de marca y un volante de contención que colaborara con la tarea de los tres zagueros. Sánchez avanza marcado por Luis Gutiérrez. Chile hizo un planteamiento inteligente en La Paz (Foto: ABI)De paso, un diez con panorama de juego, y dos punteros que contrajeran la salida de los laterales rivales. De nueve neto, molestando, quedó el movedizo Humberto Suazo.

Ello le permitió ser dúctil en la marca y letal en los contragolpes, aunque ambos tantos llegaran de pelota parada. El primero, tras un espectacular tiro libre de Carlos Carmona que rebotó en el travesaño y que le permitió a Gary Medel realizar la chalaca ya mencionada. El segundo, con un córner que acomodó el mismo Medel con el pecho para luego fusilar de un derechazo bajo a Galarza. Con ello, Chile afianzó su segundo triunfo consecutivo en la altura paceña, marca que no cualquiera alcanza.

 
SE QUEDÓ VERDE

El encuentro dejó un plus. La cachetada que Chile le dio a la FIFA (y, de paso, a Brasil) alcanzando un triunfo soberbio que, según su lógica, en altura era imposible alcanzar. A Bolivia, sin embargo, no le dejó menos problemas.

Emotivo festejo de Medel tras su segundo tanto (Foto: ABI)Los chilenos desnudaron, esta vez de forma implacable, que los altiplánicos están cada vez más estancados. Las selecciones sudamericanas de “media tabla” han elevado su nivel competitivo (ello le afecta también a Perú): ello implica que jugar en altura no puede circunscribirse ya al pelotazo milagroso, al desgaste físico del oponente y al vértigo indiscriminado. Añádase, además, que en los torneos sudamericanos (tanto a nivel de clubes como de selecciones) se vienen disputando cada vez más partidos a alturas superiores a los 3 mil m.s.n.m., lo que implica un mayor fogueo en dichas lides.

Por ende, cada vez resulta menos complicado tomarle el pulso a Bolivia. Si los verdes (hoy de blanco) no realizan innovaciones tácticas y técnicas en su funcionamiento, sacar puntos en La Paz ya no será un objetivo tan alto.

 
Leer más...

La ficha del partido

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy