Más allá de la derrota de Perú, hay algo que se debe rescatar de cara al futuro: el compromiso y la identificación con el equipo dirigido por Ricardo Gareca por parte de los hinchas, los jugadores, la misma FPF y hasta la prensa. Salvo excepciones cada vez menos importantes, hay real conciencia en torno al crecimiento de la blanquirroja.
    Kenny Romero | @kenny_romero
    Director Periodístico

El final del Perú - Brasil es el que mejor grafica dicho sentir. Fue derrota 0-2, pero ello no privó de que el hincha que colmó el estadio Nacional no deje de aplaudir a su selección. Despedirlo de pie y con palmas, más allá de que las chances de pelear por una clasificación a Rusia 2018 se redujeron, no fue obstáculo para dar rienda suelta a una expresión que siempre debe estar presente. Y es muy claro: la gente, cada vez en su mayoría empieza a comprender el crecimiento del grupo, y además interpreta de que el principal objetivo, más allá de ilusionarse con el Mundial, es competir.

Claramente, pues, el ambiente que se ha construido, como el que se exhibió en la noche del martes en el Nacional, es una señal de cambio. La misma que marginó a la indiferencia que existió en procesos anteriores, en muchos casos propagados a raíz de expresiones de la prensa carroñera cuyo objetivo era ahuyentar y despreciar a la blanquirroja sobre la base de estereotipos y complejos. A propósito de ellos, por cierto, son cada vez menos los que tienen como fin desestabilizar grupos y procesos, y más bien el saldo principal es que gran parte de la prensa de estos días entiende el crecimiento del trabajo que se está gestando en la selección.

A pesar del 0-2, Perú salió aplaudido del Nacional. (Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com) 

Y así como, en general, la nota del entorno que rodeó a la selección es aprobatoria, la labor del ente máximo del fútbol peruano (FPF) también es para destacar. Con su mensaje de cambio desde el plano de la imagen institucional que efectivamente se está cristalizando, además del evidente respaldo a un proceso que, guste o no a alguna gente indeseable, está generando frutos y un universo de jugadores con mayor roce y exigencia; es decir, competitivos. Acaso una de las escasas tareas pendientes, en este caso del área de prensa de la FPF, debe pasar por encontrar alguna mecánica o filtro en las conferencias de prensa para evitar las opiniones personales o la sinrazón de pretender incomodar en la derrota, del mismo modo que cuando "se soba la espalda" en los triunfos.

Como colofón, y esto es lo más importante, se tiene que valorar el crecimiento sostenido que está mostrando el grupo de jugadores que conforma la selección peruana. Muchos de ellos jóvenes, con escaso cartel, pero con un compromiso bárbaro por sumergirse en la competencia. Todo sobre la base de humildad y cada vez más lejos de los rótulos o endiosamientos que curiosamente el sector carroñero se los endilgó. Por ello, en este momento, más allá del 0-2, las quejas o el sentir despectivo por la blanquirroja carecen de peso.

La selección cerró el año con un rostro renovado, que suma minutos de rodaje y que despierta una ilusión proyectada en el mediano y largo plazo. Hay equipo y un respaldo bastante elevado de parte de los que componen nuestro aparato futbolístico. No hay que perder eso de vista.

Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Comentarios (1)add
...
escrito por Oliver Laos C. , noviembre 17, 2016
Qué bueno que al parecer la gente viene comprendiendo que esto se trata de un proceso, de una formación que va paso a paso y con mucho compromiso por parte de todos. Sin embargo la FPF debe enfocarse también, y fuertemente, en potenciar el trabajo de menores: necesitamos que los chicos de la Sub-20, Sub-17, etc. sean competitivos también. Aunque como en mayores no tengan cartel... Porque no podemos quedarnos con la esperanza que tenemos 10 jugadores jóvenes para el futuro, ya que así caeríamos en la misma historia de toda la vida.

La semana pasada se jugó un cuadrangular amistoso entre 4 selecciones sudamericanas en Arequipa y lastimosamente aún nos falta mucho, pero eso no quita que se siga trabajando y más arduamente aún para potenciar a los menores.

Otra tarea pendiente por la FPF es cambiar el sistema y la imagen del fútbol peruano, cuya consecuencia, al final de cuentas, es la selección. Basta de informalidades, de criollada, de desorden, de jugar todo en mesa, de sistemas obsoletos sin una Segunda Profesional, de clubes sin menores, de normas y bases incoherentes, de tener 2 instancias para la administración.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy