Foto: AFPUn oportuno cruce de Piero Hincapié sentenció un laborioso triunfo de Ecuador por 1-0 ante Venezuela. En los últimos minutos, la 'Vinotinto' estuvo muy cerca de la igualdad en un encuentro que se caracterizó por ser muy trabado y ofreció poca eficacia en ofensiva.
Lenin Auris | @Lenin_Auris
Redactor

La 'Tri' logró una celebración ajustada. Pero fue un gran triunfo. Un gran triunfo en este momento en que la tabla de posiciones se muestra muy apretada por la lucha del tercer al quinto puesto. No se quiere aumentar mérito a la victoria de Ecuador, ni a su juego; tampoco olvidar su irregularidad de las últimas fechas; solo cabe resaltar lo que creó dentro del campo esa camiseta tricolor. Remarcar que alcanzó la tercera casilla, solo detrás de Brasil y Argentina. Y la exposición de las acciones del encuentro resumirá que, además de todo eso, un cabezazo le bastó para vencer a la 'Vinotinto'.

Los dirigidos por Gustavo Alfaro anotaron un gol y no desperdiciaron ocasión adicional alguna. Contradictoriamente, los llaneros desecharon cuatro situaciones patentes de celebrar pero no consiguieron ningún gol. A continuación, algunos motivos que explicaron dicho trámite.

Venezuela apostó por una línea de cinco jugadores en defensa que se caracterizaron, al comienzo, por tocar la pelota con seguridad y lentitud. Anduvieron atentos para no quedar mano a mano con ventaja del rival y más concentrados aún para llegar a tiempo a las divididas, además de bloquear todo balón que pudiera caer en poder de los tres hombres fundamentales en que Ecuador construye su fuerza ofensiva: Gonzalo Plata, Jeremy Sarmiento y Ayrton Preciado, en ese orden de trascendencia, sobre todo en el primer tiempo. O también evitar que le llegar a quien debía ser el encargado de concretar las chances tricolores, el punta Djorkaeff Reasco -quien solo generó breves e imprecisos chispazos-.

Plata intenta llevarse el balón interrumpido por Machís. Ambos fueron de lo más destacado del encuentro en Quito. (Foto: AFP) 

Aquellos tres jugadores ofensivamente vitales de Ecuador, pasada la mitad de la etapa inaugural, comenzaron a imponer su fluidez mediante triangulaciones, vía por la que explotaron la velocidad y la sorpresa mediante la notoria habilidad de Plata. Supieron ir a buscar zonas ajenas a los sectores donde la 'Vinotinto' controlaba la marca. Así, se decidieron por pases largos a las bandas en búsqueda de recepcionistas desmarcados, con metros libres y panorama para rematar. Y en la zona central, que dominaban los hombres de Leonardo González, lograron causar daño con paredes rápidas. El déficit del local, no obstante, seguía radicando en la definición.

El punto de quiebre se gestó desde del pie derecho de Plata -quien, dentro de la irregularidad de los rendimientos, se proclamó como el más productivo del juego-. El hombre del Real Valladolid ejecutó un tiro libre hacia la posición de de Piero Hincapié, quien se escapó de la doble marca de los centrales Yordan Osorio y Nahuel Ferraresi y rozó de cabeza la pelota, que impactó en el hombro del arquero Rafael Romo y tocó las redes. Para aderezar ese festejo, intervino el VAR: tras largos 3 minutos, el árbitro Christian Ferreyra certificó el gol.  Así, 'La Tri' halló recompensa antes de que un disparo del lateral Roberto Rosales, sumado a una llegada tardía a definir y un remate a quemarropa de Darwin Machís, causaran zozobra en la 'Casa Blanca'.

Con la diferencia en el bolsillo, Ecuador trabajó con calma el inicio del complemento frente a una escuadra llanera que notoriamente insufló su disposición ofensiva. Un tiro libre de Machís rascó el parante izquierdo ecuatoriano, en momentos en que el equipo de Alfaro había perdido las salidas rápidas de la etapa anterior y se vio forzado a tocar en corto para dosificar sus ataques; aun así, el local provocó importantes esfuerzos de la zaga vinotinto.

Carrillo se le escapa a Ayrton Preciado. Venezuela arreció en los instantes finales. (Foto: AFP) 

Corresponde, sin duda, valorar los últimos 15 minutos de asedio venezolano y destacar la salida continua de Tomás Rincón, así como la predisposición de Machís para superar la marca y hacer tambalear a la defensa tricolor. Esta notable mejora de la 'Vinotinto' descansó además en el hecho de que su línea media resolvió los problemas de la anticipación ecuatoriana, que cedió terreno. Así, los sofocones en el arco de Alexander Domínguez solo cesaron cuando el árbitro Ferreyra pitó el final. Eso demuestra, como siempre, que la productividad no sólo está graficada en los que tienen la obligación primordial de anotar, sino por los once que integran un equipo.

El Gol

La Caleta

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Ecuador 1 - Venezuela 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy