Foto: FIFAEn Barranquilla, Colombia derrotó fácilmente por 3-0 a una Venezuela que aún debe formar un colectivo que pueda competir en unas Eliminatorias tan complicadas. El poder ofensivo cafetero solo necesitó un tiempo para cerrar un encuentro con antecedentes más cerrados.
    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

Venezuela siempre fue un rival complicado en sus visitas a Colombia: aquel gol de Juan Arango en 2003, el empate 1-1 en 2011 o la sufrida victoria en las anteriores Eliminatorias dejaban un recuerdo dudoso para los cafeteros. Sin embargo, y con una 'Vinotinto' que hace rato ya dejó de ser cenicienta, la noche de este viernes 9 sí asistió a un amanecer entre fantasías, pues apenas a los 16 minutos Duván Zapata encarriló el partido. Los latigazos se triplicaron en un primer tiempo suficiente para encarrilar dos caminos definidos y quizá predecibles, pero no con tanta contundencia. La fuerte lesión de Santiago Arias dejó en shock a Darwin Machís, a quien si bien Guillermo Guerrero -vía el VAR- le anuló la roja se quedó consternado por la situación del lateral del Bayer Leverkusen; fue el reflejo del equipo del debutante José Peseiro, quien cogió un fierro caliente que tomará un tiempo enfriar. Y si bien clasificar no es el objetivo real de los llaneros, competir sí lo es y esta vez en Barranquilla no lo hicieron.

La Pizarra: Automático contra timón cambiado

Colombia: Con casi dos años en el mando, Carlos Queiroz mandó un 4-3-3 agresivo, con jugadores en muy buen momento, sobre todo James Rodríguez en el Everton; se sumaron la solidez de Wilmar Barrrios y los automatismos de los jugadores de la Atalanta como Luis Fernando Muriel y Duván Zapata. La rápida lesión de Arias no trastocó ningún orden, pues Stefan Medina cumplió roles similares. Fue importante, también, la libertad de Juan Guillermo Cuadrado para hacer el recorrido. Con el resultado cerrado, Queiroz refrescó nombres y permitió el ingreso de Radamel Falcao García, quien incluso contó con chance de anotar.

Venezuela: Con poco tiempo y ningún rodaje en el cargo, José Peseiro -alguna vez asistente de Queiroz- tuvo que improvisar un 4-3-2-1 con Roberto Rosales como lateral izquierdo cuando su carril habitual es el derecho. Se hicieron sentir ausencias como las de Yéferson Soteldo, Salomón Rondón o Jan Carlos Hurtado, y pese a tener una medular interesante los costados de la 'Vinotinto' sufrieron; arriba, Sergio Córdova lució sin compañía. El ingreso de Rómulo Otero quizá fue lo más resaltante, pero igual los cambios demoraron.

El Capo: Derribando muros

Muriel celebra su segundo tanto personal. El delantero gustó y gozó a las orillas del Atlántico colombiano, de donde es natural. (Foto: AFP) 

Con dos goles, Luis Fernando Muriel se llevó los elogios. El primero fue más fácil de convertir que el segundo, que contó con estilo propio -dejó en carrera a Jhon Chancellor y definió fuerte ante Wuilker Faríñez-; pero la efectividad resultó la misma. Junto a Duván Zapata lograron destruir el muro vinotinto, como están acostumbrados a hacer en Bérgamo. Sobre la hora de juego el tomasino fue cambiado por Alfredo Morelos, quien viene destacando en el Glasgow Rangers.

Kazuki Ito: Guerra fría

Partido poco complicado para la cuarteta ecuatoriana encabezada por Guillermo Guerrero. Una roja a Darwin Machís bien rectificada y unas amarillas al juego fuerte visitante para bajar calibre fueron sus intervenciones más relevantes; fuera de ello, el juez afrontó pocas polémicas y estuvo correcto al no adicionar muchos minutos a un partido definido rápidamente.

Los Goles

Fotos: FIFA; AFP


Leer más...

La ficha del Colombia 3 - Venezuela 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy