Foto: AFPColombia pudo derrotar luego de 20 años a Chile como local y nuevamente por un 3-1 contundente. Ante su exequipo, la propuesta de Reinaldo Rueda alcanzó ráfagas de baile frente a una 'Roja' desdibujada que la pasó muy mal sobre todo en el primer tiempo.
Pedro Posada | @PPosada18
Redactor

Los goles de Freddy Grisales, Juan Pablo Ángel y Jersson González ya no serán los últimos que se gritaron en una victoria colombiana de local por Eliminatorias sobre Chile. Se rompió el maleficio que indicaba que desde aquel 7 de noviembre de 2001 los 3 puntos no se podían quedar en casa. Esta vez el escenario no fue Bogotá, sino Barranquilla, en un estadio Metropolitano Roberto Meléndez que se volvía a teñir con camisetas amarillas después de que desde el pasado encuentro ante Argentina fuera el primero de la región en habilitar una porción de público.

Tal vez motivados por el apoyo de su hinchada, los dirigidos por Reinaldo Rueda tuvieron un inicio arrollador. Juan Fernando Quintero y Luis Fernando Díaz fueron los dueños del mediocampo en los primeros minutos. Incluso cuando el tiempo no llegaba ni a los 5', Quintero, ubicado por el lado derecho de la volante, trazó una diagonal hacia el centro; cuando no tuvo oposición, remató de izquierda. El balón tomó velocidad por el césped mojado y venció a Claudio Bravo. No obstante, cuando parecía que Chile tenía que sacar del medio, el árbitro Andrés Cunha señaló que había posición adelantada tras un aviso del VAR.

Pero esa acción fue más que solo un aviso. La línea de tres centrales compuesta por Paulo Díaz, Enzo Roco y Gary Medel que mandó Martín Lasarte al césped de juego no logró controlar los constantes movimientos del ataque local y en su intento por detener a al colombiano Díaz, su tocayo chileno puso la pierna para impedirlo pasar, por lo que Cunha no dudó en sancionar la pena máxima. El encargado de pararse frente al balón fue Miguel Borja, quien con pierna derecha cruzó el tiro y aunque Bravo adivinó la dirección del remate, la potencia con la que viajó la pelota le imposibilitó detenerla.

Luis Fernando Díaz, una vez más, brilló con divisa cafetera. Aquí quiebra ante la marca de su colombroño Paulo Díaz, en un duelo largamente ganado por el cafetero. (Foto: AFP) 

Los colombianos no terminaban de sentarse de sus asientos por celebrar el primer tanto cuando apareció nuevamente Borja, quien tras ganarle la espalda a la defensa chilena se encaminó solo frente al capitán mapochino; tras ingresar al área, abrió el pie para mandar a guardar la pelota en el fondo. El coloso barranquillero se alistaba para una goleada histórica por los constantes ataques al pórtico visitante, mientras que David Ospina era un espectador más.

Así como Ospina miraba el partido tranquilo, todo lo contrario le pasaba a Bravo. Otra vez Borja se escapó solo frente al arquero del Real Betis, como en una jugada calcada del segundo tanto; y aunque tuvo la oportunidad de hacer un hat trick, prefirió tocar el balón a Rafael Santos Borré para que con todo el arco a su disposición anotara el tercero. Sin embargo, el ahora delantero del Eintracht Frankfurt mandó increíblemente su remate al palo y con el rebote terminó enredándose, por lo que la pelota se fue al saque de meta.

Más allá del clamoroso yerro, las tribunas celebraban el baile que le estaban dando a la 'Roja'. Desde las gradas bajaban los olés y aunque parecía prematuro, porque ni siquiera había terminado el primer tiempo, era comprensible: el ataque chileno compuesto por Iván Morales y Jean Meneses carecía de presencia y ambos arietes eran controlados por la defensa colombiana, que tuvo en sus filas al solvente central Óscar Cuesta como debutante en la selección mayor. En oposición, un experimentado como Arturo Vidal se dedicó a discutir y dio la impresión correcta de que en cualquier momento se iría expulsado.

Morales dio poco fuego en el ataque chileno. Aquí ingresa ante la marca del debutante Cuesta. (Foto: AFP) 

Sin duda Lasarte no estaba conforme con lo que propuso su equipo en la primera mitad. Por ello en el inicio del segundo tiempo mandó al campo a Luis Jiménez y Charles Aránguiz, quienes contribuyeron en el manejo del balón ante una selección cafetera que se replegaba tal vez con la idea de que la victoria no estaría en peligro. Pero el alza del juego chileno llegó con gol bajo el brazo: Erick Pulgar se zafó de su marca y sacó un centro rasante dentro del área que aprovechó Meneses, quien solo tuvo que empujar el balón.

El descuento dio aire a la visita para poder buscar el empate, algo que parecía utópico en el primer tiempo. Pero para que los olés de aquella fracción inicial no fueran en vano, apareció Díaz por el lado izquierdo del área y con la pierna derecha colocó el balón a un lado de manera sutil. Aunque Mauricio Isla quiso desviar el balón, su intento de rechazo terminó por mandar la pelota al fondo de la red.

Tras el tanto, Cunha solo tuvo que dejar correr los minutos. Chile redujo la intensidad de su juego como resignado por el marcador, mientras que Colombia esperó el final del partido para, por fin y luego de 20 años, poder gritar victoria en su cancha ante un rival que queda maltrecho y lejos de zona de clasificación, con la imperiosa obligación de sumar en Lima en su siguiente partido.

Los Goles

La Caleta

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Colombia 3 - Chile 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy