Foto: Prensa FPFPerú derrotó a Bolivia por 3-0 en un encuentro de mitades opuestas, con una blanquirroja arrasadora en el inicio -ante un rival obsequiado tácticamente- y después algo displicente para elevar la cuenta. Como fuere, el triunfo vuelve a acercar al equipo de Gareca a la zona de repechaje, aunque mantiene la obligación de vencer en Caracas.
Félix Arias Schreiber | @totoasch
Redactor

Que no ganen el análisis los extremos: es innegable que Perú jugó bien. El seleccionado de Ricardo Gareca volvió a encontrarse con una versión cada día más ajena y que anunciaba no regresar: combinó bien, abrió el campo con la línea de tres atacantes detrás del punta y sumó presencia ofensiva con las incursiones de Luis Advíncula y Miguel Trauco como laterales.

Sin embargo, lo que en pleno trámite se iba perfilando como el mejor partido de la selección en el proceso a Qatar 2022 terminó siendo un encuentro de opiniones divididas. Uno en el que si bien el dominio blanquirrojo fue absoluto, quedó la sensación de que los segundos 45 minutos fueron afrontados con menor intensidad que la debida, algo que a estas alturas constituye una licencia poco conveniente, por decir lo menos.

Primero, señálese a jugadores puntuales que cumplieron con lo exigido. Encabeza la lista Gianluca Lapadula. El delantero italoperuano anotó su primer tanto eliminatorio y el merecimiento se lo debía. Pocos eran los peruanos que pensaban existiría un reemplazante idóneo para el rol de Paolo Guerrero; sin embargo, el talento y compromiso del hijo de paramonguina ha sido más que suficiente. Esta vez, justo un par de minutos después de que Éber Aquino le anulara un gol por fina posición adelantada, se anticipó a Carlos Lampe y a la defensa altiplánica y convirtió el primero del partido para doble alegría: gol peruano y de uno de los jugadores más queridos por el país hoy por hoy.

Así cabeceó Cueva, pese a su menuda estatura, para anticiparse a Jusino y decretar el segundo tanto peruano. El trujillano fue una vez más figura principal del equipo de Gareca. (Foto: Prensa FPF) 

Christian Cueva es otro de los destacados. Es más: fue con diferencia la figura del encuentro. 'Aladino' es así: recibe escarnios y luego se baña en loas. Su irregularidad, si bien indudable y muchas veces puntualmente exagerada, no debe negar una verdad irrefutable: es, hace años, lo mejor de la selección nacional, y cada paso en falso que da el Perú por su culpa es luego compensado con tres pasos hacia adelante por responsabilidad suya. Encaró, la pisó y, de forma atípica debido a su tamaño corporal, marcó el segundo de cabeza tras un milimétrico centro de Miguel Trauco.

El 3-0 sobrevino gracias a Sergio Peña, quien desde la Copa América sacudió toda dubitativa impresión que quedara de él y se asentó como titular claro en la escuadra del 'Tigre'. El remate de larga distancia, la visión en mitad de campo y la llegada al área contraria lo han convertido en el salvador del centro ofensivo bicolor, pues el mal momento de Édison Flores ha repercutido, qué duda cabe en la escuadra nacional.

Complementa el podio Pedro Gallese, que esta vez definió lo que es ser arquero: puesto que, incluso en noches en las que es escasamente requerido, termina siendo el más importante de la cancha. Pocas veces fue solicitado por un rival discreto, pero siempre estuvo. Sobre todo para una notable mano cambiada ante el cabezazo de Adrián Jusino que le recordó al público asistente al estadio Nacional su versión rumbo a Rusia 2018.

Gallese fue poco exigido, pero respondió cuando debió, como tras este disparo desde lejos de Villarroel. Perú tiene la garantía de los guantes sólidos de su capitán. (Foto: Prensa FPF) 

Bolivia, por su parte, llegó a Lima con teóricos argumentos suficientes para dar batalla. Por eso sorprendió el flojísimo desempeño del cuadro de César Farías, aun cuando el DT venezolano haya sido directamente responsable de ello con un planteamiento que rayó en lo dadivoso: un atípico 3-1-5-1 que obsequió las bandas al equipo de Gareca, en especial aquella en que Miguel Trauco podía colocarle balonazos a quien se recostara por ella.

Así, si no fuera porque Perú entró en la displicencia de saberse por encima del marcador, los de verde no habrían generado un solo remate a la puerta de Gallese. Marcelo Martins, goleador de las Eliminatorias, fue poco menos que un ente andante por el césped del Nacional y acabó sustituido; el veterano Juan Carlos Arce, con todos sus esfuerzos, terminó enredándose en la hiperpoblación de una volante que siempre veía pasar el balón por encima de las cabezas que la conformaban. Incluso Lampe salvó varias.

Y es en ese punto que se acrecenta la cuestión: Perú tenía -9 goles antes del partido. Por eso, si bien un 3-0 parecería un negocio redondo, no se explica la reducción de intensidad en el complemento dado que la visita se mostraba floja en todas sus líneas. Lo cierto es que acabaron entrando Jefferson Farfán, Raziel García y Gabriel Costa, pero el sistema ofensivo blanquirrojo no aprovechó las que tuvo amén de que el cuarto estuvo siempre más cerca que algún eventual descuento.

La algarabía de Lapadula es compartida con Gonzales y Trauco, este último pieza clave para la goleada con sus balonazos largos. (Foto: Prensa FPF) 

Aun así, el resultado sirve para poner a la selección nacional a dos puntos del repechaje, por supuesto a la espera de lo que Uruguay pueda hacer ante Argentina este viernes 12. Sabido era que la carrera era larga; también que había paradas como esta ante Bolivia que debían saldarse con los tres puntos de modo inequívoco. Así como tendría que ocurrir este martes 16 en Caracas.

Los Goles

La Encuesta

La Caleta

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com; Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Perú 3 - Bolivia 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy