Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comUn partido extra define el título de la Segunda División entre la Academia Cantolao y Sport Áncash. La última vez que se registró un encuentro así, fue en la temporada de 1996, cuando Alcides Vigo e Hijos de Yurimaguas empataron en la tabla y solo con penales se conoció al campeón.

 

Roberto Gando | @Roberto_Gando
Editor

Han tenido que pasar dos décadas para que la Segunda División se defina otra vez con un encuentro extra. A diferencia de 1996 -cuando el campeonato de disputaba solo entre representantes del departamento de Lima y el Callao-, la era descentralizada del torneo permite que tanto en el primer puerto chalaco como en Huaraz, se abrigue la esperanza de contar nuevamente con un representante en la Primera División.

Juntos hasta el final

Hace veinte años fueron doce los equipos que pelearon el derecho del ascenso directo. En total, el campeonato se disputó en veintidós jornadas en las que solo uno podía ganar el título y dos perdían la categoría. Al llegar a la última fecha, en la punta habían dos nombres: Alcides Vigo e Hijos de Yurimaguas.
Miguel Chacón se perdió así la ocasión más clara del partido (Recorte: diario El Bocón)
Pese a que había expectativa por ver cuál de los dos tropezaba, al final ambos cumplieron con ganar sus respectivos partidos ante los dos cuadros que descendieron (Vigo 4-1 a Santa Marina Norte y Yurimaguas 2-0 a Virgen de Chapi), lo que los dejó empatados en la cima de la tabla con 46 puntos y con la obligación de tener que jugar entre sí.

El choque se llevó a cabo en el estadio Nacional el sábado 7 de diciembre. En las tribunas, cerca de dos mil espectadores apreciaron un encuentro que fue animado por dos barras: la tradicional del Yurimaguas que se apostó en oriente; mientras que en occidente apareció un inusitado grupo de alumnos del colegio Alcides Vigo Hurtado de Surco.

Al Vigo lo dirigía el 'Jet' Alberto Gallardo, técnico que en las anteriores dos temporadas había sacado campeón de la Segunda tanto a Unión Huaral como a Guardia Republicana. En ambos casos contó con el apoyo de Sporting Cristal, club que así se dedicó a foguear jugadores de sus canteras, aunque con el refuerzo de algunos experimentados como el caso del defensa Ramón Perleche.
El último penal corrió a cargo de Felipe de la Cruz, quien así celebró su conquista para el Vigo (Recorte: diario El Bocón)
En el conjunto de Ventanilla el técnico era Héctor ‘Tito’ Chumpitaz, y bajo su mando destacaban dos nombres con historia en la máxima categoría: el arquero Pedro ‘Gatti’ Sandoval y el mediocampista Javier Carmen -el único del plantel que entre 1991 y 1992 fue parte del equipo que jugó en Primera-.

Detenidos entre palos

Con el pitazo inicial de José Arana, el juego transcurrió entre el temor y la imprecisión propia de una jornada que daba escaso margen de error. Así, no sorprendió que los noventa minutos acabaran en blanco, aunque a los 58 minutos el delantero Miguel Chacón se perdió un gol cantado para Yurimaguas luego de quedar solo frente al arco tras driblear al golero Miguel Giuria.

La situación tampoco cambió en el tiempo extra, por lo que se recurrió a una tanda de penales en la que el cuadro policial fue letal. El primero en patear fue Jesús Meléndez para los de Ventanilla, pero su remate chocó en un palo; luego tomó el turno Christian Caloggero y acertó; siguió John Colán, pero el balón salió por encima del arco; Eric Chumpitaz anotó el segundo para Vigo, mientras que Giuria se lució en el siguiente penal al atajar el disparo de Carmen.
Ramón Perleche, Julio Lurita y Miguel Giuria corren a festejar el título de la Segunda División (Recorte: diario El Comercio)
El último momento del partido fue de Felipe de la Cruz, quien venció al golero Sandoval para sellar el 3-0 y el campeonato de su equipo. Esa fue la única vez que Alcides Vigo logró el ascenso a la máxima categoría, una aventura que duró apenas un año; mientras que en Yurimaguas tuvieron que esperar otras dos temporadas para campeonar -aunque ya sin ascenso directo-.

Esa segunda oportunidad se repite para Cantolao y el Áncash, dos equipos que en el estadio Alejandro Villanueva buscan consolidar un camino, que al menos en 2016, llegó a su irremediable final.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diarios El Comercio y El Bocón


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy