Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comHace 85 años una agresión al árbitro derivó en una sanción drástica. En un amistoso entre Sporting Tabaco y Association FBC, el cigarrero Rodolfo Ortega agredió brutalmente al juez Jesús Mora y fue castigado a perpetuidad, aunque el otrora seleccionado nacional logró volver a las canchas años después.

    David Sánchez | @dacvalin
    Redactor

Aunque sus cobros no sean en su totalidad correctos, la autoridad del árbitro debe imponerse sobre los reclamos de jugadores, entrenadores y aficionados. Sin embargo, a lo largo de la historia se cuentan diversas agresiones al juez por parte de jugadores convertidos en energúmenos, que a su manera quisieron hacer justicia pero terminaron merecidamente sancionados, como sucedió hace exactamente 85 años en cancha del Circolo Sportivo Italiano.

Un golpe entre tantos goles

Como parte de un programa en el que también formaron parte Alianza Frigorífico y José Olaya de La Oroya -con goleada de los primeros por 4-0-, Sporting Tabaco y Association FBC se midieron el domingo 26 de noviembre de 1933 en el estadio Víctor Manuel II. El partido empezó parejo: Angulo abrió la cuenta para Association y Rodolfo Ortega igualó de penal tras una falta contra Augusto Lizarbe. Pese a mostrar un juego menos elaborado, Tabaco consiguió el 1-1 con el que terminó la primera mitad.

En el complemento hubo más para contar: a los 56' Rossi marcó el 2-1 para Association tras una buena jugada de Soria, pero Pasache igualó con un remate esquinado. El tercero del Decano llegó tras un remate de Rossi que Heredia anidó tras una débil respuesta del arquero Jorge Pardón, hasta que se produjo la jugada que marcó el encuentro.

Si bien Association ganó 4-2, el partido quedó relativamente opacado por la actitud de un jugador de Sporting Tabaco. (Recorte: diario La Crónica) 

A los 86' Rossi se disponía a rematar tras un centro de Manrique, pero Ortega le cerró el paso y el árbitro Jesús Mora cobró penal. El defensa cigarrero tuvo una reacción salvaje: le dio un cabezazo en la sien derecha al juez y no contento con mandarlo al suelo lo siguió golpeando. La Policía ingresó al campo para restablecer el orden y Ortega fue detenido: mientras dejaba el campo, el público buscaba descobrársela con él. Ya calmados los ánimos, Osorio convirtió el penal para el 4-2 definitivo de Association, que dio dos vueltas al estadio en medio de los aplausos del público.

¿Para siempre?

La buena actuación de Ortega se echó a perder con su agresión al árbitro y lo pagó caro. El 29 de noviembre se dio a conocer la decisión del Tribunal Arbitral, que sancionó de por vida al defensa, obligó al Tabaco a indemnizar al árbitro por los gastos médicos que le demandó "la curación de las lesiones recibidas" y amonestó a jugadores de ambos clubes "por no haber protegido al Referee", por lo que debió ingresar la Policía.

No fue la primera vez que Ortega y Mora estuvieron frente a frente: el 20 de agosto de aquel año, también con el zaguero entre los titulares, Tabaco enfrentó a Alianza Lima por la octava fecha de la Primera División Amateur de Lima y Callao. El cuadro blanquiazul venció por 2-1 con un penal discutido: tras un córner generado por un despeje de Ortega, el árbitro interpretó como penal una mano del cigarrero Baeza y José María Lavalle convirtió el gol del triunfo aliancista. Curiosamente en aquel partido Ortega también marcó -de penal- el empate parcial de Tabaco, cuyos jugadores reclamaron airadamente la decisión del juez. ¿Habrá querido 'Pipo' hacer justicia por aquel cobro?

Al margen de la sanción, 'Pipo' Ortega siguió ligado al fútbol. (Recorte: diario La Crónica) 

La carrera de Rodolfo Ortega, quien había actuado en el Sudamericano de 1929 -el entonces jugador de Hidroaviación fue titular en los tres partidos que jugó Perú-, en apariencia llegaba a su fin, pero dos años después reapareció -¿cómo y cuándo se levantó la sanción?- con camiseta de Deportivo Municipal. 'Pipo' formó parte del plantel edil que ascendió a Primera y que en 1938 se consagró por primera vez campeón de la máxima categoría.

Mejor me voy

Una vez retirado, Ortega siguió ligado a Sporting Tabaco, pero nuevamente fue protagonista de un hecho discutido. En 1948 'Pipo' dirigía al cuadro cigarrero y decidió renunciar tras una derrota por 3-1 ante Jorge Chávez Callao. En una nota dirigida a los medios de la época, Ortega afirmó que su renuncia se debía a que sus dirigidos habían formado de diferente manera a lo que había dispuesto y solicitó una investigación por ello. Así, su temperamento había influido una vez más en una decisión de Ortega.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy