Foto: ConmebolSorpresa en Salvador: un partido dominado de inicio a fin por Bahía encontró enfrente la figura del veterano arquero del Liverpool, Jorge Bava, para aguantar el resultado. Juan Ramírez maximizó la única ocasión y los negriazules se llevaron a Montevideo un 0-1 con ribetes de hazaña.

Aldo Ramírez | @ramireztello
Editor


El Capo: Pegado con más que Bava

Tiene 37 años de pura experiencia y dentro de su vasto currículo este debe contarse uno de sus mejores partidos. La victoria histórica de Liverpool obedeció principalmente a Jorge Bava, quien fue sometido a la exigencia de un trío ofensivo tricolor que lo encontró siempre atento. Valla a cero a domicilio vale doble.

La Pizarra: Uno rehidrata, otro refresca

Enderson Moreira inició acciones con un 4-2-3-1 con dos carrilleros con mucho recorrido -Nino Paraíba y Moisés-, un Gregore muy activo en la volante y cuatro hombres en posición ofensiva que terminaron estorbándose. Los cambios fueron más por refresco y Bahía no renovó ideas.

Paulo Pezzolano, así, le ganó el duelo con un 4-3-3 que replegaba bastante líneas cuando defendía, con volantes que volvían la zaga hasta de cinco y dejaban al experimentado Maureen Franco solo en punta. Tras el desgaste, el DT negriazul movió el banco y las variantes surtieron efecto; solo en los últimos 10' Liverpool replegó totalmente sus líneas.

El cambiazo: Juan sin miedo

Lucas Ocampo no tuvo un buen partido, pero ayudó en el ataque de Liverpool. (Foto: Conmebol) 

Ante la falta de participación de la ofensiva que esta vez vistió predominantemente de blanco, Pezzolano metió dos cambios claves: Pablo Caballero y Juan Ramírez ingresaron por Lucas Ocampo y Maureen Franco, respectivamente. Ambos revulsivos diseñaron la jugada para el gol de la victoria. Un centro largo de Caballero quedó perfecto para que el joven Ramírez -quien a inicios de año fue pretendido por Nacional- ejecutara un cabezazo letal.

La Cancha: No fue salvador

El estadio donde juega siempre Bahía es totalmente respetable: mundialista y también será sede de la Copa América venidera. Tiene espacio para más de 40 mil personas y una arquitectura envidiable. En Salvador no se sintió tanto el calor y a un Liverpool sin ritmo eso le convino para dar la primera sorpresa de esta Copa Sudamericana.

El Duelo: El supercampeón

Steven Makuka, llamado así por Hyuga -y su hermano mellizo, Andy, por Johnson-, tuvo la tarea de aguantar a Gilberto en su debut. Lució impecable, sólido, casi impasable y siempre respaldado por la confianza de Bava y -al costado- por Martín González. No necesitó juego brusco para controlar al '9' del tricolor bahiano.

El Tapadón: Se ba, se va

Maximiliano Bajter intenta salir con el balón mientras Douglas se barre. (Foto: Conmebol) 

La colosal actuación de Jorge Bava tuvo su cúspide al inicio del segundo tiempo. La intervención del capitán visitante fue doble: primero ante un cabezazo de Guillherme e inmediatamente después reteniendo en doble instancia un rebote no aprovechado por Gilberto.

La Calamidad: Jackson sin ritmo

Cuando Liverpool imploraba por mantener el empate, una falta cerca d su área generó un tiro libre de Pablo Caballero que Juan Ramírez cambió por gol. Ni Lucas Fonseca ni -sobre todo- Jackson marcaron al joven ingresado. Un error que puede costar muy caro al sacar cuentas de la llave.

Kazuki Ito: Vale como intervención

Partido bien manejado por Jesús Valenzuela y su cuarteta venezolana. El principal no se dejó amedrentar por los reclamos locales y supo manejar el exceso de faltas mediante tarjetas. Tampoco hubo mayores polémicas y pudo irse tranquilo a seguir disfrutando del sol en las playas de Salvador.

Fotos: AFP; Conmebol


Leer más...

La ficha del Bahía 0 - Liverpool 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy