Foto: EFEIndependiente del Valle consiguió una victoria histórica al aplastar por 5-0 a una anonadada Católica. Con un inicio fulgurante y rendimientos descollantes, los de Sangolquí marcaron cuatro veces en los primeros 20' y dejaron en shock a los cruzados, en la segunda goleada de la semana para un club local en el Olímpico Atahualpa.

Jorginho Abanto | @A23Abanto
Redactor

El Capo: Todo un pillo

Cristian Pellerano fue el cerebro para conducir la goleada negriazul, ya que supo manejar los tiempos para habilitar a sus compañeros. El experimentado volante argentino fue el autor del pase para Alejandro Cabeza a la espalda de la defensa blanca que luego acabó en penal. Después, él mismo lo cobraría, y sería también el autor del cuarto tanto.

La Pizarra: El valle de los caídos

Independiente del Valle fue un torbellino que no pudo detener la Universidad Católica, puesto que el cuadro local fue más rápidos en términos de presión, marca y ataque. Los dirigidos por Miguel Ramírez, sobre la base de la consistencia y la potencia para hilar jugadas, labraron una victoria histórica. Fue tan intenso lo del equipo de Sangolquí que luego de ceder la posesión de balón con el marcador 5-0 seguía atacando.

Entretanto, Gustavo Quinteros salió con un 4-trapecio-2. Dicha formación se vio desequilibrada desde el minuto 2. En realidad, fueron largos e interminables los primeros 20’ para una Universidad Católica que no tuvo capacidad de reacción ni respuesta alguna para detener a un rival voraz y lanzado a liquidarla. Edson Puch y Duvir Riascos quedaron en solitario en el ataque cruzado, casi observando cómo su barco naufragaba.

La Clave: Por la Av. Magna

Corozo se adelanta a Lanaro en el ataque ecuatoriano. (Foto: AFP) 

La banda izquierda que cubría Stefano Magnaso era una vía de libre tránsito para los constantes ataques del equipo local. Parte del éxito de Independiente del Valle se debió a que Anthony Landázuri y Christian Dájome se proyectaban por ese sector y aprovechaban la deficiencia que dejaba el lateral.

La Calamidad: Solo alcanzó a rozarla

Landázuri estuvo, además, participativo en los tiros libres de su equipo. Uno de ellos, ejecutado por Pellerano, fue en dirección hacia él; estaba solo y sin complicaciones de marca, pero no pudo alcanzar el esférico .apenas atino a rozarla sin brindarle dirección de gol-.

El Tapadón: Dios salve a Matías

El encuentro pudo terminar con más goles, pues la defensa cruzada estaba perdida. No obstante, el golero Matías Dituro, más allá de cometer el penal a Alejandro Cabeza, estuvo atento para ahogarle tres gritos de gol claros a Christian Dájome. El ex guardameta de CNI mostró su experiencia para no acumular más tantos de cara a la vuelta.

La Cancha: Noche pletórica

Pellerano grita con todo uno de sus tantos. (Foto: AFP) 

Para un equipo que no cuenta con una afición vasta y apenas escribe su historia continental, la de este jueves 23 de mayo será una noche inolvidable, casi una extensión de la sensacional campaña que llevó a Independiente del Valle al subtítulo de la Copa Libertadores 2016. Vencer por goleada a un equipo histórico del continente no es de todos los días, por lo que lo vivido en un Olímpico Atahualpa semivacío quedará esculpido en piedra en los anales del cuadro de Sangolquí.

El Extraviado: Los pintaron

Con excepción del golero Dituro, el primer tiempo de los cruzados fue nefasto. Las coberturas eran fatales: César Fuentes, especialmente, no podía contener las jugadas que provocaba Pellerano. Cuando el cuadro visitante intentaba salir perdía el balón fácilmente, y sus hombres quedaron en shock durante casi todo el partido.

Kazuki Ito: Nada que agregar

El juez Andrés Cunha estuvo firme en sus decisiones. No dudó en amonestar a los jugadores visitantes, que a partir de la impotencia y el enojo de no poder evitar la goleada entraban duro a la marca. 

Los Goles

Fotos: EFE


Leer más...

La ficha del Independiente del Valle 5 - Universidad Católica 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy