Imagen: Peru Evolution SoccerSorpresa monumental en la última simulación del Grupo F. Nueva Zelanda fue letal en contragolpe y mató a Paraguay con tres goles de Killen. Los oceánicos, cenicienta para muchos, quedarían primeros de la serie.

Las decisiones

Los guaraníes con el empate clasificaban primeros, pero su afán de conseguir los tres puntos ante un teórico rival fácil les jugó una mala pasada. Repitieron el 4-3-3 que superó a Eslovaquia, con tridente arriba, y la duda de Alcaraz quedó en nada pues mantuvo la titularidad en la zaga. El tridente ofensivo formado por Santacruz, Barrios y Haedo era su arma letal clara, y simulamos un juego por el medio, con presión mediana y marcaje tanto a Fallon como a Smeltz.

Nueva Zelanda, en busca de la proeza, salía con su rutinario 3-4-2-1, que ofrecía bastante juego por bandas y con un tridente retrasado arriba. Defensa cerrada y marcaje especial a cada uno de los tres atacantes paraguayos, en especial a Haedo por parte de Nelson.

El partido

Paraguay 0 - Nueva Zelanda 3 (Killen 26', 47' y 76')

Si bien los guaraníes dominaban con bastantes pases, su gran volumen ofensivo se desperdigaba en choques entre sus delanteros mientras, y los oceánicos ofrecían un juego inteligente basado en presión y rápidos desmarques. Así, llegó una contra en la que todas las marcas se fueron con Smeltz y con Fallon; el primero, en vez de patear, cedió a Killen, sin oposición alguna, para que inaugurara el tanteador.

Ante esto, simulamos que Martino querría el primer puesto para evitar a Holanda, y mandó toda su artillería arriba dejando claros espacios abajo. Un pase largo de Riveros que Haedo cabeceó con dificultad y un centro de Morel para que Lucas Barrios, de testa, la mandara por poco arriba fueron las más claras. Santacruz estuvo muy alejado de la banda, y Nelsen era clara figura de su zaga.

Para el complemento, con Nueva Zelanda totalmente cerrada, un córner sin aparente peligro lanzado por Elliot desde la izquierda fue cabeceado con violencia por Killen para marcar el segundo, y hacer temblar a Italia en el otro encuentro. Simulamos entonces que Herbert estaría más que satisfecho con la ventaja y se iba a cerrar con todo; por ello, entró Boyens por Elliot y la defensa neozelandesa era ahora de cuatro.

En procura de que Paraguay llegara como fuera al empate, se tiró al campo a otro delantero: Gamarra fue por derecha y salió Cáceres. Paraguay se obsesionaba y Riveros mandaba por arriba una clara. También entró ‘Tacuara’ Cardozo por Lucas Barrios para jugar por centros, pero no era el día de los guaraníes, y estos pasaban los minutos sufriendo pues Italia dominaba el otro encuentro.

Así, con otra contra letal llegó el tercero neozelandés. Lo hizo nuevamente Killen, ahora tras centro de Milligan, quien entró para dar pausa y marca a la volante. El delantero del Middlesbrough cubrió bien el balón frente a Riveros y de fuerte disparo sorprendió a Justo Villar. Ya para entonces había entrado Wood para dar velocidad por Fallon, quien muy cansado se había perdido un contragolpe totalmente solo.

Las claves

Chris Killen protagonizó la mayor sorpresa de nuestras simulaciones: un 0-3 memorable para Nueva Zelanda (Imagen: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer)- Pese a dominar todo el partido, el volumen ofensivo paraguayo significó estorbo y no generó tanto como se presentía.

- Los marcajes al tridente guaraní y la seguridad de Nelsen fueron claves para un equipo neocelandés que no hizo sufrir a Paston.

- Sin nada que perder y golpeando de contra, con la figura de Killen, Nueva Zelanda se coló en Octavos. Jugó mucho el hecho de que las marcas paraguayas estuvieran muy dedicados a Fallon y Smeltz, los otros hombres de ofensiva, por lo que descuidaron a Killen y este se despachó con un hat-trick.

Imágenes: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy