Imagen: Peru Evolution SoccerEn un partidazo digno del mejor PES, Francia venció 3-2 a México tras verse empatada dos veces. Hubo golazos para todos los gustos: a la carrera, de tiro libre y hasta un taco de fantasía.

Las decisiones

En Francia, se sabe que Raymond Domenech tiene la intención de dejar el ultraofensivo 4-3-3 del debut para volver a su clásico 4-2-3-1, con los mismos intérpretes y manteniendo la incógnita de que si Nicolas Anelka mantendrá el titularato en punta o, más bien, se lo cederá a Thierry Henry. Por ello, decidimos que lo óptimo era darle un tiempo a cada uno, con Anelka como inicialista, para apegarnos a lo que podría decidir el DT francés.

En México, más bien, se mantuvo el 3-línea-3 de la jornada de estreno con un cambio sustancial: 'Memo' Ochoa en el arco por el criticado 'Conejo' Pérez. Arriba, se mantuvo el tridente Dos Santos - Franco - Vela. Y por supuesto una intensa estrategia de presión para complicar a la siempre tocadora escuadra gala.

El partido

Francia 3 (Anelka 12', Ribéry 58', Henry 71') - México 2 (Franco 45', Dos Santos 60')

Aunque suene obvio, lo cierto es que la razón por la que Francia le ganó esta simulación a México fue porque siempre llevó la ventaja en el marcador. Haber pegado temprano fue el colchón del equipo del gallito, que vio cómo lo que en un inicio era dominio claro se transformó en un duelo intenso con ribetes de partidazo.

Pegó, pues, Francia con un cabezazo de Anelka, quien rugía pidiendo mantener su puesto a centro -magnífico- de Ribéry. A México se le sumó, a su estrategia de presión, una de ataque por las bandas con cambios de frente, pero la solidez de la primera línea gala -Toulalan y Diaby- era garantía suficiente para mantener el dominio.

Todo cambió en el estribo del primer tiempo, con un golazo de aquellos. Una excelente interpretación del 'Guille' Franco quien, recogido desde su campo, arrancó como tromba por el medio. Se entendió con él Vela, quien rememorando sus tiempos de mundialista Sub-17 en el Perú, tiró lo que mejor sabe hacer: la pared. Se la devolvió al 'Guille' limpia para el arranque y para la magnífica definición ante la salida de Lloris, con toque bajo y suave.

Así, la jugada marcó el intenso trámite que tendría el partido en el complemento. Se adelantaron las líneas francesas y se hizo ingresar a Henry, como estaba previsto, por un Anelka que pese a destacar estaba ya bastante cansado. Ya con el correr de los primeros minutos, en México se decidió cambiar a Vela por Alberto Medina para buscar una contundencia mayor, propósito infructuoso pues el ingresante pasó desapercibido. En esas, Ribéry, a la salida de un córner, les ganó a a todos sin saltar, y con un cabezazo al primer palo volvió a poner a Francia arriba.

Pero la alegría gala sería pasajera. Al rato, un tiro libre para México fue destinado a Giovanny Dos Santos, quien sacó un remate magnífico, soberbio, inatajable para Lloris. Era un nuevo empate, ahora rápido, y que complicaba a Francia mucho puesto que casi al instante Toulalan quedó lesionado en una acción dividida. Allí se produjo la decisión qué, creemos, acabó inclinando la balanza hacia los galos. Pasaba por si sustituirlo nominalmente, haciendo ingresar a Alou Diarra, o arriesgar con Malouda como un segundo volante ofensivo. Fue lo último y Gourcuff, al contar con un socio, lo agradeció con una joya a los 71': tiró un pase de taco soberbio que dejó libre a la carrera a Henry, quien definió a su estilo ante Ochoa para consumar el 3-2.

Sobre el final, en un intento de agregar más vértigo -y espíritu mexicano, siempre indómito-, se cambió la táctica del 'Tri' a un 4-3-3 neto con los ingresos de Blanco y Hernández para renovar el ataque. Ya era muy tarde

Las claves

Ribéry y sus desbordes fueron lo más peligroso de una simulación vibrante (Imagen: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer)- El juego aéreo francés, que hizo sufrir dos veces a México, incluso con un hombre de talla reducida como Ribéry. Hay un problema en la zaga azteca con cuánto saltan sus defensas, sobre todo Osorio.

- El ingreso de Henry, que como punta de lanza refresca el juego galo al no confinarlo a centros. Con él se gana toque y complicaciones a los defensas rivales.

- Las fortalezas de los delanteros mexicanos: Franco es puro definición, Giovanny saca conejos de la galera y Vela sabe tocar en pared. Si cada uno hace su parte, México hace daño.

- La tendencia ofensiva histórica de Francia de la que a veces reniega Domenech y que cambios como el de Malouda ratifican como identidad que les bleus jamás deben perder.

Imágenes: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy