Imagen: Peru Evolution SoccerEn un partidazo que ojalá replique su intensidad en el mundo real, Costa de Marfil, merced a dos prodigiosos contragolpes de Didier Drogba, derrotó 2-1 a Brasil en PES sobre la hora.

Las decisiones

Se ha anunciado, por el lado de Brasil, que la oncena que saltará al campo del Soccer City será la misma que enfrentó a Corea del Norte. Dunga no maneja misterios y su esquema de dorsales del 1 al 11 tampoco: la receta es conocida y no se altera por pintados que puedan ser los 'Elefantes' en tierras africanas. Se decidió, además, no ejecutar marca personal alguna sobre Didier Drogba -o lo que es lo mismo, no confinar a Lúcio a ello-.

En los 'Elefantes', justamente, la titularidad de Drogba fue la principal variante respecto del equipo que igualó ante Portugal. Como él jugará como piloto de ataque, la duda era si relegar al banco a Aruna Dindane o correr a este al extremo izquierdo en vez de Salomon Kalou. Se optó por esto último y, por lo demás, la alineación fue la misma del primer cotejo. Opciones alternadas de juego en contragolpe fueron la estrategia elegida.

El partido

Brasil 1 (Luis Fabiano 52') - Costa de Marfil 2 (Drogba 50' y 90')

Comenzó más cerrado de lo que se preveía, acaso por la visible intención de Costa de Marfil -perfilando la lógica de Eriksson, que ya sabe lo que es chocar contra Brasil en Mundiales- de esperar al pentacampeón. Pero la solidez verdeamarelha era clara: Elano y Kaká tejían y Robinho tenía algo preocupado a Guy Demel con sus desbordes veloces por izquierda. Uno de estos, a los 27', estuvo cerca de cobrar: concluyó en un remate en las cercanías de la medialuna que remeció la base del poste izquierdo de Boubacar Barry.

Igual, el partido tenía ida y vuelta, aunque era preeminentemente Brasil el que, mediante el buen despliegue de Elano, llevaba los tiempos e inquietaba. Sorprendía, sí, el bajo nivel de Luis Fabiano ("lleva seis partidos sin anotar", reclama O'Globo en la previa). Se evaluó cambiarlo en el entretiempo, pero se decidió mantenerlo unos minutos más mientras el equipo optaba por una franca estrategia de ataque.

Pero el que también saldría más ofensivo sería Costa de Marfil, con un furioso cambio de estrategia entre contragolpe cuando Brasil tenía el esférico y todos al ataque cuando eran los 'Elefantes' los que salían desde el fondo. Y así se construyó el primer grito de gol de la tarde. Se juntaron los afamados: Kolo Touré salió del fondo de manera elegante y cedió largo a Drogba, apenas un paso adelante del círculo central. El goleador emprendió cimbreante carrera con su inconfundible tranco largo. Pisó, aceleró y jaló la marca de Gilberto Silva. Le llegaron al cruce Juan, Felipe Melo y el propio golero Júlio César; Lúcio quiso barrerse para desviar la bola. Ninguno pudo. Costa de Marfil ganaba 1-0 a los 50'.

Inmediatamente, se decidió renovar ofensiva en Brasil y se solicitó el ingreso de Grafite por Luis Fabiano. Pero el balón estaba en juego por el carril izquierdo y Michel Bastos, con un centro combeado, se la puso perfecta en la cabeza al hombre del Sevilla. Este la conectó sin dilaciones y batió a Barry. Era empate inmediato, a los 52', pero el cambio ya estaba ordenado: pese al gol, Luis Fabiano dejó el campo y Grafite hizo su ingreso.

El rápido toma y daca no redefinió demasiado en el partido. Era Brasil el que, con los desbordes de Robinho, intentaba inquietar más y de hecho tenía el esférico en campo marfileño. Se hizo entrar a Kalou por Dindane, primero, y luego a Kader Keita por Gervinho para refrescar la ofensiva de los 'Elefantes', sin mayores alteraciones por ello en el trámite. En Brasil, sin embargo, Grafite se encontraba con el resto del equipo tan poco como Luis Fabiano y el empate parecía discurrir inexorable.

Solo parecía, porque a los 90' clavados se gestó una nueva acción desequilibrante. Keita recogió el balón en su propio campo y pasó a Drogba, libre y parado en el círculo central. Más tranco largo, más decisión: avanzó el goleador y solo tenía un hombre en el camino, Juan. Pero este se quedó pasmado, lelo ante el andar de Drogba y le dejó vía libre. El goleador agradeció la cortesía y a la salida de Júlio César, la mandó a guardar. Era 2-1 y fiesta en el Soccer City, porque apenas si habría tiempo para el pitazo final luego. Partidazo: quiérase que en la realidad el trámite, más allá de los resultados que se den, se parezca.

Las claves

Drogba no necesita carta de presentación: la muestra cada vez que cobra (Imagen: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer)- Drogba. ¿Qué más? Con él en el campo, Costa de Marfil es otro equipo: sabe que habrá alguien que sepa canalizar toda la agresividad del juego colectivo en goles. Él sí es un insustituible.

- La decisión de hacer marcaje personal o no al goleador. Quizá, por el trámite mismo, se hubiera desperdiciado un jugador todo el cotejo. Pero también se habría ganado más cercanía a Drogba en las dos jugadas que le permitieron contragolpear y matar.

- El desborde de Robinho como arma recurrente para hacer daño a un Costa de Marfil cuyos laterales trepan bastante. Con huecos, el veloz extremo brasileño puede lucirse demasiado.

- El nivel de Luis Fabiano, algo escondido recientemente, pero siempre solícito para hacer daño. Aun cuando lo saquen a destiempo.

Imagen: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy