Imagen: Peru EVolution SoccerOtra vez la simulación se ensañó con un grande sudamericano: arrojó un aplastante e irrefutable -y acaso irrealizable- 0-5 a favor de Alemania sobre Argentina. Sepa por qué y, eso sí, de qué deben cuidarse los de Maradona.

Las decisiones

Diego Maradona no introduciría mayores cambios en su equipo titular a pesar de tener ya recuperado a Walter Samuel. Se anuncia que Nicolás Burdisso y Martín Demichelis permanecerán estables en la zaga, y que Nicolás Otamendi continuará resguardando el lateral derecho. Al medio, nos inclinamos por creer que entre Verón y 'Maxi' Rodríguez, el 'Diez' preferirá la mayor experiencia del primero, así como confirmar la titularidad de Ángel di María antes que dar pase a Jonás Gutiérrez.

En Alemania, el equipo base será el mismo que conformó el 4-2-3-1 de los últimos partidos. Klose se mantiene como único punta, y Podolski siempre tirado al lado. Una estrategia de juego apoyado en los costados fue la propuesta para hacer daño a Argentina. Y vaya si se consiguió.

El partido

Por segundo día consecutivo, una simulación PES nos arrojó un resultado extraño, inconcebible -aunque Holanda acabó ganándole igual a Brasil-. Pero acaso llamó la atención sobre algunos aspectos que, quizá sin un tinte tan exagerado, puedan verse en el campo del Green Point de Ciudad del Cabo.

Apenas a los 3', Alemania comenzó a mostrar una de sus mejores armas: el empuje de Sami Khedira, un '6' moderno que cuando se echa a jugar maneja los tiempos del equipo a su antojo. Se les escapó en el medio a Higuaín y Mascherano y se metió decidido hacia el área, ante el descontrol de Burdisso y Demichelis. Llegó al borde y ante la salida de Romero, la puso arriba.

Alemania no demoraría en volver a pegar. El mismo Khedira gestaría una combinación con Lahm y Klose para, desbordando por derecha, enviar un centro perfecto, casi como un globo al corazón del área, para que Klose se tire en media tijera y la mande adentro. Romero, estático. Corrían solo 9' ese sería el patrón argentino, que al rato estuvo a punto de hacer sufrir a los de Maradona un nuevo golpe cuando Klose dejó en ridículo a Burdisso y disparó proyectado para hacer volar a Romero.

Dado lo golpeado que estaba Argentina, varió la estrategia a una de presión intensa con contragolpe permanente. Además, luego, se metió a 'Maxi' Rodríguez -temprano nomás- por Otamendi para pasar a jugar con tres al fondo y tener más volumen en el mediocampo. Algo se revirtió, pero a Neuer apenas si le tocaron la puerta por encargo. El desmoronamiento llegó a los 37': Burdisso pasó muy corto en salida a Di María, este se recogió y perdió el balón y, vivísimo, Thomas Müller lo birló. Encaró, dejó en ficha a Burdisso y ante la salida de Romero remató bajo, al cuerpo del meta. El tiro fue fuerte y se le escurrió al portero del AZ Alkmaar. Pelota adentro y goleada alemana.

En el entretiempo, se tomó para Argentina la medida de soltar a Messi como tercer punta de modo de ganar volumen ofensivo. Hubo una jugada inicial que sugirió algún cambio, pero en el contragolpe, Alemania sentenció el partido. Özil se les fue a todos por izquierda y con un centro al segundo palo habilitó a Klose. Este entró en palomita y la mandó adentro para poner el cuarto a los 48'. Todo estaba consumado, y solo quedó en Argentina llevar la presión al valor extremo y retroceder a ultranza la línea defensiva para evitar una humillación mayor. Entraron también Samuel para reforzar la zaga y Milito para tentar algo arriba, pero ni eso evitaría la debacle total.

Aquella llegaría a los 64'. Se escapó ahora Müller, yéndosele a Di María por derecha. Enganchó, centró y la mandó, otra vez, al segundo palo. Llegó Özil, saltando ante un Burdisso terrible, para poner la cabeza y el 0-5 a favor de los teutones. Luego de eso, se echó al campo a Kiessling para refrescar punta y a Boateng por el amonestado Badstuber, pero Alemania simplemente mantuvo el esférico. Argentina estaba anonadada y no pudo hacer mayor daño jamás.

Las claves

En estrecha simultaneidad con Khedira, Özil acabó siendo lo mejor de Alemania en la estrepitosa goleada (Imagen: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer)- En realidad, lo que habría que considerar principalmente de esta simulación para la realidad es lo endeble que puede ser la defensa argentina atacada por todos los frentes con decisión, cosa que no se ha visto en el Mundial. Cuando el centro del campo alemán apretó el acelerador, pegó; cuando intentaron centrar los carrileros o los volantes laterales, pudieron hacerlo; cuando Klose o compañía quisieron cabecear, estuvieron libres. Cuidado.

- El grueso problema que Otamendi podría enfrentar con Podolski, o Heinze -que se proyecta- con las idas de Müller.

- Lo dependiente del sistema ofensivo argentino en que Messi enganche para él. Ojo, no que Messi lo haga todo, sino que enganche para hacer jugar a Tévez o Higuaín. Sin 'Lio' de por medio, no se mueven mucho.

- El equilibrio alemán. Cuando Khedira juega, Schweinsteiger contiene, y viceversa. Klose releva con Podolski, y Özil acelera según el equipo le marque la pauta. Es un equipo muy compensado que desde el fondo manda Lahm.

Imágenes: PES Edit / Edición: Peru Evolution Soccer

Comentarios (2)add
...
escrito por ._. , julio 03, 2010
ufffff... casi. Increible su prediccion, a veces el futbol si es previsible.
...
escrito por Gianfranco , julio 03, 2010
chiripa!!!
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy