Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa sociedad entre Suárez y Cavani volvió a ser determinante, aunque esta vez el jugador del PSG se llevó las portadas de Uruguay, que clasificó a cuartos de final luego de derrotar 2-1 a un Portugal apagado y sin la trascendencia de Cristiano Ronaldo.

Aldo Ramírez | @ramireztello
Editor

La novela mundialista que protagonizan Lionel Messi y Cristiano Ronaldo acabó más rápido que esas producciones televisvas de bajo recurso en la señal abierta, esas que no pasan de los dos meses. Los dos jugadores más influyentes del planeta le dijeron adiós a Rusia 2018. Esta crónica se enfocará en la eliminación de Portugal, aunque dándole vuelta para pasar a lo verdaderamente importante: las razones por las que este aguerrido Uruguay desplazó a los lusos.

No es un spin off. Esta es otra historia, también protagonizada por dos jugadores, menos acomodados que los primeros, menos requeridos de repente, pero también de la élite. Dos actores que no serían secundarios y que, de hecho, son los máximos referentes de la última generación en Uruguay. Luis Suárez y Edinson Cavani fueron los responsables directos de que el primer campeón se mantenga en la grilla del Mundial.

Toda producción necesita de un director, mientras más experimentado mejor. Inconfundible hombre del bastón y que pinta canas, Óscar Washington Tabárez diseñó un guión que cambió con el correr de la trama, como si esto fuera necesario para que tenga éxito. En números, un 4-línea-2 que puede ser un 3-1-4-2 sin perder la identidad. Eso sí, la presencia de Cavani y Suárez no es negociable, por ende encendió las alarmas que el jugador del PSG se fuera sentido luego de su faena.

 

Fue eso justamente, la faena, la actuación impecable de Cavani frente a Rui Patrício lo que llenó los ojos de todos: el 1-0 luego de producirse -con su compadre Suárez- la pared (no la cuarta) más larga de la historia, y el segundo desplegando toda su capacidad individual. Aunque la escena era conocida -goles así en París tiene muchos-, la técnica para pegarle con la derecha en diagonal atrapó al respetable. El 2-1 tenía sentido.

Lo hecho por Portugal no cumplió con las expectativas. Depender de Cristiano Ronaldo fue la cruz, nunca en sintonía con los demás, y que más allá del gol de Pepe, le faltó algo para trascender. Jugadores como Bernardo Silva, Joao Mario, Gonzalo Guedes, entre otros, se quedaron en deuda, como si sus movimientos no pasaran de las prácticas para una obra cumbre.

Por otra parte, también están los primeros actores uruguayos. Diego Godín, quién se encargó de neutralizar a la súper estrella del dorsal '7' y ratificar con su cinta en el brazo la teoría de la solidez defensiva de los charrúas. O el popular 'Cebolla', Cristian Rodríguez para la introducción, encargado de ponerle ritmo al juego.

 

Habiendo mencionado a los actores más importantes, también hay que reconocer el trabajo de los jóvenes, de ninguna manera extras, sino actores necesarios para que la cinta tenga futuro. Como Lucas Torreira, el chico rudo a quien no le importa ensuciarse para que su participación vaya de acuerdo a lo que el director manda. O los más estéticos Rodrigo Bentancur y Matías Vecino, quiénes le dieron el toque de elegancia al espectáculo.

Uruguay, la tierra donde salieron las célebres Natalia Oreiro y Bárbara Mori, tiene razones para festejar, pero como dijo el actor de la cinta en el brazo izquierdo: "Desde mañana vamos a pensar en Francia", porque la función debe continuar ya que, enmendando, lo dicho al principio, no es una novela ni una serie, sino el capítulo de una selección que busca sorprender con sus dos actorazos en la tapa.

After Party

Escucha "El podcast del Uruguay 2 - Portugal 1" en Spreaker.

El Resumen

 

Los Goles

Fotos: FIFA


Leer más...

La ficha del Uruguay 2 - Portugal 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy