Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comSorpresa colosal en Kazan: Alemania se despide de Rusia 2018 con una derrota ante Corea del Sur por 2-0. El último campeón del mundo no pudo reflejar el dominio que tuvo en el trámite, algo que terminó pagando caro. Por su parte, la selección coreana se defendió a ultranza y en los descuentos logró la gesta, que tampoco le alcanzó para meterse en octavos.

Luis Valenzuela | @figovalenzuela
Redactor

La selección de Alemania fue el mejor equipo de fútbol en el mundo desde su victoria en la Copa del Mundo de Brasil 2014. Los teutones desplegaban un fútbol total en el cual los jugadores intercambiaban posiciones para sorprender a las defensas rivales. El hecho de no tener un delantero neto hacía que su juego sea aún más impredecible. Mostraron un recambio generacional en la Copa Confederaciones Rusia 2017, en que agregaron rapidez y desequilibrio a su juego, lo que les hizo vencedores de ese torneo. La clasificación a Rusia 2018 fue como un paseo ya que no se vieron exigidos por ninguna selección de su grupo, a tal punto de que ganaron todos sus partidos. Eran favoritos a ser la primera selección en levantar el trofeo por segunda vez consecutiva, pero el mal juego mostrado en los amistosos previos sumado a algunas decisiones polémicas de Joachim Löw al momento de configurar la lista para la Copa del Mundo hicieron que no llegaran bien a la máxima cita futbolística.

Los últimos campeones tenían que ganar el partido y esperar que el Suecia - México acabara en empate o que una de las selecciones ganara por un marcador amplio. Los teutones salieron al campo determinados a buscar el arco contrario desde el primer minuto y convirtieron su 4-2-3-1 en un 4-3-2-1, cada vez que tenían la posesión del balón. Joshua Kimmich y Jonas Hector fueron extremos que no permutaban, solamente bajaban cuando la selección coreana tenía el control del balón. Sami Khedira quedaba como un central más debido a que Toni Kroos se colocaba al costado de Mesut Özil tratando de armar jugadas, algo que no funcionaba debido a que se terminaban por estorbar, y a que ambos estuvieron poco certeros en los pases a profundidad. Marco Reus, Leon Goretzka y Timo Werner se encontraron más estables en sus posiciones, esperando que les llegara el balón para realizar alguna acción de peligro.

Corea del Sur salió a dejar todo, luego de dos derrotas dolorosas ante Suecia y México. Los tigres no hicieron malos partidos previos, pero mostraron ser una selección sin contundencia al frente y con debilidad atrás. Tenían una remota posibilidad de clasificar si es que México le ganaba a Suecia por un marcador amplio y si ellos hacían lo propio con Alemania. El 4-trapecio-2 de los asiáticos solamente se notaba en los pocos instantes que tenían el control del balón, con un Son Heung-ming participativo y tratando de generar jugadas de peligro. Presionaban de cerca a los teutones cuando estos salían jugando luego de un saque de meta pero, una vez que estos cruzaban su medio campo, los coreanos se juntaban en los últimos 20 metros y terminaban por defender con un 6-4-0. Cubrieron los espacios para que Alemania no tuviera forma de llegarles.

Timo Werner sufre una de las tantas oportunidades que perdió el cuadro alemán. (Foto: FIFA) 

Los teutones tenían el control del balón, pero no sabían cómo llegar a inquietar la portería de Jo Hyun-woo. El portero coreano estuvo atento ante los remates de media distancia y a pesar de que se complicaba un poco con el juego aéreo, no tuvo problemas en contener el balón o ver como este pasaba lejos de su portería. Joachim Löw se dio cuenta de que tenían más opciones de generar peligro por arriba y decidió colocar a Mario Gómez y Thomas Müller. Tuvieron un par de ocasiones al inicio del segundo tiempo, pero estas no llegaron a ser gol. La desesperación alemana por convertir hacía que dejaran espacios atrás y que la ofensiva coreana realizara contragolpes peligrosamente, pero sus ataques terminaban en nada debido a fallas en el pase final. Los minutos pasaban y no se movía el marcador.

El árbitro Mark Geiger, que hasta ese momento no tuvo injerencia alguna en el partido (salvo el par de tarjetas amarillas que sacó a jugadores coreanos), dio seis minutos de reposición. Esto resultó exagerado debido a que no hubo tantas interrupciones en el encuentro. Recordemos que Geiger es un árbitro que tiende favorecer al equipo más fuerte y que tiene en su historial fallos enormes como el ocurrido en las semifinales de la Copa de Oro del 2015 en el encuentro entre México y Panamá. El norteamericano fue el protagonista en los descuentos del partido.

Son Heung-ming saca un tiro de esquina por el lado izquierdo a media altura. Jan Hyun-soo deja pasar el balón y le termina chocando a Kroos. Yun Young-sun la pelea y logra dar un pase a la derecha a pesar de tener la marca de Gómez. Kim Young-gwon se encuentra solo, para el balón y remata con su pierna izquierda. Manuel Neuer sale y logra tocar el balón con su pie, pero este termina ingresando. ¿Gol de Corea del Sur? No. Mark Geiger cobra fuera de juego del jugador coreano advertido por el asistente Frank Anderson. Los coreanos reclaman y el árbitro termina por consultar con el VAR, quienes le piden revisar las imágenes. El norteamericano se acerca a la televisión que se encuentra en el campo, revisa la jugada, regresa y marca el gol. Las imágenes eran tan claras que no había forma de no cobrar el gol. Corea del Sur lo ganaba por 1-0.

Kim Young-gwon celebra el primer gol de Corea del Sur. Hazaña con sabor agridulce para los surcoreanos y tristeza absoluta en Alemania. (Foto: FIFA) 

Ni los jugadores alemanes, ni el cuerpo técnico, ni los aficionados podían entender lo que estaba ocurriendo en el Kazan Arena. La desesperación se apoderó de ellos y se fueron con todo al ataque, tanto así que Manuel Neuer estaba como un volante más buscando el gol que le diera el impulso para buscar la victoria. Pero este nunca llegó. Neuer pierde el balón en los tres cuartos de campo, Ju Se-jong despeja largo hacia adelante y, antes de que el balón saliera fuera, aparece Son Heung-ming y la toca sutilmente con su pie izquierdo. Corea del Sur lo ganaba por 2-0. Los últimos instantes del partido fueron con los teutones tratando de hacer algo en ataque y con los tigres defendiendo como en la mayoría del partido. El marcador no se movió. Alemania eliminada de Rusia 2018.

La selección de Alemania se une a un grupo de selecciones campeonas de la Copa del Mundo que fueron eliminadas en la fase de grupos, algo que se ha vuelto una costumbre desde el nuevo milenio y en forma consecutiva desde el 2010. Italia, España y ahora Alemania se han regresado a casa sin mostrar el juego que las llevó a coronarse como monarcas del fútbol mundial. Un caso que vale la pena analizar, sobre todo este último porque sí el cambio generacional que no tuvieron italianos y españoles.

Seguramente se le recriminará a Löw el haber colocado a Neuer como portero titular a pesar de no haber jugado un partido oficial desde setiembre del 2017, el haber dejado fuera de la lista de convocados a Leroy Sané a pesar de que este tuvo una buena temporada con el Manchester City y el porqué su planteamiento fue poco rebelde cuando se encontraban con la necesidad de buscar el partido. ¿Será este el final de un noviazgo entre Löw y Deutscher Fußball-Bund que duró más de una década? ¿Es este el final de un estilo de juego? Lo que queda claro es que el campeón ha caído, ¡Auf Wiedersehen, Deutschland!

After Party

Escucha "El podcast del Corea del Sur 2 - Alemania 0" en Spreaker.

El Resumen

 

Los Goles

Fotos: FIFA


Leer más...

La ficha del Corea del Sur 2 - Alemania 0

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy