Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl impacto que puede alcanzar la Copa del Mundo supera lo que se ve dentro del campo de juego. La entrega del Balón Educativo es una iniciativa que busca aprovechar la importancia del torneo para unir al planeta alrededor del fútbol.

 

Daniel Orrego | @dorrego1411
Redactor

Muchos creen que la lucha por el Balón de Oro ha quedado definida entre Kylian Mbappé y Luka Modric. A pesar de algunas excepciones, Lionel Messi en Brasil 2014, por ejemplo, el máximo galardón individual del certamen se entrega a un jugador del equipo campeón por lo que es posible que la final defina también este premio.

Sin embargo, este no es el único reconocimiento que se entregará al terminar la Copa del Mundo. Scholas, una organización que nació en Argentina y es impulsada por el Papa Franciso, otorgará el Balón Educativo al jugador que se haya destacado como un educador en valores entre veintidós candidatos. Estos fueron elegidos en cada partido al desempeñarse en el campo con respeto, espíritu solidario, esfuerzo o mostrar sus cualidades para el trabajo en equipo.

Dentro y fuera del campo

Basta apreciar la fiesta que se vive fuera de los estadios de Rusia para darse cuenta de que la Copa del Mundo no solo se da durante los noventa minutos de juego. La mezcla de colores en las banderas, nacionalidades diversas e hinchas de todas partes del mundo hacen evidente que el fútbol es un deporte cuyo impacto social es muy grande.

 

De esta realidad intenta sacar provecho Scholas pues a partir de la importancia que tiene el fútbol para la mayoría de niños, lanzó durante el Mundial una campaña en sus redes sociales en la que destacaba a jugadores que hayan mostrado un valor positivo dentro del campo. Además, desafíos matemáticos con temática mundialista fueron publicados para aprovechar el interés en el deporte y llevarlo hacia un fin educacional.

La votación para elegir al merecedor de esta distinción se lleva a cabo en redes sociales entre aquellos señalados como Jugadores del Olivo, potenciales candidatos de cada partido. Los nominados finales corresponden a equipos que alcanzaron los cuartos de final e incluyen a Denis Cheryshev, Antoine Griezmann, Edinson Cavani, Luka Modric, Romelu Lukaku, Danijel Subasic, Jordan Pickford, entre otros.

La labor de Scholas no termina allí pues alrededor del mundo cuenta con una red de casi 500 mil escuelas cuya misión es promover la cultura del encuentro. Es decir, que sin importar la religión, clase social o camiseta que se vista, se espera enraizar una sola idea de unión entre los participantes, esa que se simboliza en el abrazo de hinchas de distintos países.

 

En el Perú iniciativas de este tipo no son una novedad. En un país en el que la población ha retomado su cariño por la selección que viste de rojo y blanco, este deporte puede ser un medio para atacar problemas más profundos. Por ejemplo, Fútbol Más cumple tres años trabajando con niños y adolescentes en búsqueda de una transformación desde los barrios.

Por otro lado, la lucha por reducir la inequidad de género también se da desde una plataforma como la de Ligas Femeninas F7. Aquí se busca fomentar el empoderamiento y liderazgo de la mujer con academias y competencias en diferentes categorías, todas englobadas dentro de la práctica del fútbol femenino. Otra muestra de que la satisfacción que genera patear un balón también puede llevar a cambios importantes, y necesarios, en el mundo. 

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Prensa Scholas Ocurrentes


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy