Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLionel Messi y Cristiano Ronaldo han dominado las principales luces del fútbol internacional en la última década, pero su éxito a nivel de clubes no se reflejó con sus selecciones hasta el éxito del portugués en la Euro 2016. El Mundial les ofrece la última oportunidad de lograr el máximo logro futbolístico.

Manolo Núñez | @Manolonf
Editor

Sin dudas, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo son los jugadores más reconocidos en la última década. Independientemente de si efectivamente son los dos mejores jugadores del mundo -y la innecesaria discusión si alguno es mejor que el otro- ambos han tenido pendiente durante la mayor parte de su carrera el lograr un título importante con su selección.

El milagro luso

Curiosamente, ambos jugadores viven un presente en el que el plantel que tiene su selección está por debajo al que tenían hace unos 15 años. Pese a ello, Portugal dio la sorpresa en la Eurocopa de Francia 2016 y terminó consiguiendo el título, pese a haber perdido a Cristiano durante la final por lesión y su capitán obtener finalmente un logro importante con su selección.

Argentina estuvo cerca del éxito hasta en tres ocasiones. Dos subcampeonatos consecutivos de Copa América -ante Chile- se unieron a la derrota en la final de Brasil 2014. Aunque estos resultados quizás no se ajustan al nivel actual de la selección albiceleste, que de un tiempo a esta parte se ha alejado de las top.

Expectativa versus realidad

 

Hay esta vieja tendencia a creer que por su historia, Argentina siempre es candidata a ganar el Mundial. Lo cierto es que lo imprevisto del fútbol no permite descartar esa posibilidad, pero casi todos coinciden que para lograrlo, sus opciones pasan casi exclusivamente por lo que pueda hacer Messi en Rusia.

Por otro lado, si bien Portugal no suele ser candidato a ganar el Mundial -el crecimiento futbolístico del país ibérico se remonta a finales de los noventa- la figura de Cristiano lo ha vuelto una selección a la cual se le sigue más de cerca. Pero siempre ha dado la impresión de la necesidad de contar con el jugador del Real Madrid para lograr sus objetivos, quedando eso evidente en el registro goleador en fase de eliminatorias o del sonado repechaje frente a Suecia para clasificar a Brasil 2014. Pero, ¿es eso suficiente para llevar su reciente éxito europeo al Mundial?

Opciones irreales

Lo cierto es que el fútbol a nivel selecciones está marcando una tendencia hacia el juego colectivo desde hace muchos. El concepto es claro en casos como la España del 2010 o la Alemania del 2014, pero no hay que olvidar el nivel de los planteles de Brasil en 2002 o Italia en 2006. En esa línea, más allá del nivel superlativo que pueda tener un jugador, siempre necesitará que el nivel de sus compañeros esté a la altura en partidos de máxima exigencia.

 

El nivel de Messi y Cristiano no se discute, pero es ser bastante optimista el pensar que solo por ellos su selección podría quedarse con el título en Rusia. Más si se suma la competencia de equipos consolidados como España, Alemania y Brasil, u otras opciones como Bélgica, Inglaterra o Francia.

En un torneo de tantos enfrentamientos directos, es muy importante tomar en cuenta los rivales que un equipo se encuentra de cara a la final. Las opciones de Portugal y Argentina están muy ligadas al camino, a partir de octavos de final, que podrían tener. Pero, incluso con esto, las posibilidades de que Rusia sea el torneo que consolidará finalmente las figuras de los jugadores más reconocidos en los últimos años son remotas. Así esto les cueste reconocer a sus seguidores.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Pinterest, AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy