Foto: AFPTras esperar 64 años para volver a participar en una Copa del Mundo, Gales no podía permitirse caer en su encuentro inicial. Con tiempos alternados y mucho despliegue físico, Bale salvó el 1-1 ante un Estados Unidos que tras el significativo gol de Weah tuvo flojos recambios.
Yván Aguilar | @YvanAguilarMor1
Redactor

Es cierto que existen partidos que pasan a la historia por su histrionismo, goles y a veces -sobre todo en estos tiempos- por situaciones extrafutbolísticas que se producen. El Estados Unidos - Gales será siempre recordado por la importancia no solo desde estadística, sino hasta cultural que traen consigo los tantos de Timothy Weah y Gareth Bale.

Vale empezar entonces con los de Gregg Berhalter, quienes por cierto también vuelven a una Copa del Mundo luego de haberse quedado afuera de Rusia 2018 y ver rota una racha de siete participaciones consecutivas. A los norteamericanos les costó abrir el marcador: buscar la ampliación del campo hacia las carreras de los extremos Timothy Weah y Christian Pulisic no siempre era buen negocio, pues a veces la prisa mandaba sobre jugadas de corte simple, y, además, la paciencia para encontrar la llave al cerrojo dispuesto por Gales con su línea de cinco era una búsqueda que comenzaba a generar cierta frustración.      

En dicho contexto, la importancia y claridad de Pulisic para asistir a Weah en el gol resultó clave. El delantero del LOSC Lille francés terminó consiguiendo uno de los logros más ansiados desde su cuna: anotar en esa Copa del Mundo que su afamado padre George Weah nunca pudo jugar con su natal Liberia. El primer jugador africano en ganar un Balón de Oro, con múltiples títulos en Italia, Francia e Inglaterra y hasta el inequívoco honor de ser el primer exfutbolista en el mundo en convertirse en presidente de su país lo logró casi todo excepto aquello que el retoño nacido en Brooklyn e intencionalmente alejado por su progenitor de los vericuetos políticos de la nación africana sí pudo conseguir apenas en media hora y poco más de trayectoria mundialista.

Weah celebra un gol icónico para su apellido ante la resignación compartida de Rodon y el golero Hennessey. (Foto: AFP) 

Pero si se trata de hazañas alguien que estaba llamado a encarnarlas era un tal Gareth Bale. El máximo goleador de Gales en 108 presentaciones con 41 anotaciones terminó consiguiendo la más ansiada de todas: un tanto agónico para un empate muy buscado. Aunque, valgan verdades, entre los hombres de ofensiva de los 'Dragones' fue al exdelantero del Real Madrid a quien más le costó llevar peligro. Las más claras del elenco británico fueron de balón parado, en procura del cabezazo, registro en el que Bale sobresalió poco y más bien las trepadas de los defensores Joe Rodon o Ben Davies pudieron tener mejor destino.

No obstante, en lo que sí brilló con luz propia el 'Expreso de Cardiff' fue en la ejecución del penal. No solo por haber generado él mismo la ocasión, forzado la falta y tenido la seguridad para encargarse de la ejecución, sino en especial por convertirlo con un remate fortísimo de pierna izquierda. La tórrida celebración conjunta con la fanaticada roja que pobló la cabecera Sur del Ahmad bin Ali canalizó la descarga anímica que implicaba conseguir el primer tanto de Gales en Mundiales luego de más de seis décadas.

Los minutos finales estuvieron marcados por un evidente desgaste físico, pero también por cierta ansiedad de ambos lados. Y es que además de resultar inentendibles los 10' adicionales marcados por el juez local Abdulrahman Al-Jassim, el temor estadounidense por perder el partido ante un rival embalado se hizo creciente. Sin embargo, el susto no pasó de un atrevido intento de Bale por marcar desde el mediocampo ante la salida de Wayne Hennessey, pero el ingresante Kellyn Acosta estuvo para asumir la amarilla y cortar las pretensiones del astro galés.

La boca llena de gol de Bale, acompañado por Moore. Gales rompió 64 años de espera mundialista. (Foto: AFP) 

Por lo visto, el segundo lugar del Grupo B proseguirá siendo un misterio al menos hasta que la siguiente jornada despeje incógnitas. Ambos equipos tienen recursos y la evaluación más propia la dictará el juego que cada cual deba sostener ante el gran candidato Inglaterra, con la atingencia de que el fixture manda primero a Estados Unidos ante los 'Three Lions' en un enfrentamiento con indiscutible morbo y alguna cuenta pendiente de 2010.

Leer más...

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Estados Unidos 1 - Gales 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy