Foto: AFPA despecho de la ausencia de Sadio Mané, Senegal bregó durante la mayor parte del compromiso y por momentos impuso su ritmo ante un Países Bajos poco convincente. Sin embargo, como tantas veces, el replanteo de Louis van Gaal permitió al cuadro neerlandés saldar un 0-2 tardío para liderar el Grupo A.
Yván Aguilar | @YvanAguilarMor1
Redactor

El estadio Al-Thumana, cuyo diseño está basado en la gahfiya, aquel gorro utilizado por jóvenes y hombre en todo el Medio Oriente durante siglos, se estrenó en esta cita mundialista para un atractivo duelo. Por un lado estaba el campeón africano, el siempre animoso Senegal, y por el otro un grande como Países Bajos, que volvía a decir presente en una Copa del Mundo tras su ausencia en la edición anterior.

El tema que sorprendió a todos los amantes del fútbol fue la ausencia confirmada de Sadio Mané. Algunos medios senegaleses, siempre doctos para las buenas costumbres, informaron que se le iba a hacer un tipo de brujería al delantero del Bayern München para que pudiera estar sí o sí en Qatar 2022. No obstante, a pocos días del inicio de la máxima cita futbolística, ni un hechizo ni menos algún conjuro podía lograr que Mané consiguiera sanarse de su lesión en el peroné.

Otra baja quizá no tan mediática para este primer partido en filas senegalesas fue la de Fodé Ballo-Touré, actual defensa del AC Milan. En su reemplazo inició las acciones Abdou Diallo, quien a pesar de ser habitual zaguero central ya conoce el puesto de lateral izquierdo por su paso por el PSG. Bajo esas condiciones, Aliou Cissé dispuso a sus pupilos en un 4-3-3 bastante intenso y flexible, en el cual los extremos de los 'Leones de Teranga' tuvieron una muy aceptable labor: Kreppin Diatta e Ismaila Sarr doblegaron por momentos a sus respectivos marcadores. Sumado a ello, el gran desempeño de los volantes Nampalys Mendy e Idrissa Gueye en los cortes en mediocampo para luego entregar el pase correcto conllevó a que el partido se jugara más como quería el cuadro africano.

Frenkie de Jong lideró la generación de fútbol neerlandesa, aunque se topó con el noble despligue senegalés con arquetipos como Idrissa Gueye. (Foto: AFP) 

En la vereda de enfrente, Louis van Gaal alineó la formación que le vino dando resultados en sus últimos partidos en la Nations League: el 5-3-2, sin un ‘9’ referente en zona ofensiva, pero con la intención de que los carrileros se proyectaran y fueran los delanteros quienes cerraran la labor ofensiva en el área. La mitad de la cancha se la repartieron entre Steven Berghuis, Cody Gakpo y Frenkie de Jong, con el jugador del Barcelona como natural encargado de tomar la batuta del juego.

Seguramente más de un seguidor del fútbol neerlandés extrañó a los Cruyff, los Gullit, los Davids o los Robben, por pasar por cuatro épocas distintas entre sí pero mejor bañadas de técnica y vistosidad con la camiseta oranje. En el banco de suplentes, bien a las gafas oscuras, estaba un ícono de los buenos tiempos como Edgar Davids, quien animosamente charlaba con Van Gaal sobre cómo poder generar desequilibrio en campo rival y qué cambios efectuar para modificar el rumbo del encuentro. El 'Pitbull' no tenía que aplicar demasiada ciencia: Memphis Depay era sin duda la principal alternativa.

Pero quien sabe si lo que Davids al final hacía no era también alguna suerte de sortilugio, pues la mala racha para Senegal no se quedó en sus ausentes. El técnico Cissé tuvo que apelar a tres ventanas de cambio por lesiones; se notaba el cansancio senegalés producto del enorme despliegue efectuado. Van Gaal, en tanto, apeló a renovar el mediocampo y la delantera con mejor margen de error.

Al inmenso Noppert no le quedó grande el reto de debutar con la selección neerlandesa en una circunstancia tan exigente como la de una Copa del Mundo. (Foto: AFP) 

Así las cosas, un partido tácticamente tan cerrado solo se puede romper de ciertas maneras: pelota parada, acción individual o un error puntual por parte de algún jugador. No fue la excepción el golero Edouard Mendy, principal responsable en los dos goles encajados: el primero tras su mala salida ante el cabezazo de Cody Gakpo y el segundo al ceder un rebote que pudo tomar el ingresado Davy Klaasen. Eso contrastó notoriamente con el sólido desempeño en el pórtico opuesto del debutante absoluto Andries Noppert, gigantesco portero de 2.03 metros de las filas del Heerenveen que era en principio la cuarta opción de Van Gaal y acabó teniendo la chance de atajar en el debut mundialista.

De ese modo, Países Bajos prolongó su invicto frente a equipos africanos en Copas del Mundo y sobre todo sacó adelante un partido sumamente complicado, que le permite compartir la punta del Grupo A junto a Ecuador, rival al que se enfrentará en la siguiente jornada por el liderato. Senegal, con el lastre de la poca fortuna que arrastra desde que en Rusia 2018 se quedó afuera de octavos de final por tener más tarjetas amarillas que Japón, tendrá la obligación de sumar de a tres ante la endeble anfitriona Qatar, ante el cual más allá de las lesiones debería bastarle con el nivel mostrado para salir airoso.

La Caleta

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Senegal 0 - Países Bajos 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy