Composición fotográfica: Víctor Sierra / DeChalaca.comLa URSS obtuvo una cómoda y contundente victoria sobre una débil Bélgica que quedó desdibujada por la clase de Bishovets y compañía. Los soviéticos sacan credenciales de candidatos para llevarse el Grupo A.
Luis Alfonso Garcés | @lgarces_01
Redactor

La presión era muy grande antes del partido para los dirigidos por Gavril Kachalin, que después de su anodino debut ante México debían ratificar sus buenas campañas mostradas en las Eurocopas y los Mundiales de los últimos años, para poder seguir jactándose que no solo son una potencia planetaria en lo económico y lo militar, sino también en el plano futbolístico. Si al presupuesto se agregaba la holgada victoria de Bélgica sobre El Salvador, todo sugería que sobre el césped del monumental Azteca se vería un partido muy equilibrado.

Los primeros minutos del encuentro, de hecho, fueron como se esperaban: ambos equipos llegaban al arco rival de manera frecuente. Una de las llegadas más claras en el inicio fue belga, con un tiro al palo de Jan Dock tras una atajada de Anzor Kavazashvil -el heredero del mítico Lev Yashin, quien se mantiene en la banca-. Pero transcurrió menos de un minuto para que los soviéticos dieran respuesta: un contraataque fue transformado en gol por Anatoly Bishovets en gol mediante un gran remate rasante desde fuera del área.

Con la victoria en el marcador, Unión Soviética se sintió más cómoda sobre el terreno y comenzaron a llegar más ataques sobre el arco de Christian Piot, quien mantuvo la derrota por la mínima diferencia con atajadas cruciales. Entre las más destacadas estuvieron las que hizo ante un remate que le sacó a Bishovets- que ya lo había vencido- y una espectacular salvada ante Vladimir Muntyan.

La resignación de Piot ante la goleada. El buen guardameta belga evitó que el marcador fuera mucho más escandaloso. (Foto: Pinterest) 

Piot continuó siendo figura durante la segunda mitad, en la que salvó su valla en más de una ocasión; pero la diferencia fue que Kavazashvil también se volvió fundamental en el marcador con atajadas claves. El partido estaba para cualquiera: Bélgica había tomado riesgos con un juego más vertical y Unión Soviética continuaba generando peligro de la mano del autor del primer tanto y el movedizo Vitali Khmelnitski.

En el minuto 57 estalló la furia soviética: primero mediante Khaki Asatiani, quien luego de dejar atrás a dos defensores rivales sacó un buen disparo para ampliar la ventaja. La selección dirigida por Raymond Goethals no tuvo tiempo para reaccionar, ya que Bishovets volvió a anotar tras un gran disparo, en el cual el arquero de les diaubles rouges nada pudo hacer para evitar la caída de su portería.

Bélgica, muy desesperada, intentó generar peligró con balones largos y algún invento de Wilfried van Moer, de buen partido; pero todo fue en vano porque el rival tenía controlados los hilos del partido con Asatiani y Muntyan en la mitad del campo. Cuando parecía que las cosas no podían ponerse peor, Khmelnitski anotó tras un cabezazo en el área y desvaneció por completo las esperanza de encontrar un milagro para los belgas.

Toda la potencia de Asatiani reflejada en su furioso disparo al arco belga. (Foto: Pinterest) 

Raoul Lambert consiguió el descuento, casi para la anécdota, en un partido que dejó como saldo una Bélgica muy diferente de la que hace unos días logró golear a El Salvador con un fútbol muy convincente. Por otro lado, la URSS eliminó todo tipo de dudas del estreno y con esta apabullante victoria tiene pie y medio en los cuartos de final de una Copa del Mundo que lo espera como importante protagonista.

Los Goles

Composición fotográfica: Víctor Sierra / DeChalaca.com
Fotos: Pinterest


Leer más...

La ficha del URSS 4 - Bélgica 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy