Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comRiver y Boca se enfrentan este 24 de noviembre en el Monumental de Núñez. No con el valor de una final de Libertadores, la paradoja indica que millonarios y xeneizes se vieron las caras una día como ese, pero en 1957. Hubo muchos goles, ¿acaso la historia se repetirá?

Aldo Ramírez | @ramireztello
Editor

Antes de lo que muchos pueden considerar el prólogo del fin del mundo, River y Boca se enfrentan en la final vuelta de la Copa Libertadores. En medio de la expectativa y las curiosidades que encierran la definición, hay que señalar que el caprichoso destino ya los puso frente a frente un 24 de noviembre. Claro, en un contexto completamente, pero sí muy entretenido por la cantidad de goles que se dieron.

Fue en 1957, por la Primera División de Argentina, en el marco de la fecha 25, el estadio Monumental de Núñez registró una recaudación de 337, 578 pesos. Los hombres destinados a combatir en este clásico fueron los siguientes: Amadeo Carrizo en el arco, Alfredo Pérez y Federico Vairo en la defensa; Oscar Mantegari, Néstor Rossi y Pascasio Sola en el medio; mientras que Miguel Ángel Rodríguez, Eliseo Prado, Norberto Menéndez, Ángel Labruna y Roberto Zárate para River.

Boca, por su parte, mandó el siguiente equipo al campo: Julio Musimessi en la portería; Luis Cardoso y José Marinovich en la defensa; Francisco Lombardo, Antonio Rattín y Eliseo Mouriño en la volante; dejando arriba a Herminio González, Osvaldo Biaggio, Amadeo Colángelo, Juan José Rodríguez y Alberto Ramón Cambiaso. Cuadro dirigido por Bernardo José Gandulla.

Las diferencias están en los números

Prado ensaya el remate, mientras Rattín lo presiona. (Foto: Facebook) 

Por un lado, Rivera era líder del certamen con 37 puntos, mientras que Boca ocupaba el quinto lugar con 27. Esto permitía pensar en la superioridad del conjunto millonarios. Y efectivamente, el pitazo inicial del inglés Ronald Lynch permitía sacar conclusiones muy rápido: bastaron segundos para que Menéndez ponga adelante a River. De hecho, su gol es el tercero más rápido en la historia del superclásico (en 2007 y 2013 lo superaron Pablo Ledesma y Manuel Lanzini, respectivamente).

Sin embargo, Biaggio lo empató a los 8'. Ante la reacción xeneize apareció la velocidad de Zárate para sacarse del camino a Cardoso, hacerle una huacha a Munimessi y establecer el 2-1 parcial. Fue tan meteórico el encuentro que a los 21' lo empató Juan José Rodríguez para Boca. Un 2-2 electrizante que no tenía mucho que ver con las cifras de los previos.

No obstante, en la segunda mitad aparecieron los galones de un equipo que terminaría ganando el campeonato con buena distancia sobre San Lorenzo, el escolta. Miguel Ángel Rodríguez puso el tercero a los 58'. Dos minutos más tarde fue nuevamente Zárate el que logró amagar a Lombardo y encargarse del cuarto tanto. Oportuno añadir que el gol del 'Mono' Zárate no fue uno más: se trató del gol 2,000 de River en el fútbol profesional. La alegría era absoluta para los millonarios.

El gol 2000 a cargo de Zárate. River aplastó a Boca. (Foto: Facebook) 

A los 70' apareció Miguel Ángel Rodríguez para conseguir de penal el quinto tanto y la goleada, pero para acortar distancias tuvo que llegar Biaggio. Más allá del resultado y la curiosidad de un superclásico jugado el 24 de noviembre, queda la sensación que el venidero River - Boca será distinto. Emociónese, amigo lector: será testigo de un hecho sin precedentes, la final entre dos eternos rivales que lucharán por la máxima consagración continental.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Facebook


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy