El paso de Sport Recife por la capital, en 1988, trajo consigo a un entrenador que, años más tarde, escribiría -a su estilo- su propia historia en el Perú: José Carlos Amaral.

 

Amaral: desde siempre, todo un personaje, acá degustando un platillo criollo (Recorte: diario La Crónica)Su llegada, más que la de su plantel, causó revuelo, sobre todo por el hecho de tratarse de un entrenador muy joven, carismático a la hora de tratar con los medios de comunicación y -por algún ventarrón del momento-, porque fue comparado físicamente con Juan Carlos Oblitas, su colega a quien debía enfrentarse en el match copero. Se trataba, pues, del primer arribo a nuestra capital de José Carlos Amaral, entrenador que, por ese entonces, contaba con 31 años y que, años más tarde, pasaría por un sinfín de equipos del fútbol peruano.

En sus primeras declaraciones a la prensa, el estratega brasileño, presentado como un notable profesor de Educación Física en su país, manifestó que recién se había hecho cargo del equipo en las últimas semanas, sucediendo al experimentado Antonio Lopes (a quien catalogó como "su maestro") y que su trayectoria a nivel de mayores era ínfima, dado de que nunca antes gozó con alguna oportunidad de dirigir en ese contexto.

Horas más tarde, ya establecido en el Hotel Sheraton, Amaral tuvo una conversación extensa con el diario La Crónica y, degustando un delicioso plato nacional, dio rienda suelta a una pintoresca charla, en la que, en el acto, se declaró un admirador empedernido del fútbol peruano, por su semejanza al de su país, además de resaltar a ‘Perico’ León, Roberto Chale, Teófilo Cubillas y Julio César Uribe como sus máximos exponentes. Sin embargo, cuando se le preguntó por la ‘U’, su primer rival (luego se mediría ante Alianza Lima), afirmó conocer solo las individualidades de Luis Reyna y Eduardo Rey Muñoz, mientras que de Juan Carlos Oblitas dijo tener conocimiento de sus antecedentes como jugador, más no como entrenador de fútbol.

Ese fue el primer contacto de José Carlos Amaral con un medio peruano. No se sabe si quedó prendido con el país o que, por cosas del Orinoco, a inicios de los noventa arribó nuevamente a suelo local, pero esta vez para quedarse por un buen tiempo. Primero se instaló en Alianza Lima y, luego, cual estrella fugaz, se paseó por Defensor Lima, Municipal, Sipesa, Cristal, Boys, Torino y Aurich-Cañaña. Y claro, por las cámaras de televisión, a las que siempre atendió con amplia verborrea y especial énfasis, además de dedicarse a ser comentarista en América Televisión. Sin duda, un personaje mediático.

Recorte: diario La Crónica

Comentarios (2)add
...
escrito por César , abril 28, 2010
También dirigió a BOLOGNESI en la Copa Perú
...
escrito por victor reyes avalos , septiembre 11, 2010
jose carelos no era un neofito ers mas campeno con alianza por si no lo saben i en la ligilla se perdio con melgar 2 veses que siemppre a sido lña sombra de alianza pero lo q estabamos en ese tiempo sabiamos que era buen tecnico o aga una encuesta de lo que trabajaban con el
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy