El brillo que exhibió Santos en Chiclayo no estuvo en su fútbol, sino en su forma de encarar al Aurich a lo largo del partido.

 

Sin distinción de calidad o fama, lo de Santos irradia lucidez por su forma de encarar cada partido sin tomar en cuenta el nombre del rival (Foto: Reuters)Si algo mostró Santos en Chiclayo es su categoría para jugar al fútbol. Ante Aurich, el Peixe afrontó un encuentro que, a fin de cuentas, no le resultó tan complicado como pudieron pensar tras el gol de Luis Tejada. Sin mayor presión por verse abajo en el score, el equipo brasileño fue remando con calma hasta llegar a la orilla del área chiclayana, zona desde la cual lograron los dos goles con que le dieron vuelta al resultado antes de culminar la primera mitad.

Esa capacidad para hacer efectivo su juego es lo que más destacó de Santos en el Elías Aguirre, lo mismo que su respeto por el rival en todo momento. El saberse superior no alteró la forma de ser de la visita, que no hizo alarde de sus cualidades frente al adversario caído. Dentro de las lecciones que se pueden sacar en momentos así, la humildad del vencedor es algo que se debe tomar como ejemplo, tal como Neymar lo hizo durante los noventa minutos en los que los lujos y fintas sin sentido no se hicieron presente.

Foto: Reuters

Comentarios (1)add
...
escrito por angel , marzo 15, 2012
hubo una bicicleta aérea que sí fue innecesaria -creo.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy