Foto: Prensa Boca JuniorsLa constelación de figuras de mediocampo hacia adelante de Boca Juniors se repartió por igual protagonismos en el Defensores del Chaco. Con algunos sobresaltos promovidos por la terquedad del 'Tacuara' Cardozo pero con suma solvencia, el cuadro xeneize venció 2-4 a Libertad y se instaló en cuartos de final.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

LA DUPLA DE REGRESO. Se los extrañó y bastante, porque más que un par de partidos dubitativos por la Superliga, lo de Boca Juniors durante los nueve meses en que no pudo ver juntos a Cristian Pavón y Darío Benedetto fue dar espacio a la polémica. Pasa cuando tu nómina es amplia y los indiscutibles, pocos. Sin ser Guillermo y Palermo, lo de 'Kichán' y el 'Pipa' había empezado a dejar huella en La Ribera -sobre todo en 2017- y por eso la lesión del segundo acabó golpeando indirectamente al primero, confundido con los debates en torno de su utilización como falso '9' en la selección argentina. Juntos, brillan, como en el primer gol en el arco de Rodrigo Muñoz; y esta vez fue Benedetto el que marcó los tiempos y dio la asistencia, apenas con 19 minutos en el campo después de su reaparición. Pavón cobró y así Boca empató un partido que nunca dejó, más allá del gol inicial en contra, que se le complicara.

EL PACTO ES CON EL GOL. De Mauro Zárate se ha dicho de todo en este mercado invernal argentino, desde criticarlo por su supuesto juramento de lealtad a Vélez y luego por su aparente deslealtad, hasta decirse que en Boca Juniors juega solamente porque existe un pacto de titularidad implícito -o explícito- en su vínculo con el club. Lo cierto es que si Zárate necesitaba demostrar algo con la azul y oro, comenzó a hacerlo en la noche de Sajonia: primero con el espléndido sombrerito con que dio el pase para que Benedetto y Pavón comenzaran su combinación en el primer tanto, y luego con su aparición desde atrás, a modo de '9' pero sin serlo en esta ocasión, para empujarla al fondo del arco de Libertad y permitir al cuadro xeneize voltear el partido.

TE VES IGUALITO. Pero si de telenovelas se trata en La Boca, ninguna en los últimos tiempos como la de Carlos Tévez, de quien hasta un estornudo admite todas las interpretaciones posibles. Por eso, si algo necesitaba con urgencia el 'Apache' -más por él mismo que por los de afuera- era reencontrarse con el gol y el buen rendimiento. Lo primero, por lo menos, comenzó a saldarlo rápido: saltó al campo a los 58' y menos de 20 minutos después ya estaba allí, con los brazos extendidos y corriendo para celebrar después de haber empujado junto al segundo palo un balón que Leonardo Jara -villano en el primer tiempo por haber cometido el torpe penal que permitió el empate local- había forzado en dirección al área gumarela.

Cristian Pavón también anotó en el triunfo de Boca sobre Libertad. (Foto: Prensa Boca Juniors) 

HAY MUCHA BANCA Y HAY MÁS CANCHA. En esta teoría de la abundancia que resulta de explicar a Boca de mediocampo hacia delante, no sorprende que entre los suplentes queden nombres como los de Nahitán Nández y Edwin Cardona. Ambos saltaron al campo con trascendencia: el uruguayo desbordó para forzar el penal que el colombiano, con su sutil estilo, transformó en el cuarto y definitivo tanto xeneize. Y tienen por qué, dado que entre tanto nombre rutilante cada minuto que hay para rodar en esa zona es valioso a fin de encontrar un espacio en la lista que Guillermo Barros Schelotto decida emplear en el siguiente partido. Por supuesto, toda esa santabárbara tiene un soporte triple: Wilmar Barrios, Fernando Gago y Pablo Pérez son los inamovibles y esta vez los dos primeros, sobre todo, estuvieron aplicados para ese pase necesario a fin de hacer el cambio de frente y marcarle los tiempos a un Libertad impetuoso, pero nervioso.

LA VALIENTE OPOSICIÓN. A todo lo expuesto, el 'Gumarelo' opuso carácter y también experiencia. La de Óscar Cardozo para rematar con el alma y buscar el imposible con la ventaja y para resolver el penal a favor con categoría. La de Fredy Bareiro para el pase sensato, para ese centro atrevido en búsqueda de un nuevo 'Tacuarazo'. La de Egidio Arévalo Ríos como mariscal incombustible, como último rematador cuando las piernas a los demás no les alcanzan para llegar a asustar el arco de Esteban Andrada, como ocurrió en el segundo tiempo. La de Salustiano Candia para, con sus 35 junios, hacer lo indecible por marcarle el paso al veinteañero Pavón. Pero claro: los calendarios son la variable negativa de esa ecuación. El 2-4 acabó siendo digno para Libertad, más allá de la decisión dirigencial de jugar en el Defensores del Chaco habiendo podido hacerlo en el Nicolás Leoz; por lo menos, en la cancha sí hubo más deseos -y solo eso- de lograr la épica.

Fotos: Prensa Boca Juniors


Leer más...

La ficha del Libertad 2 - Boca 4

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy