Foto: AFPDefensa y Justicia, en lucimiento de una inesperada faceta pragmática de su DT Sebastián Beccacece, fue a buscar el resultado a Quito y lo consiguió. El 1-1 decoró un parejo duelo de equipos sensación frente a un intenso Independiente del Valle.
Félix Arias Schreiber | @totoasch
Redactor

El Grupo A de la presente edición de la Libertadores ha sido catalogado por muchos como el de la muerte. Y no es para menos: en él se enfrentan Palmeiras, vigente campeón de la Copa; Defensa y Justicia, que acaba de ganar la Recopa Sudamericana hace unos días; e Independiente del Valle que, al igual que los de Varela, ha campeonado la Sudamericana hace un par de años. Completa el paquete un alicaído Universitario, del cual poco se espera.

El partido disputado en el Rodrigo Paz Delgado, casa de la Liga Universitaria de Quito, suscitaba interés en su hora previa. No solo por la magnitud y la jerarquía de los cuadros enfrentados, sino por la similitud de ellos. Tanto Independiente del Valle en Ecuador como Defensa y Justicia en Argentina son cuadros que, a nivel nacional, no tienen renombre ni integran la lista de los históricamente poderosos, y más aún si se tiene en cuenta que el ascenso del equipo de Florencio Varela se produjo tras una veloz escalada de categorías hasta lograr conformar parte de la división de honor de su país. Sin embargo, la tan rechazada apuesta por el trabajo a largo plazo, el respeto a un modelo de juego y el crecimiento institucional han situado a los de Renato Paiva y Sebastián Beccacece en lo alto del continente con un título internacional para el 'Negriazul' y dos para el 'Halcón'. Además, ambos son equipos que optan mucho por el juego de alta presión, y suman a esta intensidad un buen funcionamiento para el juego asociativo.

Lejos de tal propuesta típica, Beccacece mostró una faceta desconocida en él: alineó un 5-4-1 en el cual se priorizó el orden defensivo para beneficiarse de los espacios cedidos por los rayados. Los de Paiva, a su vez, alinearon con un común 3-5-2, con Cristian Ortiz como referente en el medio. Pese a ser tachado como fundamentalista y purista en su teoría, el desapegarse de sus convicciones le sirvió al pelilargo entrenador: en el amanecer del partido, un contragolpe que encontró mal parada a la defensa matagigante fue aprovechado por Carlos Rotondi, quien definió de zurda en el uno contra uno y adelantó a la visita.

xxxxx. (Foto: AFP)

Los locales no se dejaron intimidar por el sorpresivo gol argentino y continuaron bajo su esquema habitual. Pronto, antes de la media hora, el destacado José Hurtado incursionó por izquierda y sacó un centro que encontró la cabeza de Cristian Ortiz, quien decretó el empate en Quito. El partido, con el 1-1 puesto, mantuvo la misma dinámica: Los de Sangolquí atacaban y los visitantes apelaban al conservadurismo.

En el complemento, los de Paiva empezaron a rematar de larga distancia en busca de recursos sorpresa ante la férrea línea de cinco o, mejor dicho, el bloque replegado de Defensa. Haciendo honor al nombre de su institución, la sólida defensa del equipo de camiseta auriverde repelía los ataques negriazules con un destacado Adonis Frías y el siempre salvador Ezequiel Unsain en el arco. Vale añadir que Brian Montenegro, si bien luce integrado a la elaboración de juego de su equipo, falló tres opciones claras favorables a Independiente del Valle.

Así, sin la tenencia del esférico pero a la vez sin sufrimiento, Defensa y Justicia sacó un valioso empate gracias a la lectura de Beccacece. Sin duda, un grupo tan parejo no da espacio a predicción lógica alguna; habrá que dejar que el fútbol cuente el resto del relato.

Los Goles

Las Fotos

Fotos: Prensa Conmebol; AFP


Leer más...

La ficha del Independiente del Valle 1 - Defensa y Justicia 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy