Foto: AFPA pesar de no haber tenido actividad local ni internacional en los últimos 190 días, River se paró con convicción y seguridad en el 'Morumbí' y dominó a Sao Paulo. El equipo de Marcelo Gallardo absorbió a su rival e hizo todo lo más difícil, pero de manera increíble cometió dos autogoles que explicaron el 2-2.
Larry Jalk | @LarryJalk
Redactor

El prometedor ritmo inicial de River Plate luego de seis meses de para futbolística se sostuvo en tres nombres claves: Matías Suárez, Julián Álvarez y Rafael Santos Borré configuraron en ataque un dolor de cabeza para la defensa de Sao Paulo. Pase filtrado al espacio y centro por el ras a alguno de los delanteros: ese fue el libreto con el que el equipo de Marcelo Gallardo le mostró a toda América que cuando el guion está aprendido no hay para que impida que se despliegue buen fútbol, por prolongada que ella sea. Ni el autogol de Enzo Pérez hizo variar el patrón, y menos el de Fabrizio Angileri, encajado ya en la recta final del partido. Desatenciones que costaron un empate que, igual, no es mal resultado ante un rival sorprendido por la tromba que claramente no esperaba encontrarse.

La Pizarra: Cuando sobra gente

Sao Paulo: Fernando Diniz mandó al campo un 4-1-4-1, con la volante poblada para intentar hacer daño, aunque tal abundancia no le ofreció respuestas por sí sola. Pablo Felipe fue el único delantero; atrás de él se desplegaron Hernanes, Igor Gomes, Gabriel y Vítor Bueno, cuatro volantes que no encontraron mucha claridad, excepto el primero, quien con su buena pegada desde fuera del área causó algún daño  Tché Tché, ubicado como ancla, pasó por momentos muy malos por el envión que tuvo River. Los cambios fueron hombre por hombre, sin buscarse cambiar el esquema táctico que diera otra cara.

River: Marcelo Gallardo empleó un 4-1-2-3 bastante ofensivo, con la idea clara de presionar la salida rival y dejar en la primera línea a Enzo Pérez, solo por momentos y en otros con la compañía de Nacho Fernández. Arriba, Julián Álvarez, Rafael Santos Borré y el propio Nicolás de la Cruz quedaron sueltos. Con presión alta y juego rápido, la posesión del balón sirvió como herramienta para generar juego y así se encontró el 1-1 parcial. Sobre el final, el 'Muñeco' no quiso arriesgar y mandó a Leo Ponzio para ayudar a Pérez en la marcación, así como a Jorge Carrascal para mantener el control del esférico.

El Capo: Como si nada pasara

Enzo Pérez, una vez más, impuso su jerarquía, incluso ante un rival de similar bagaje como Hernanes. (Foto: AFP) 

La edad influye negativamente en el ritmo del fútbol pospandemia, pero al parecer con Enzo Pérez ocurre lo inverso. El volante hizo un partido bueno, correcto y seguro. La experiencia del exseleccionado argentino hizo que no solo recuperara balones, sino también que por momentos fuera parte del juego en ataque. Su despliegue dejó la impresión de que hubiera estado jugando todos los fines de semana.

Kazuki Ito: Lo relevante del caso

Esteban Ostojich tuvo una buena presentación. Como es costumbre, cuando el partido no entra en polémicas y el desarrollo del partido no es tan trabado, el desempeño del árbitro termina pasando desparecibido. El uruguayo y sus asistentes se encargaron de ello y así un partido que pintaba caliente acabó siendo muy controlable.

Los Goles

Las Fotos

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Sao Paulo 2 - River Plate 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy