Composición fotográfica: Junior Chuquillanqui /DeChalaca.comLa selección argentina disputará su octava Copa América en busca de revalidar el ya lejano título conseguido en 1993. La obligación ha crecido para el equipo de Martino, pues llega con el plantel completo ante otros disminuidos, como el de su clásico rival Brasil

 

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

Cuatro subcampeonatos en menos de 10 años son una mochila pesadísima para la selección argentina. Esta carga que ha crecido con los años recae en el equipo de Gerardo Martino. Con su plantel completo, aunque con su máxima figura Lionel Messi desconcentrado por temas extrafutbolísticos, es el primer candidato a llevarse el título de la Copa América Centenario.

El técnico: Gerardo Martino

Comenzó su carrera como entrenador en 1998 frente a Almirante Brown y Platense, donde se quedó hasta el año siguiente. En el nuevo milenio, Martino tomó las riendas de Instituto de Córdoba y ese sería su último equipo en su primer tramo local. En 2002, el ‘Tata’ llegó a Libertad de Paraguay, donde consiguió tres títulos locales hasta el 2003, cuando pasó a Cerro Porteño, equipo con el que también consiguió campeonatos paraguayos (Apertura y Clausura del 2004). En 2005, Martino regresó a Argentina para dirigir a Colón, pero los malos resultados hicieron que vuelva el mismo año a Paraguay para retomar su éxito en Libertad con dos títulos (Apertura y Clausura del 2006). Con todo este importante respaldo, Martino fue designado para ser el técnico de la selección paraguaya, con la que llegó a una final de la Copa América 2011 y hasta Cuartos de final del Mundial 2014. El ‘Tata’ culminó su paso por paraguay tras la Copa América y regresó al club del que fue ídolo como futbolista, Newell’s. Allí ganó un título en 2013. Luego dio el paso gigantesco hacia Barcelona. Con los blaugranas tuvo un gran inicio de temporada, pero solo se llevó una Supercopa de España en el verano europeo.

La propuesta

Gerardo Martino ha regulado la propuesta argentina entre el ataque y la defensa. No requiere de una posesión sostenida para hacer daño, pero sí de que pase por sus jugadores claves en el cambio de ritmo: Ángel Di María y Lionel Messi. El ‘Tata’ ha compuesto un equipo balanceado y le ha dado importancia al mediocampo en la elaboración con la inclusión de Éver Banega.

El pentágono


Ataque: Todo el peso. (Calificación: 5 estrellas)

En el frente de ataque más adelantado tiene a Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero, luego están Lionel Messi, Ángel Di María, Ezequiel Lavezzi, Erik Lamela, Javier Pastore y Éver Banega. Ese es el poderío de Argentina, no hace falta mencionar la jerarquía de cada jugador. El reto para Martino es conjugarlos en un buen circuito ofensivo que los potencie. La gran deuda de anteriores técnicos del bicampeón del mundo.

Defensa: Estilo con garantía. (Calificación: 4 estrellas)

En el contexto actual, Nicolás Otamendi y Ramiro Funes Mori son dos centrales que dan garantías en defensa. Tienen un juego aéreo óptimo, son veloces en los cierres y bastante agresivos en la marca individual. Luego, Gabriel Mercado y Marcos Rojo serán los laterales, frente a la ausencia de Pablo Zabaleta en la banda derecha. En el mediocampo, Argentina goza de mediocampistas con mucho despliegue y habilidad para la marca: Javier Mascherano, Matías Kranevitter y Augusto Fernández.

Experiencia: Zonas claves. (Calificación: 4 estrellas)

Sergio Romero, Mariano Andújar, Augusto Fernández, Marcos Rojo, Javier Mascherano, Sergio Agüero, Ángel Di María, Ezequiel Lavezzi, Gonzalo Higuaín y Lionel Messi repiten como tras la Copa del Mundo 2014. Una columna que tiene a 8 jugadores titulares. En Argentina, pues, el nivel sostenido de sus figuras ha alimentado una base durante el último lustro. Son futbolistas en alta competencia que no deberían sufrir en la jerarquía de la Copa América.

Recambios: Abundancia (Calificación: 5 estrellas)

AMartino debe romper una pésima racha de 23 años sin una Copa América. (Foto: goal.com)rgentina tiene un nutrido banco de suplentes que puede mantener el nivel del equipo. En defensa, Facundo Roncaglia y Jonathan Maidana. En el mediocampo, Augusto Fernández, Javier Pastore, Erik Lamela y Nicolás Gaitán. Todos los mencionados en equipos que son favoritos en importantes ligas europeas.

Juego colectivo: Que sí, que no. (Calificación: 4 estrellas)

Tener muchas figuras puede ser una herramienta a favor o en contra para un técnico. No solo por los egos que se conjugan en la interna y pueden crear conflictos -en Argentina no parece suceder ello- sino por la seducción de poner lo mejor del plantel en contra de un balance colectivo. Argentina parece acercarse a lo segundo ante equipos débiles, pero cuando se complica no consigue tener el equilibrio que una selección de su jerarquía debería tener.

El diagnóstico

El duelo clave de Argentina será contra Chile. De ganarlo, no debería complicar sus chances de clasificar en el primer lugar del Grupo D, pues frente a Bolivia y Panamá debería puntuar, en el peor de los casos, 4 puntos. Dependerá de los rivales que le toque en el camino a esta selección que goza con los débiles y sufra con los que puedan neutralizar a sus figuras.

Composición fotográfica: Junior Chuquillanqui / DeChalaca.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy