Foto: AFPEl Dortmund sacó oro de su visita al Sánchez-Pizjuán: un 2-3 que encamina una nueva presencia de los schwarzgelben en cuartos. En un juego de dominio alternado, la letalidad del noruego Håland golpeó duramente al Sevilla.
Félix Arias Schreiber | @totoasch
Redactor

El primer choque entre Sevilla FC y Borussia Dortmund que no tenía lugar en una instancia inicial de torneos europeos tuvo un comienzo inesperado: los buenos minutos de arranque del cuadro aurinegro se vieron rápidamente apagados por el madrugador gol de Suso. Esto permitió al elenco de Nervión -que frente a rivales menores llevaba siete victorias consecutivas sin encajar un gol en propia puerta- afianzarse en una dinámica que perduró durante la primera mitad. El bloque andaluz intentaba profundizar en área alemana mediante la tenencia del balón y las triangulaciones de sus medios, principalmente acompañadas por las subidas en ataque por derecha con Jesús Navas.

Sin embargo, la fórmula de Julen Lopetegui le cayó de maravilla al Dortmund. Edin Terzić ordenó a los suyos a replegarse y adoptar una postura contragolpista que pudiera encontrar en la velocidad de sus extremos (Jadon Sancho y Marcos Reus) el complemento perfecto para Erling Haaland. Dicho y hecho: un remate formidable de Mahmoud Dahoud y dos transiciones rápidas finalizadas por el Erling Håland bastaron para sellar la primera mitad con un 1-3 a favor de die schwarzgelben.

El replanteo para la segunda mitad fue escaso: apenas Nemanja Cudelj por Ivan Rakitic y a la cancha con el mismo 4-3-3 sevillista y el 4-3-2-1 tremoniense. Los andaluces se hicieron de la pelota, pero frente al correcto bloque de Mats Hummels y compañía poco podían hacer. Fue entonces cuando Lopetegui decidió apostar por el peso ofensivo, al lanzar al campo en simultáneo a Munir El Haddadi, Oliver Torres y Luuk de Jong. El ingreso de los tres no solo intensificó la generación de oportunidades blanquirrojas, sino que -por consecuencia- disminuyó las arremetidas de contra que eran una constante en la visita.

Sancho es otra de las almas del Dortmund. Aquí domina el esférico por delante de Jordán. (Foto: AFP)

Así, el Sevilla atacaba y atacaba sin encontrar una chance, con una presión intensa que complicó la elaboración del Dortmund hasta que a 5' del final, un centro de pelota parada que sobrevoló la dispersa muchedumbre de jugadores encontró el botín derecho de De Jong, quien acortó las distancias. Luego de tensos minutos finales donde primó el nerviosismo y la intrascendencia, Danny Makkelie pitó el final del partido y otorgó al cuadro del Ruhr la victoria por 2-3. El réferi neerlandés decidió bien al no sancionar un supuesto penal sobre De Jong, aunque no pudo evitar los conatos de bronca del final del cotejo.

Sevilla, cuya tradición indica que en torneos internacionales rinde mejor que en su liga local -siete títulos continentales (récord con seis Ligas de Europa) contra una sola Liga Española en 1946- tuvo la mala suerte de enfrentar al poderío ofensivo de Håland. Y es que así como Kylian Mbappé en el PSG, el espigado delantero noruego sigue demostrando -reafirmando- la jerarquía que mantiene dentro del área, traducida en 17 goles en 13 partidos de Champions y un récord histórico. Este doblete lo configuró como el mejor jugador del partido: un atacante fregador, de mucha fuerza física y velocidad y que, sin embargo, no mantiene la torpeza que se  suele atribuir a los delanteros de su perfil.

Håland es, pues, junto a Sancho y Reus, el gran responsable de la propuesta del Dortmund. Partidos como este en los cuales el protagonismo corresponde al rival así lo demuestran. Y si bien nada está dicho en la vida, y menos en un deporte como este en que los analistas y los expertos quedan en constante offside debido a la impredectibilidad del balón, la zurda del noruego es el atributo que define a su equipo como el claro favorito para avanzar en esta llave.

El vuelo de Håland al gol es una de esas travesías irrefrenables por estos tiempos. (Foto: AFP)

En esta línea, Lopetegui tendrá que trabajar en la ida al frente de sus dirigidos, quienes fueron superiores solo a partir de una tardía reacción y en realidad cuando la visita no necesitaba serlo, pues le bastaba con adoptar un rol conservador y aguantar. Además, la preocupantemente escasa generación de chances en la primera mitad y lo descompensado del bloque sevillista hace pensar que se asistirá a una vuelta con goles; y que si Håland así lo desea, probablemente sean de su firma.

Los Goles

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Sevilla 2 - Dortmund 3

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy