Foto: UEFAEn un partido discreto, Real Madrid venció a domicilio a Atalanta por 0-1 merced a un agónico golazo de Mendy. El disminuido cuadro de Zinédine Zidane se vio favorecido por la muy cuestionable expulsión temprana de Freuler en filas bergamascas.
Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

Es el cuadro más ganador de la Champions League; es el único club en levantar este trofeo en tres ocasiones seguidas desde que el torneo cambió de nombre en 1992 y cinco veces consecutivas cuando se llamaba Copa de Europa. Pese a todo esto, el Real Madrid no era favorito en su visita a la Atalanta en Bérgamo. ¿La razón? El cuadro merengue llegaba con nueve bajas sensibles por lesión, lo que lo forzó a repletar el banco de suplentes de jugadores jóvenes con poca -o nula- experiencia en lides europeas.

Además, el cuadro de Zinédine Zidane tenía al frente a uno de los equipos sensación del momento: los orobici dejaron una grata impresión en la última edición del torneo y marchan cuartos en la Serie A, solo detrás de los poderosos Inter, Milan y Juventus. ¿Cómo consiguió entonces el Madrid salir airoso? La gran victoria merengue se puede resumir en tres grandes aspectos.

El primero, sin duda alguna, fue sacar los galones y mostrárselos a un rival que lo enfrentaba por primera vez. Si bien los primeros minutos fueron algo complicados, los de Zidane supieron cortar los pocos intentos del local cuando este estuvo con once hombres. Los experimentados Toni Kroos, Rapahel Varane y Casemiro asumieron el liderazgo del equipo y, pese a no brillar, hicieron lo justo y necesario -cada uno en su puesto- para que el Madrid no pasara apuros. El resto del equipo se apoyó en esa base experimentada para hacer frente a las ya acostumbradas variantes de Gian Piero Gasperini.

Mendy grita su golazo a todo pulmón. El francés fue la pieza fundamental para el triunfo madridista en Bérgamo. (Foto: UEFA) 

El segundo argumento del cuadro madridista fue hacer un partido inteligente. La tranquilidad que Zidane transmitió durante los 90' evidenció que el técnico francés era consciente de que la llave duraba 180' y que lo más importante de su aventura en Bérgamo era mantener el cero en su arco. El equipo de 'Zizou' se mostró solidario y supo controlar las embestidas rivales las pocas veces que estas se dieron. Por izquierda, Ferland Mendy fue el jugador que intentó hacer algo distinto: cerró bien su zona, en la que neutralizó a Joakim Maehle, y no tuvo problemas para sumarse al ataque cada vez que pudo.

El lateral francés estuvo siempre respaldado por una pareja de centrales que controló -mientras estuvo en el campo- a la dupla colombiana formada por Duván Zapata y Luis Fernando Muriel. En el mediocampo Luka Modric, Casemiro y Kroos mostraron su jerarquía y supieron hacer frente a una contención rival que se vio considerablemente disminuida con la expulsión de Remo Freuler. Si bien el balance indica que el encuentro fue parejo, la zona en la que más paridad hubo fue la ofensiva.

Por necesidad o no, Zidane optó por jugar con Isco como falso '9', acompañado por Marco Asencio por derecha y Lucas Vázquez por izquierda. Lamentablemente para los intereses madridistas, lo que ofreció este tridente fue poco. El peligro que llevaron tanto juntos como separados fue nulo y por ello no sorprendió que los tres fueran cambiados. El punto a favor de los mencionados radicó en que cumplieron una labor defensiva importante y no dudaron en retroceder varios metros para apoyar en la marca.

La expulsión de Freuler por parte del juez alemán Stieler distorsionó irreparablemente el planteamiento de la Atalanta. (Foto: UEFA)

Por el lado de la Atalanta, Duván Zapata no pasó de uno que otro desborde por el sector izquierdo. Lamentablemente al delantero colombiano le faltó tiempo sobre el campo para hacer sentir su presencia goleadora, pues salió lesionado a la media hora. La salida del '91' negriazul influyó en que su compatriota Muriel no hiciera un buen partido: lució muy solo y, al quedar la Atalanta en inferioridad numérica, pasó a ser el gran sacrificado, pues debió pelear él solo contra Varane y Nacho, quienes conformaban la solvente zaga central merengue.

Pero sin dudas, otro factor muy importante para la victoria del Madrid fue la actuación del réferi alemán Tobias Stieler. El árbitro fue el protagonista del encuentro pues cuando apenas transcurrían 18' expulsó con total exageración al suizo Freuler tras una falta de este sobre Mendy. Jugar con un hombre menos desde temprano y con un equipo que aún no se había afianzado sobre el campo fue fatal para las aspiraciones locales.

El golpe a la Atalanta fue duro y nunca supo sobreponerse. Por suerte, el juez alemán no midió con la misma vara todas las infracciones, pues de haberlo hecho tranquilamente se habría roto un récord de expulsiones. Así, con un rival adormilado y con pocas variantes, era de esperarse que el cero en el marcador se rompiera con un gol de otro partido. Un derechazo colocado de Mendy desde fuera del área bastó para que el Madrid saliera victorioso por sexta vez consecutiva de canchas italianas, y que así esté encaminado a seguir avanzado más allá de sus propias dudas.

El Gol

Fotos: UEFA


Leer más...

La ficha del Atalanta 0 - Real Madrid 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy