Foto: UEFAManchester City venció 2-3 a Schalke 04 en un partido que a poco del final estaba perdiendo. El golazo de Leroy Sané, los inconvenientes con el VAR y los errores de uno y otro fueron postales de un partido que tuvo de todo.

    David Sánchez | @dacvalin
    Redactor

El Capo: El que tenía la cura

Leroy Sané no necesitó jugar todo el partido para demostrar su valía. El atacante alemán, con contados minutos en el campo, le empezó a cambiar la cara al partido anotando el gol del empate, que de inmediato se transformó en triunfo para Manchester City.

La Pizarra: Defender y atacar

Con una consigna de mantener más el cero que buscar el gol, Schalke 04 jugó con un 5-3-2 en el que, como era de esperarse, trabajó más en defensa. En un plantel menos rico en nombres que la visita, destacaron la infalibilidad de Nabil Bentaleb en los penales y los intentos de Mark Uth, además de Weston McKennie en el medio. Lamentablemente para ellos, sus errores atrás impidieron que sacara un buen resultado.

Manchester City se plantó con un clásico 4-3-3. Con el estandarte habitual de la posesión empezó a acorralar a su rival con una interesante sociedad entre David Silva y Sergio Agüero, a la que Raheem Sterling también sumaba. Tras la expulsión de Nicolás Otamendi tuvo que ingresar Vincent Kompany, pero ningún ingreso fue tan oportuno como el de Leroy Sané.

La Joyita: A cuerpo de Leroy

Sané le pega al balón y es un golazo. Un empate parcial que encaminaba a la hazaña del Manchester United. (Foto: UEFA) 

El 2-2 llegó con un soberbio tiro libre de Leroy Sané: el alemán mandó un zurdazo y Ralf Fährmann voló en vano. Sin embargo, pese al tremendo gol que anotó, el atacante prefirió no celebrarlo: su exequipo había sido la victima.

El Extraviado: Terminó en otra

La tarea de remontar parecía complicarse con la expulsión de Nicolás Otamendi. El argentino derribó a Guido Burgstaller y se marchó tras acumular su segunda amarilla: la primera había sido por cometer el penal que significó el empate parcial -interceptó un remate con el brazo derecho-.

La Calamidad: Siestas fatales

Una pésima salida de Schalke 04 derivó en la ventaja visitante. Salif Sané recibió de Fährmann, pero David Silva le ganó el vivo y cedió para un Agüero que simplemente definió a placer. Una situación similar se vio en la jugada del 2-3: la defensa de Schalke vaciló ante un saque largo de Ederson y Sterling tomó el balón para convertir el tanto del triunfo.

La Cancha: En todos lados...

Sucedió lo que cualquiera podía imaginar: la jerarquía del City ante un Schalke combativo. (Foto: UEFA) 

La afición en el Veltins Arena (54,417 espectadores en total, según el reporte oficial) estuvo a la altura de un partido de octavos de final de la Champions. Empero, no se podía decir lo mismo del campo: se había formado una especie de surcos, lo que le dio no muy buen aspecto que pudiera decirse.

La del VAR: En ustedes confío

En las jugadas dudosas generalmente el árbitro central recurre al VAR para dar su decisión final. Sin embargo, este no fue el caso de Carlos del Cerro Grande: al estar el monitor inoperativo, el español escuchó atentamente a los encargados del VAR para sancionar el penal de Otamendi. El juez tuvo que dar explicaciones a ambos capitanes y se perdieron varios minutos.

Kazuki Ito: En la mira

Carlos del Cerro Grande no solo tuvo que afrontar un reclamo. Schalke lo hizo por una presunta falta cometida minutos antes del 0-1; y además del brazo de Otamendi, sancionó el segundo penal tras una falta de Fernandinho. Eso sí, las dos amarillas a Otamendi estuvieron bien mostradas.

Los Goles

Fotos: UEFA


Leer más...

La ficha del Schalke 2 - Manchester City 3

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy