Foto: AFPTottenham derrotó 1-0 al Manchester City en un partido de muchos roces y pocas chances claras. Hugo Lloris le atajó un penal a Sergio Agüero y los toffees lograron estrenar su nuevo estadio en Champions League con un pícaro gol de Heung-Ming Son que no cierra la llave, pero la pinta de blanco.
    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

El Capo: Arco del triunfo

El campeón del mundo Hugo Lloris fue el destacado de la noche londinense al mantener su valla a cero a toda costa. El francés brilló en el penal atajado a Sergio Agüero, el tercero consecutivo tras detener dos en la Premier League. Además detuvo un fuerte disparo de Raheem Sterling, quien esta vez estuvo desconectado del juego.

La Pizarra: Asegurar y no probar

Mauricio Pochettino mandó un 4-2-3-1 bastante ofensivo y casi de memoria, con Kieran Trippier y Danny Rose con bastante presencia en cancha rival. La salida de Harry Kane sorprendentemente cambió la actitud local, pues Lucas Moura se soltó más para reducir espacios y -tras el gol- Víctor Wanyama aseguró la marca para mantener el cero.

Por su parte, Josep Guardiola sorprendió: lanzó un 4-3-3 con la ausencia por lesión de Bernardo Silva y dejó a John Stones, Leroy Sané y Kevin De Bruyne en la banca, quién sabe si pensando en la Premier. Quienes sí iniciaron acciones fueron Nicolás Otamendi en la zaga, Fabian Delph a la izquierda y Raheem Sterling con perfil cambiado. Por un momento, Éderson se sintió y casi hace su debut Arijanet Muric: el kosovar no se ha estrenado ni en Premier League y apenas ha jugado EFL Cup -cabe recordar que Claudio Bravo está lesionado-.

La Clave: Mundo paralelo

A dos manos, Lloris, el golero campeón del mundo, le tapó el penal a Agüero. (Foto: Prensa Tottenham) 

Si Agüero marcaba el penal, el partido habría cambiado totalmente, pues con la velocidad conjunta de Raheem Sterling y Riyad Mahrez el City seguramente habría aumentado el marcador y potencialmente liquidado la eliminatoria. Lloris cambió la historia y el argentino seguirá lamentándose.

La del VAR: Rey sin corona

Un par del City tuvo que haberse ido expulsado. Primero Fernandinho, quen agredió a Kane delante de Bjorn Kuipers; hasta tres veces golpeó al ariete inglés. Sin embargo, hubo una más complicada: Fabian Delph le dejó la pierna al mismo Kane y terminó lesionándolo, pero no fue ni amarilla.

El Atajadón: Arco sin triunfo

Si bien Lloris fue la figura del partido, lo de Éderson tampoco fue para minimizar. El brasileño le atajó un remate potente a Danny Rose con gran reacción para botar el balón al costado.

La Joyita: Los agarró de Son-sos 

El grito de Son junto a todos los 'Spurs' quedará en la historia del nuevo estadio para 62,062 espectadores inaugurado en el lugar donde se erigía el viejo White Hart Lane. (Foto: Prensa Tottenham) 

El único gol del encuentro fue picardía pura del surcoreano Heun-Ming Son. Ante un buen pase de Christian Eriksen, parecía que el balón había salido -luego el VAR confimó que no-; Son amagó y aprovechó las protestas citizens para liquidar a Éderson. Pasa en las mejores familias.

La Cancha: Casa nueva

El local pudo estrenar su nueva casa, el Tottenham Hotspurs Stadium, en el nivel europeo. El heredero de White Hart Lane es un espectáculo de modernidad situado en el centro de Londres y se vistió de gala para la victoria, con un mosaico que nombra el lema de los Spurs: To Dare To Do, que reta al equipo a atreverse a lograr sus objetivos.

Kazuki Ito: Variedad de decisiones

La actuación de Björn Kuipers y sus asistentes holandeses dejó que desear. Con el VAR como aliado, lo aplicó bien al señalar penal por mano de Rose, pero fue muy displicente en las comentadas agresiones del City contra Kane que merecieron sendas rojas. Se le discutió también un supuesto penal cometido a Sterling, pero hubo toque de balón antes del contacto con el delantero.

Los Goles

Fotos: AFP; Prensa Tottenham


Leer más...

La ficha del Tottenham 1 - Manchester City 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy