Foto: AFPEntre la solidez del Dortmund y la endeblez del Schalke, el martes de Champions le dejó una pregunta al mundo admirador del juego teutón.

 

Sacó el Borussia Dortmund un triunfazo de visita en Londres y no sorprende. Es un equipo consolidado, con una propuesta de juego made in Klopp que ha evolucionado de un año a otro, más que por los propios refuerzos -esta vez dijo presente Mkhitaryan- debido a que sabe a qué juega y a que eso que sabe lo aplica en cualquier cancha. No es un equipo que juegue igual siempre: es uno que sabe cómo jugar siempre y cómo lograr que eso que practique armonice con su propia identidad. Ante el Arsenal, por ejemplo, fue tiempista: atacó desde el saque, vacunó, soportó el aluvión por los lados y contragolpeó lo justo como para invitar a los de Wenger a salir. Y con su arma más letal, ese Lewandowski que personifica la efectividad amarillo patito, cobró de a tres.

Se comió el Schalke 04 una goleada fea en casa ante un equipo de Londres y no sorprende. Fue un equipo no solo disminuido por ausencias (Farfán y Huntelaar las más notables), sino muy predecible: desordenado en defensa para el uno a uno y sujeto enteramente al arrebato inspirador que Draxler -una suerte de Benavente de los del Rhin por estos días- pudiera ofrecer. Lateralizando el fútbol con Matip y Uchida, el de Keller no es hoy un equipo que persiga la contundencia colectiva que llevó a dos equipos germanos a pelear la 'Orejona'. Es, por duro que sea decirlo, no solo un equipo de segundo orden en la Bundesliga, sino un equipo menos alemán.

Así, que el Dortmund se pare en una cancha de peso como la del Arsenal, muestre los gafetes de favorito y gane casi solo por eso es un síntoma de que si bien el estilo que hoy predomina en Europa es el del tiki taka barcelonista, el que hoy más pesa es el del bombardeo de los panzers que aprietan y quitan el acelerador según convenga. Quizá por eso muchos hinchas del Arsenal se rasgan a estas horas las vestiduras por un partido que, sienten, dominaron en un tramo pero perdieron "porque el otro equipo era más". Quizá por eso la Bundesliga, más que caminar a una bicefalía Bayern - Dortmund como la que ejercen Madrid y el Barcelona en España, va rumbo a un estilo dominante al que deba querer adscribirse el que quiera triunfar en ella o en Europa.

Foto: AFP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy