Foto: AFPEl regreso de Didier Drogba a Stamford Bridge fue para presenciar el baile táctico que le dio el Chelsea a su Galatasaray. El 2-0 quedó corto principalmente por la poca intención de los blues de buscar un resultado más escandaloso.

 

Durante años, cuando ambos entrenaban los dos equipos más importantes del fútbol español, a Jose Mourinho y Josep Guardiola se les señalaba como los representantes principales del pragmatismo y el romanticismo, respectivamente. Más allá que esas discusiones por momentos se vuelven dogmáticas en exceso, lo cierto es que los años y la experiencia han convertido a ‘The Special One’ en un especialista para saber cómo y cuándo sacar resultados. El Chelsea cerró el partido a los 42’ cuando Gary Cahill remató en la puerta del arco un rebote que dejó Fernando Muslera. Era el 2-0 y también el último momento emocionante en lo que siguió del partido. La eliminatoria se cerró aunque el marcador no haya sido tan holgado.

¿Para qué necesitaba el Chelsea imponer un ritmo más alto? En el momento del gol de Cahill, todos los hinchas blues perdieron su interés en el partido y comenzaron a pensar en su otro frente de batalla: la Premier League. El fin de semana esperan al Arsenal, uno de sus tres perseguidores. Además, la tarea ya estaba hecha. Samuel Eto’o demostró que la edad no le quitó finura y apenas a los 4’ cruzó un remate que se convirtió en el 1-0. De ahí en más a esperar la tibia respuesta de los de Roberto Mancini y al momento de robar la pelota, los misiles salían disparados. Eden Hazar, Oscar y Willian conformaban un trivote imparable, acompañados de atrás por un Frank Lampard que organizaba bien las diversas opciones que tenía en ataque.
Pese a la gran expectativa que concitó su regreso a Londres, Didier Drogba no pudo evitar que Chelsea venza con cierta facilidad al Galatasaray (Foto: AFP)
En defensa el Chelsea la pasaba aún mejor. El retorno de Didier Drogba a Stamford Bridge solo aportó al morbo, pues el delantero marfileño quedó siempre atrapado entre John Terry y Cahill. Desaparecidísimos Inan Selçuk y Wesley Sneijder. Burak Yilmaz muy lejos del área. En resumen, un partido muy sencillo para los cuatro de atrás. Petr Cech apenas vio la pelota pasar cerca de su arco un par de veces y luego fue el espectador de lujo de una inmensa superioridad táctica. Con Ramires copando todo el ancho para dejar libre a Lampard, los turcos no solo no encontraban las respuestas arriba, sino que tenían que volver a la carrera cuando ‘Frankie’ mandaba a los de arriba.

Una victoria mucho más fácil de la que se esperaba en Stamford Bridge. Los blues temían cual ironía les tenía preparada el destino con Drogba. Al final, solo un recuerdo. Aquel del último penal ante el Bayern Munich en el Allianz Arena que les dio su única Champions. El de hoy fue un guerrero solitario que no pudo ante un grupo de mayor calidad que el suyo. ¿Apunta el Chelsea a campeón? Quién sabe. Mourinho siempre lleva a sus equipos a la máxima competitividad y su plantilla es muy buena. Quizá sea el momento en Londres de levantar otra Champions, esta vez sin su máxima estrella.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy