Foto: AFPChelsea consiguió un 2-0 sobre el final gracias a un tanto de Demba Ba. Así, pues, eliminó a un PSG que se diluyó. Además, a Mourinho le sonríe la suerte en estas instancias de la Champions: es su octava semifinal.

 

Chelsea tenía dos goles por delante y un PSG cautivador por su control con posesión, pero sin su arma más letal, Zlatan Ibrahimovic. José Mourinho, entonces, mantuvo el sistema de la ida y mandó un once con diversas variantes técnicas para someter a un rival que tácticamente había mostrado ser superior. El portugués confiaba en Hazard, Óscar y Willian, pero la apuesta por Lampard y David Luiz parecía ser la que podría definir sus chances en los primeros minutos, ya que sin Hazard en cancha y con Eto'o abandonado por Willian y Óscar, el PSG empezó a llevar a su ritmo el juego, gracias a que Thiago Motta y Matuidi cumplían una labor impecable.
Los cambios le rindieron a José Mourinho, como el alemán André Schürrle, que se encargó de abrir el marcador sobre PSG (Foto: AFP)
No obstante, el cuadro de Blanc no trasladaba su prolija circulación en ocasiones de gol. Lavezzi era muy bien tomado por Ivanovic, mientras Lucas Moura no encontraba su lugar tan encasillado y tampoco supo salir o romper con su velocidad en una diagonal que complique las líneas de Chelsea o genere espacios. Le faltó esa inteligencia que sí tuvo Frank Lampard en el equipo rival: el histórico '8' del Chelsea supo que el juego atolondrado y sin trazos de su equipo no iba a conseguir mucho, menos si se dejaba dominar cada vez más por su rival. Entonces, el volante salís de su zona y empezaba a mandar dentro del campo. Así, Chelsea adelantó sus líneas, sin arriesgar pero con posesiones cerca al arco del PSG.

Empezó a cargar Chelsea y logró el primer tanto a la fuerza. Tras un balón parado, el esférico quedó rebotando en el área y Schürrle, siempre ubicado en zona de influencia, anotó el primero del equipo londinense. Se fue el primer tiempo con el 1-0 a favor de los de Mourinho. Entretanto, PSG,  lleno de virtudes pero también de dudas, empezaba a ceder donde también se ganan los partidos: en las divididas, en los rebotes y en las zonas que determinan el resultado. Chelsea se hizo fuerte en esas zonas por una corrección posicional del primer tiempo y la sacrificada labor de los once azules. Mourinho apostó por ello, por el todo o nada. Demba Ba ingresó a cargar más, a buscar la fuerza sobre la inteligencia de Lampard. No se sabe si al Chelsea le habría costado menos con 'Frankie' en cancha, pero al final lo consiguió con un gol de Ba sobre el final y eso es lo que le importa a Mourinho y al hincha, aunque de ello no salgan necesariamente las mejores conclusiones.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy