Foto: AFPEl PSG - Valencia no fue el más atractivo, pero así fue como lo planteó Ancelotti y salió ganador en el global. En Paris, el resultado fue un 1-1 que le dio la clasificación a los locales a cuartos, sobre un rival que, pese a la ventaja inicial, solo le puso ganas.

 

El capo: Ni un pelo de tonto

Al carecer de recursos, Valencia se animó a realizar lo único que había en su libreto: tirar centros. Bajo ese concepto los defensores del PSG estuvieron aplicados, sobre todo Alex, quien -con menos presupuesto que su compañero de zaga, Thiago Silva- ha sabido responder a las expectativas de un equipo adinerado que, si bien hoy sufrió, ya se instaló en los cuartos de final de la Champions. Al menos, el capital no se pierde.

La clave: No abrán sin Ibra

Jonas prendió una luz de esperanza para el Valencia al abrir el marcador con este remate (Foto: AFP)Sin Ibrahimovic, este PSG tiene otra cara. Sin embargo, Carlo Ancelotti supo como plantear un partido sin un '9' en el que la necesidad pasó por Valencia, que tomó la iniciativa, pero sin ser eficaz pese a tener el balón. El DT del cuadro parisino no dudo en aplicar su casta italiana y "guardar" el partido cuando correspondió. Hizo ingresar a Sakho y se acabó el jabón.

La calamidad: Muchas Lucas gastadas

Fueron 43 millones de euros que, hoy al menos, no pesaron. Lucas Moura estuvo en el ojo de las críticas al tener un desempeño paupérrimo, lejos del ritmo que mantuvo PSG en el partido. En honor a la verdad, el brasileño sí ha tenido una temporada interesante en el cuadro francés; sin embargo, ante Valencia pasó desapercibido. Para otra oportunidad será.

La joyita: Game(iro) over

Ausente Zlatan Ibrahimovic por suspensión, el ataque de PSG tuvo en Ezequiel Lavezzi a su mejor valor al punto de ser quien anotó el empate final en París (Foto: AFP)Kevin Gameiro -raramente no titular ante la ausencia de Ibrahimovic- se mandó con una acción personal apilando rivales y llegando hasta el área para definir, exigiendo a Guaita. El rebote le favoreció a Lavezzi, quien con el portero vencido definió a placer para poner el 1-1 a los 66'. La situación no cambió mucho en ese entonces, pues Valencia seguía obligado a marcar el segundo gol en París.

El jugadón: Taco y billas

Sobre los 36', PSG se animó a querer liquidar de contra a su rival, con un taco de Ezquiel Lavezzi para Javier Pastore, quien cerca a la línea de meta sacó un centro rasante que obligó la reacción de Guaita.

El tapadón: Para salir del capote

Tino Costa se le escapa a Gregory van der Wiel en lo que fue la lucha del Valencia por no ceder la llave contra PSG hasta el minuto final contra (Foto: Reuters)Los dedos de la mano son suficientes para contar los remates al arco en el partido. Sobre el final del primer tiempo, Jonas sorprendió con un remate en diagonal, que generó la reacción de Sirigu a dos manos (o a dos puños en realidad). Esta, salvo los goles, pudo ser las acción más clara del partido.

El duelo: Matate que sí

Calladito él, Blaise Matuidi tuvo un buen partido entregando bien el balón y recuperando muchos. Su principal víctima fue Sofiane Feghouli, quien apeló al desborde por el sector derecho pero, a diferencia de otros partidos, un rápido corte en el medio sector privó las posibilidades del argelino. Quien verdaderamente no la vió fue Roberto Soldado, superado en tierra y aire por Alex y Thiago Silva.

El cambiazo: Así cuesta

Jugar de visita pareció sentarle bien al Valencia que encaró mejor un partido en el que tenía pocas opciones luego de caer en la ida (Foto: AFP)Tino Costa arrancó como titular en lugar de Éver Banega y poco pudo hacer. Con el ingreso del '10', que fungió dicha posición -dicho sea de paso-, la productividad valencianista se acrecentó sumando acciones de riesgo sobre el arco de Sirigu. En PSG, Kevin Gameiro también ingresó bien, con ganas de jugar y aprovechar alguna posibilidad que se le presentara. Sobre el final tuvo el gol en su cabeza, pero desvió su ejecución y el árbitro tampoco se lo iba a permitir ya que dicha acción fue anulada.

Kazuki Ito: Mazic(quista)

Tuvo la dicha que no le tocara un partido más difícil. El serbio Mazic se complicó en pasajes simples, como un inexistente off side de Gameiro o una falta de Albelda que debió sancionar con mayor rigurosidad. Llegando a la parte final del partido, el árbitro comenzó a obtener un protagonismo innecesario, por algunos errores en contra de Valencia, aunque no para influir en el trámite ni el marcador.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy