Foto: dailymail.co.uk

Arsenal y Liverpool se repartieron honores y puntos en un partido intenso y disputado de principio a fin. El cabezazo de Adebayor encendió las esperanzas londinenses, pero una brillante acción colectiva de Gerrard y Kuyt igualó todo en el Emirates Stadium. Con dos equipos que se conocen de memoria y se enfrentarán por la Premier el fin de semana, nada está dicho para la vuelta.

La ficha del partido

¿Desde cuándo no chocaban Arsenal y Liverpool en una eliminatoria?

Fantasy: Poca suerte en el éter

Frankie dice: Esos días cada vez mejores

Fotos: dailymail.co.uk

Minutos antes del pitazo inicial, ni el más ferviente fanático del Arsenal habría apostado por una victoria de su equipo. Y es que, además de que los equipos ingleses suelen estar presentes con mayor frecuencia en estas instancias de Champions desde hace ya varios años, un enfrentamiento entre gigantes de la isla promete poco y nada en cuanto a ganador evidente se refiere. Sin embargo, la Champions tiene siempre una tónica distinta a la de un simple partido de liga entre dos viejos conocidos. La solemne e histórica canción que inaugura cada partido de la competencia le inyecta a los 22 guerreros un hambre de victoria continental que pocos podrían describir.

 

 

LIDES DE OTRO FUSTE


Al verde del Emirates Stadium de Londres saltó un sólido Liverpool con la consigna de lograr el preciado gol de visita, sin descuidar, en lo más mínimo, su propia valla. El Arsenal de Fabregas y Van Persie partió entonado, buscando encajar los goles que le permitieran tramitar con más tranquilidad el partido de vuelta.

 

Senderos, como siempre, hizo un partido aceptable en el fondo de los 'Gunners' (Foto: dailymail.co.uk)Los primeros 20 minutos sacaron chispas y lustre al vertiginoso estilo de juego inglés: ocasiones en ambas áreas y un Arsenal que, poco a poco, se hacía con el control de la estrellada redonda. Sobre los 21’, el francés Mathieu Flamini lanzó un pase perfecto desde la media cancha por encima de la defensa visitante para un Robin van Persie que safó inteligentemente de la trapa del offside e intentó colocarla, en primera y con sutileza holandesa, por encima de 'Pepe' Reina, pero el balón se fue apenas por encima del larguero.

 

Dos minutos más tarde, el arsenal de juventud tradujo el inminente asedio que le venía propinando al experimentado dúo de Carragher y Hyppia en gol. El virtuoso español Fabregas lanzó un tiro de esquina preciso desde la izquierda que encontró la cabeza de un Emmanuel Adebayor sorprendentemente desmarcado, quien la conectó con potencia para ponerla lejos del alcance de Reina.

 

Parecía, entonces, que el partido se abriría un poco más, con el Liverpool en busca del empate. No tardó el partido en traducir la idea en realidad pues, tres minutos más tarde, Gerrard le daba una lección de talento y acción colectiva a los más de 60,000 capitalinos ingleses presentes en el Emirates Stadium. Kuyt festejó así el empate, buscando al hacedor de la jugada: Steven Gerrard (Foto: dailymail.co.uk)El skipper inglés apiló rivales en una genial jugada personal por la izquierda y cedió generosamente con un pase rasante hacia el centro, donde Dirk Kuyt superó en viveza a Gael Clichy y añadió el balón para decretar el empate en un partido que comenzaba a encandilar al mundo entero.

 

 

AVALANCHA GUNNER


De ahí en más, lo del Arsenal fue un blitzkrieg al mejor estilo del ejército alemán. El cuadro de Arsene Wenger se fue al frente como una avalancha, pero sin un esquema que pudiera quebrar las sólidas líneas del Liverpool. Estas aguantaron la incursión incesante de camisetas rojas con gran solvencia, aun cuando la balanza de posesión de balón marcaba 60% para el cuadro local al finalizar la primera mitad.

 

El arranque del segundo tiempo fue vertiginoso y con oportunidades en ambos arcos. Theo Walcott ingresó entonado y su rápido despliegue por izquierda le agravó el dolor de cabeza a Carragher y el eslovaco Skrtel. A poco del inicio, Walcott arrancó por la izquierda nuevamente, superó a su marcador e hizo una diagonal que le permitió sacar un furibundo remate que besó el parante izquierdo de Reina. Arsenal avisaba con mayor peligro y continuaba teniendo la posesión del balón, mientras que el Liverpool retrasaba sus líneas, dejando a Fernando Torres en solitario. Aun así, el 'Niño' hizo un tremendo partido, al generar zozobra con cada contragolpe de la escuadra visitante.

 

El 'Monito' Hleb se mandó un jugadón que bien pudo ser sancionado como penal en su contra por el réferi Vink (Foto: dailymail.co.uk)Con el ingreso de Yossi Benayoun, el Liverpool aumentó su presencia en la medular y logró controlar las constantes trepadas de Eboué y Hleb con mayor eficacia. Sin embargo, sobre los 65’, el bielorruso Aleksandr Hleb, en brillante acción personal, encaró y superó a cinco camisetas negras; cuando se prestaba a disparar a puerta, cayó en el área producto de un contacto con un defensa del Liverpool, pero el árbitro holandés Vink tan solo señaló tiro de esquina.

 

El cuarto de hora final fue intenso para un Arsenal que en definitiva contó con 61% de la posesión durante el partido, pero no pudo resolver la fórmula de la victoria. El Liverpool hizo el negocio y no sólo se llevó el empate de vuelta a Anfield, sino también un poderoso gol de visitante. De todos modos, ambos equipos se verán las caras una vez más, por la liga doméstica, antes de chocar en el partido de vuelta. Como si se tratara de dos amigos que se vuelven a encontrar en una misma semana -y acaso reinciden- pero en una discoteca diferente.

 

Las luces de neón, sin embargo, brillan un poco más fuerte sobre Anfield Road después del choque de hoy. Allí, los Reds -que esta noche europea jugaron de negro- no caminarán solos. Aunque en realidad, y según su cántico, nunca lo hayan hecho.


 

Leer más... 

 

La ficha del partido

 
¿Desde cuándo no chocaban Arsenal y Liverpool en una eliminatoria?

Fantasy: Poca suerte en el éter

Frankie dice: Esos días cada vez mejores

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy