No sentenciar desde el primer tiempo le costó carísmo al Chelsea. Su capacidad de peligro, comandada por Drogba, solo se tradujo en un autogol de Deivid. Era un 0-1 nada definitivo que se achicharró con el calor de ser visitante. Y peor aún, debido a que gracias al apoyo de sus aficionados el Fenerbahce volteó el partido con goles de Kazim Kazim y -faltaba menos- Deivid.

Foto: fenerbahce.org


La ficha del partido

¿Había jugado antes el Chelsea en Turquía?

Fantasy: Poca suerte en el éter

Fotos: fenerbahce.org

Muchos dirían que el resultado final en Turquía fue una sorpresa. La condición de favorito del Chelsea lo haría suponer. Pero muchos de los que así opinan, ciertamente, no conocen el infierno de Estambul. El equipo más clandestino de la capital turca, a comparación con el Galatasaray, no es un buen anfitrión. Hoy lo demostró e irónicamente nunca perdió la fe en el ardor de su estadio. Por lo que Deivid, convertido en un extraño Lucifer, se cobró la revancha y lanzó un bombazo que dio la victoria a los locales.

 
BIENVENIDOS AL INFIERNO

Essien se comportó bien en el mediocampo londinense, a pesar de la derrota final (Foto: fenerbahce.org)Cierto lema relata que es muy diferente ir de vacaciones a un sitio que vivir en él. El Chelsea viajó con un planteamiento algo conservador. Solo jugó con un punta: Didier Drogba. Empezó arrasando desde el primer minuto. Y como consecuencia de ese continuo ataque surgió el error. Un centro de Florent Malouda sin tanto peligro fue desviado hacia su propio arco por el brasileño Deivid.

Duro golpe para los turcos. Zico vio como sus planes se desbarataban de rápida forma. Los blues -hoy de blanco puro- echaron hacia atrás al Fenerbahce. Fue milagroso -otra vez, algo raro en un lugar tan cálido- que no acumularan más goles. Un Drogba encendido se encargaba de asustar, pero el Chelsea no terminaba de sentenciar, acaso por la figura del portero turco Volkan Demirel. Como bien dijeron los relatores de ESPN, si la pelota del marfileño hubiera entrado podría haberse definido el partido, y quizá la eliminatoria. Pero alguien por abajo no lo quiso así.

 
SI NO SENTENCIAS, TE QUEMAS

Llegado el descanso. Zico se dejó de agasajos y exquisiteces ante su invitado especial. En el Infierno la vida es dura. Y el Chelsea ya había disfrutado mucho de sus vacaciones sin saber aprovecharlas al máximo. El Fenerbahce apeló a todas las armas para remontar y lo consiguió en el segundo tiempo (Foto: fenerbahce.org)La hinchada del Sukru Saracoglu elevaba su temperatura y pidió un revulsivo. Uno con nombre de pasionario, Kazim Kazim, era el elegido. A los 54’ entró y el Fenerbahce creció. Sólo 10 minutos le bastaron al número '8' turco para fusilar a Cudicini y decretar el empate.

La cara de Avram Grant demostraba la rabia y lamentaba todo lo que su equipo fallaba. Gritaba cuando Drogba pateaba y fallaba teniendo a un compañero mejor posicionado. Su nerviosismo intentaba evitar el presagio de lo que se le venía. Y quién otro podía ser que el goleador: Deivid. Aún dolido por el grueso error del autogol, y con ánimos de revancha, lanzó un zapatazo imposible para Cudicini. Tremendo gol que provocó el estallido de todo el estadio; como locos, los turcos gritaban la increíble remontada que habían conseguido.

El marcador señalaba 2-1, pero la eliminatoria volvía a estar viva. Ya lejos del ardor de Estambul, el Stamford Bridge de Londres será el encargado de aprovechar su localía y demostrar que in the blue sky también se vive bien.

 
Leer más... 

La ficha del partido

¿Había jugado antes el Chelsea en Turquía?

Fantasy: Poca suerte en el éter

Frankie dice: Esos días cada vez mejores
Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy