Barcelona venció por la mínima -y sin hacer el gasto- al Celtic de Glasgow, gracias a un gol de camarín de Xavi Hernández. Así, el global de 4-2 favoreció a los catalanes en un emparejamiento relativamente sencillo. Sin embargo, Lio Messi salió del campo llorando tras una preocupante lesión en el muslo que podría marginarlo de la siguiente ronda.

Foto: celticfc.net 

Deco controla la arremetida del japonés Shunsuke Nakamura. El Celtic no la vio en el Camp Nou (Foto: celticfc.net)Al Camp Nou regresó la magia atada al botín derecho de Ronaldinho. Mandó a la tribuna entera a la derecha y metió el pase hacia la izquierda con el "desprecio" característico del 'Puma' Carranza, solo que 50 millones de euros más valioso. Sylvinho aprovechó la banda y sacó el centro para Xavi que la metió con parsimonia, como si se tratara de un entrenamiento.

Así, a ritmo de ensayo se pasaron los segundos noventa del duelo entre españoles y escoceses. Quizás el cuadro albiverde pecó de mezquino, al mandar solo a Venegoor of Hesselink a pelearlas arriba. Nunca logró dominar el mediosector y cayó presa de brillantes triangulaciones del conjunto de casa. Solo el joven Aiden McGeady merece mención honrosa, por encarar constantemente, pero en solitario.

La nota triste fue que a los 38' de la primera mitad, Lionel Messi se retiró del campo entre sollozos, sabiendo que su lesión en el muslo -producida en una jugada cualquiera por el lado derecho de la cancha- podría dejarlo fuera por buen tiempo. En todo caso, el Barcelona presentó credenciales de candidato a la 'Orejona' y se metió entre los ocho mejores del certamen.  

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy