Recorte: revista Don BalónEste fin de semana regresa el Descentralizado, razón por la cual también vuelve Tu Caleta, esta vez para recordar el partido que, gracias al 45% de votos, en 1998 Alianza y Aurich protagonizaron en la angustiosa definición del Torneo Clausura.

 

Era la época de los Apertura y Clausura en el fútbol peruano cuando en 1998 el desenlace del segundo torneo del año vio a tres equipos llegar a la última jornada con posibilidad de ganarlo, clasificar a la Copa Libertadores y disputar el título nacional ante Universitario, campeón del primer semestre. En el Clausura, el amplio dominador fue Sport Boys, club que comandó la tabla durante semanas hasta llegar a la última jornada con 41 unidades, seguido por Alianza Lima y Sporting Cristal, ambos con 39 puntos.

Fue así que para la fecha 22, los compromisos de los tres equipos se pactaron a la misma hora del domingo 13 de diciembre. Boys debía afrontar el partido más difícil al tener que visitar a Cienciano, mientras que a íntimos y celestes les tocaba recibir a Juan Aurich y Deportivo Municipal, respectivamente.

Reserva de fe

Una acción que se repitió en varias ocasiones durante el partido: el arquero Iván Chávez sale a cortar un avance aliancista, esta vez del colombiano Miguel Asprilla, a quien le atajó un penal. (Recorte: Revista Don Balón Perú)En La Victoria, el buen clima en el plantel tras la reciente victoria ante Lawn Tennis por 1-5 se codeaba con el enrarecido clima dirigencial que por entonces se vivía, ello debido a la cercanía de los comicios para definir al presidente de la institución, la misma que culminó con la reelección de Alberto Masías. A ello se sumaban las bajas que su técnico, el colombiano Édgard Ospina, debía suplir para afrontar su siguiente partido, como la del central Frank Ruiz por acumulación de amarillas.

Ante este panorama, el optimismo en tienda blanquiazul se sustentaba en la racha que los había llevado a ganar cuatro encuentros de manera consecutiva en el campeonato, incluyendo un clásico, además de contar en el ataque con la dupla de moda por el momento: Claudio Pizarro y Roberto Silva, los llamados 'Tanques Blancos'. Llegado el día de la definición, el estadio Alejandro Villanueva recibió a 6,819 hinchas que vieron salir a su equipo al terreno de juego con Christhian del Mar en el arco; Carlos Basombrío, Sandro Baylón, Walter Machaca y Marcial Salazar en defensa; Juan Jayo, Juan Carlos Bazalar, el brasileño Marcelo Ribeiro (homónimo del recordado Bujica) y Juan Saavedra en la volante; y arriba el colombiano Miguel Asprilla junto a Claudio Pizarro.

No arrancó como titular, pero Roberto Silva llegó a imponer su presencia ofensiva en una jugada que acabó como penal para su equipo. (Recorte: Revista Don Balón Perú)El rival, Juan Aurich, con Luis Sanjinez como técnico, alineó a Iván Chávez en la portería; Juan Carlos Ormeño, Carlos Cáceda, Sandro Gamarra y Carlos Guido como defensores; José Luis Guevara, Mario 'Kanko' Rodríguez, Carlos 'Mágico' Gonzales y Johnny Mujica en el mediocampo; cerrando el once Martín Reyes y Adrián Torres en la delantera. Para los chiclayanos, este partido no revestía mayor importancia que la de culminar la temporada de la mejor manera posible, quizá con la idea de mostrarse para un mejor contrato el siguiente campeonato, ya que no luchaban ni en los puestos de arriba ni en los de abajo, en un año que vio al 'Ciclón' regresar a la Primera División tras haber descendido en 1991.

Con el arbitraje de Jorge Torres, las primeras acciones del encuentro en Matute vieron a un Aurich que resistía el dominio que el local imponía en su cancha pero sin llegar a concretar. Esto generó una expectativa en las tribunas que se acrecentó con las noticias que llegaban desde el estadio San Martín, donde Cristal ya se imponía a Municipal con gol de Jorge Soto, apenas a los 6' de juego. Conforme pasaban los minutos, el ánimo de los aliancistas empezaba a entrar en calor con una y otra acción que o bien controlaba el arquero Chávez o acababa con el balón yéndose desviado.

Un partido cerrado fue el que se jugó en Matute, tal como en esta jugada en la que Sandro Gamarra intercepta el remate de Walter Machaca. (Recorte: Revista Don Balón Perú)Asi fue que, promediando el primer tiempo, Ospina se decidió por reemplazar al brasileño Ribeiro por su mal rendimiento, colocando en su lugar a Roberto Silva para reforzar el ataque. Esta variante no pudo ser más que acertada, ya que un minuto después de ingresar el delantero protagonizó una jugada que acabó siendo cobrada como penal, el mismo que fue ejecutado por Asprilla. Pero Iván Chávez, a diferencia del colombiano, estuvo de buenas esa tarde, atajando el remate a los 32' para mantener invicta su portería. Con el 0-0 en el marcador, los nervios en Alianza crecian al verse fuera de una posible definición ante los resultados que, al culminar la primera mitad, se daban en los otros partidos, con Cristal ganando 3-0 y Boys sacando un empate en el Cusco.

Pare de sufrir

Sin variantes en los equipos, el segundo tiempo mostraba más de lo mismo hasta que a los 57' el 'Charapa' Salazar sacó un remate desde lejos que el arquero de Aurich controló a medias, lo que aprovechó Claudio Pizarro para atrapar el balón y mandarlo adentro. Sin embargo, el efecto del que se creía era el gol de la tranquilidad solo duró unos minutos, ya que 'Gullit' Reyes, quien acabó como el goleador del Clausura con 14 anotaciones, se encargó de emparejar la cuenta a los 65' tras una buena jugada de 'Kanko' Rodríguez. La desazón nuevamente cundió en Matute. Ante esta situación, el técnico de Alianza quemó sus cambios con los ingresos de Henry Quinteros por 'Peluquita' Saavedra y el argentino Facundo Gareca por el improductivo Asprilla.

El esférico ya ingresó al arco chiclayano tras el remate de Claudio Pizarro quien recogió un rebote en el parante. Este gol definió la victoria de Alianza y su pase a la final del Torneo Clausura. (Recorte: Revista Once)Estas variantes al final no llegaron a trascender, ya que quien acabó desnivelando las cosas estuvo en la cancha desde el inicio, y apareció por segunda ocasión, a los 73', para marcar la diferencia en el partido. Claudio Pizarro, otra vez como rebotero luego de un remate de Bazalar que chocó en un palo, acabó dándole a su equipo una ventaja que no se movió hasta el pitazo final. Esta victoria, sumada al empate rosado por 0-0 ante Cienciano y el 7-2 que le endosó Cristal a Municipal, decretó que el título del Clausura se debiera definir en un partido extra, el cual acabó ganando el club rimense por 1-0 con gol de Andrés Mendoza. El resto ya es historia conocida, con Universitario obteniendo en penales el título nacional y dos partidos extra entre Alianza y Boys que, pese a ser perdidos ambos por los chalacos, les dejaron el premio consuelo de una clasificación a la Copa Conmebol dada la participación blanquiazul en la Merconorte.

Recortes: revista Don Balón Perú, revista Once

Comentarios (1)add
...
escrito por Julio , octubre 16, 2011
Pobre Boys, tantas fechas de puntero para que en la ultima la pierda por diferencia de goles...
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy