Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl cuadro albo logró salvarse del descenso en una temporada en la que volvió a confiar en los jóvenes y mantuvo un desempeño regular durante los dos torneos. El equipo dirigido por Carlos Bustos se recompuso de los malos momentos de modo oportuno, a mediados del Clausura.

Víctor Sierra | @VictoRS2903
Redactor

Las Cifras

El goleador del equipo: Joffré Escobar (12 goles)

El mejor resultado: Universidad San Martín 3 - Academia Cantolao 1 (Clausura, fecha 15)

El peor resultado: Deportivo Binacional 6 - Universidad San Martín 0 (Apertura, fecha 9)

Cantidad de jugadores empleados: 34

Cantidad total de jugadores Sub-20 empleados: 12

Técnicos: 1 (Carlos Bustos, fechas 1 del Apertura a 17 del Clausura)

* Nota: son elegibles como El Capo del equipo aquellos jugadores que disputaron al menos dos tercios de los partidos de la Universidad San Martín en 2019 (23 partidos) y, satisfecha esa primera condición, aquellos jugadores que disputaron dos tercios de los minutos correspondientes a ese mínimo de partidos (1380 minutos)

La Pizarra

El equipo de Carlos Bustos manejó como sistema base el 4-2-3-1, que según las circunstancias podía desdoblarse en un 4-3-3; en el tramo final del año, la necesidad de ir al frente obligó al DT argentino a proponer un 4-trapecio-2 con doble punta neto y siempre apoyado en el juego rápido por las bandas.

En el arco de la Universidad San Martín estuvo Diego Penny, el más experimentado del plantel. El exseleccionado nacional, más allá de algunas expulsiones que le dieron a Pedro Ynamine la chance de tener minutos, fue baluarte de la campaña alba.

La defensa, en tanto, mantuvo un desempeño regular y no hubo tantos cambios. Saúl Salas, Jefferson Portales, José Luján y Junior Huerto se ubicaron durante todo el año sin mayores cambios que el retroceso eventual de José Bolívar a ser lateral izquierdo neto o la suma en el Clausura de Marcos Delgado -procedente de Ayacucho FC- como lateral derecho. Otras opciones que usó Bustos fueron Walter Zevallos y Jonathan Bilbao, ambos debutantes.

El mediocampo fue cambiando durante el año, aunque siempre destacaron la presencia y la regularidad en primera línea del nigeriano Sunday Afolabi y de Yamir Oliva. Los complementó Jordan Guivin, quien según el funcionamiento que se definiera podía correr a segunda línea o sumarse a los dos previamente mencionados en un trinomio. Cuando a mitad de año Jairo Concha se recuperó de sus constantes lesiones, tuvo minutos para sumarse al titularato y eventualmente sustituir a Afolabi. En la primera parte del año quedó relegado Benjamín Ubierna, quien por eso se marchó a Carlos A. Mannucci, y más bien el que sí tuvo chances constantes al llegar desde Sport Boys para el Clausura fue Jhon Vega.

Más adelante, pero atrás del 9 referencial y abiertos estuvieron Oslimg Mora por derecha y José Bolívar por izquierda. Este último, nominal atacante, fue reinventado por toda la banda izquierda -como se indicó antes, muchas veces actuó de lateral neto-. Ellos fueron rotando con Brandon Palacios durante el Apertura y con Flavio Gómez en el Clausura.

En el ataque, como único delantero y con todas las esperanzas de gol puestas en él luego de la lesión del prometedor argentino Marcelo Olivera, estuvo en principio Renato Espinoza. Pero para el Clausura se sumó el gran injerto albo en la temporada: el ecuatoriano Joffré Escobar, quien se convirtió en goleador y referente determinante. A veces, ambos llegaron a actuar juntos en punta. El que no tuvo chances, más bien, fue el argentino Lautaro Rinaldi; y entre los canteranos, el que mostró más argumentos interesantes cuando tuvo la opción de saltar al campo fue el exseleccionado Sub-17 Nicolás Figueroa.

El Capo: Diego Penny

Aun con altas y bajas, nadie puede soslayar la relevancia de Penny en el arco albo este 2019. (Foto: Álex Melgarejo / DeChalaca.com)El más experimentado del plantel y el de mayor edad, demostró su liderazgo sobre el vestuario albo sin muchos inconvenientes. El 'Flaco' fue el que más partidos jugó, aun a costa de recibir tres tarjetas rojas en la temporada -incluso una vez, agotados los cambios ante Real Garcilaso en el Cusco, Renato Espinoza tuvo que cubrir de emergencia su lugar en el arco-.

La Mejor Contratación: Joffré Escobar

El ecuatoriano Escobar deja un recuerdo indeleble en Santa Anita: fue el principal responsable de la salvación alba. (Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.com)'El Patrón del Gol' fue fundamental para salvar a San Martín del descenso. El ecuatoriano llegó en silencio pero sobre la base de goles decisivos le ganó el lugar a Renato Espinoza, con quien luego pasó a formar dupla. Un delantero interesantísimo que solo se perdió dos partidos y ratifica el excelente ojo que existe en Santa Anita para incorporar jugadores extranjeros jóvenes y sin altas exigencias presupuestales.

La Revelación: Oslimg Mora

Mora debutó en filas albas y acabó de titular inamovible por la banda derecha. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)El exseleccionado Sub-20 debutó con camiseta alba en la máxima categoría y tuvo una aceptable temporada. Anotó su primer gol ante Huancayo por la fecha 10 del Apertura y junto a Bolívar se encargaron de asistir al delantero de turno. Con Joffré Escobar, sobre todo, se entendió muy bien de cara a los arcos rivales.

La Decepción: Lautaro Rinaldi

Rinaldi no aportó lo esperado en el ataque santo y retornó rápido a su país. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com)Sin halagos ni éxitos, el delantero argentino pasó seis meses en Santa Anita. No marcó goles y ni siquiera fue tomado en cuenta cuando la lesión de su compatriota Marcelo Olivera mermó el ataque santo. Al final del Apertura, empacó maletas y fichó por el Temperley de la Primera Nacional de su país.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Pedro Monteverde, Álex Melgarejo y Fabricio Escate / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy