Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comAunque cedió algunos puntos en el Cusco y dejó dudas en ocasiones, la ‘Máquina Celeste’ acostumbra a pelear arriba de igual manera, y clasificó otra vez a la Copa Libertadores. Esto nuevamente de la mano de Alfredo Ramúa, y especialmente de quienes lo acompañaron en la volante.
Kenny Nagahama | @Kenny_Nagahama
Redactor

Las cifras

- El goleador del equipo: Alfredo Ramúa y Jhonny Vidales (10 goles)

- El mejor resultado: Real Garcilaso 5 – Municipal 1 (Torneo de Verano, fecha 2)

- El peor resultado: Cristal 5 – Real Garcilaso 1 (Apertura, fecha 5)

- Cantidad de jugadores empleados: 34

- Cantidad total de jugadores Sub-20 empleados: 6

- Técnicos: 4 (Óscar Ibáñez, fecha 1 del Torneo de Verano a fecha 7 del Torneo de Verano; Abilio Meneses, fecha 8 del Torneo de Verano a fecha 9 del Torneo de Verano; Tabaré Silva, fecha 10 del Torneo de Verano a fecha 7 del Clausura; Víctor Manuel Reyes, fecha 8 del Clausura a fecha 15 del Clausura)

La pizarra

El sistema 4-2-3-1 prevaleció una temporada más en tienda garcilasiana. Con algunos nombres que ya son de la casa desde hace años, el Real de esta temporada no tuvo un juego que se centró en buscar a un centro delantero de peso, como lo hizo en su momento con Danilo Carando. Su fútbol dependió de quien fue –nuevamente- protagonista y figura indiscutible, pero también ahora goleador: Alfredo Ramúa.

Se puede decir que el Real Garcilaso 2018 tenía material de sobra para cubrir las bandas. Jesús Arismendi, dueño del lado derecho, le permitió alternar algunos partidos al juvenil José Juhnior Velásquez, quien sumó minutos en la bolsa. La banda izquierda del equipo tiene tatuado el nombre de Iván Santillán, el segundo valor más alto del ‘Garci’ esta temporada. Con Óscar Ibáñez, el ‘León’ jugó de marcador como era habitual. Cuando llegó Tabaré Silva fue ubicado de volante, y su producción en ataque mejoró considerablemente, aspecto que estuvo representado en sus nueve goles, una marca inesperada para cualquiera que lo siguió en todos estos años. Este cambió permitió que Alexis Cossío se asentara como lateral. Ángel Pérez, de muy buen paso por Comerciantes Unidos, era un relevo para cualquiera de las dos bandas, pero no gozó de muchas oportunidades (y cuando jugó lo hizo casi siempre de volante).

La primera línea de volantes tuvo a un indiscutido: Jean Pierre Archimbaud, uno de los pocos rescatables de la desastrosa campaña del Juan Aurich 2017. El mediocampista justificó su contratación y cumplió otro buen año en lo futbolístico, ahora en un entorno más competitivo. A lo largo de la campaña estuvo acompañado por el experimentado Jean Tragrodara y por Luis Enrique Álvarez, ambos muy cumplidores en lo que les tocó disputar. No obstante, quien terminó el año como compañero de Archimbaud fue el juvenil Miguel Aucca, un cusqueño con mucho despliegue y dinamismo.

La segunda línea fue con diferencia el punto fuerte de Real Garcilaso, y no solo porque quienes integraron aquel tridente fueron también quienes anotaron casi la mitad de los goles del equipo, sino porque fueron quienes definieron la propuesta colectiva. Alfredo Ramúa fue el más destacado, y en muchos partidos quedó en evidencia que era él quien tenía que aparecer para que sea posible sacar un resultado positivo. Pero el trabajo del ya mencionado Santillán y de Johnny Vidales merece ser destacado también. Ambos armaron una buena sociedad con su lateral de turno (Cossío y Arismendí, respectivamente), e hicieron que Real fuese una auténtica máquina explosiva por los costados. Julio Landauri fue el principal relevo y Luis García también contó con algunos minutos antes de partir a Sport Huancayo.

La delantera fue la línea que quedó en deuda frente al rendimiento del resto del equipo. Real Garcilaso siempre contó con un delantero de peso (Carando) o duplas en muy buen nivel como Andy Pando – Ramón Rodríguez y Víctor Ferreira - Mauricio Montes, pero en esta ocasión los atacantes que vinieron a cubrir el vacío tras la partida del argentino dejaron mucho que desear. El único que merece ser destacado es Hernán Rengifo, quien llegó para el Clausura y ratificó sus antecedentes como atacante. De haber contado con un goleador o un delantero en mejor nivel el resto del año, seguramente habría permitido a Real Garcilaso sumar más puntos y, por qué no, pasar la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Foto: Prensa Real GarcilasoEl capo: Alfredo Ramúa (13.98)

Hablar del ‘Chapu’ y Real Garcilaso es referirse a la relación entre un ser tocado y su lugar en el mundo. No es coincidencia que, desde que llegó en 2013, siempre fue considerado como el mejor jugador del equipo según los promedios de DeChalaca. Tampoco lo es que el 2016, año en que partió a Cristal, fue la peor temporada de Real en Primera División hasta el momento. Ramúa hace jugar al equipo, dispara muy bien de lejos, asiste –junto a Gabriel Costa es el jugador con más asistencias del torneo-, tiene balón parado, dribbling y dominio de los dos perfiles. Un jugador con poca pantalla, pero que siempre es de los mejores del torneo local. La regularidad mostrada por Ramúa a través de los años es algo muy poco común en este medio, y merece ser reconocida.

Foto: Prensa Real GarcilasoLa mejor contratación: Hernán Rengifo (13.40)

El experimentado ‘Charapa’ llegó para reforzar a un cuadro cusqueño que carecía de un delantero de peso. Arribó a tienda cusqueña tras un paso por Melgar que no gustó mucho a los hinchas arequipeños. Pero Rengifo es un 9 neto, y en tan solo quince partidos, anotó un gol menos (7) que los marcados por el resto de atacantes en el año juntos (8). Como se mencionó anteriormente, al equipo le faltó alguien –especialmente en la Libertadores- con la efectividad del exseleccionado peruano o un jugador que sea capaz de no hacer extrañar tanto a Carando.

Foto: Prensa Real GarcilasoLa revelación: Miguel Aucca (12.70)

El volante cusqueño de 20 años terminó el año como titular al lado de Jean Pierre Archimbaud en la primera línea de volantes. Se mostró como un jugador con despliegue y acostumbrado a romper líneas, lo que le permitió complementarse bien con su compañero zurdo, que se caracteriza por ser más un lanzador.

Foto: Prensa Real GarcilasoLa decepción: Zamir Valoyes (10.67)

El atacante colombiano prácticamente no jugó durante su estadía en el club, y tampoco mostró cosas para destacar cuando tuvo la oportunidad de sumar minutos. No obstante, aunque sí lograron marcar algunos goles, el rendimiento de Óscar Franco, Diego Mayora y sobre todo de Cristián Alessandrini (fue quien tuvo más minutos de los tres) también dejó mucho que desear.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Prensa Real Garcilaso


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy