Foto: Luis Chacón / DeChalaca.comEn el epílogo del partido, Gálvez logró robarle un empate a Minero gracias a Hilden Salas y a la celeridad de un recogebolas. Este dúo permitió que los chimbotanos obtuvieran un 1-1 que dejó distintas impresiones en dos candidatos al título de la Segunda División.

 

¿Quieres ver más fotos del partido? Entra a la galería en el Facebook de DeChalaca.com

 

Su nombre no aparecerá en los periódicos de mañana y ni siquiera en esta crónica. Pero su presencia evitó que Gálvez naufragara en Matucana y de pasó privó que un Minero encontrara oro sin saber cómo. No lanzó un pase gol ni mucho menos fue el autor de un tanto. Es más, ni siquiera se trató de un futbolista (¡Y mucho menos de un árbitro!)

Cuando se jugaba el segundo minuto de tiempo adicional y los jugadores de Gálvez protagonizaban sus últimos esfuerzos por llegar al empate (Minero se había adelantado a los 9 minutos gracias a un tanto de penal de Alexander Salas) llegó un córner que se avizoraba como la última jugada. Casi como un acto reflejo un joven recogebolas le entregó el balón a Larry Yáñez, cuando la ley -o la trampa- no escrita señala que se debe perder el mayor tiempo posible, ¡más aún cuando es la última jugada y es a favor de la visita!

El ‘7’ de Gálvez aprovechó la acción del recogebolas y puso el esférico en el corazón del área, aprovechando el desorden de la zaga naranja y la sorpresa de ‘Chiquito’. El balón no tuvo dueño hasta caer en los pies de Hilden Salas en el vértice del área. La violencia fue grande, la técnica no. Igual bastó para que fuera gol: 1-1.  Gálvez lo había logrado. Encontró buen puerto cuando la corriente le fue adversa.
Cuando parecía triunfo de Minero, una desconcentración resultó fatal en los descuentos para sus intereses, pero precisa para los de Gálvez que acabó mejor parado en Matucana (Foto: Luis Chacón / DeChalaca.com)
Tras remar y remar, el jugador que más había intentado buscar el arco rival lo había logrado. El ‘Pato’ Salas necesitó seis remates para gritar gol y conseguir el empate. Durante 81 minutos los chimbotanos habían buscado descifrar cómo vencer el arco de un atento Juan Flores, quien quiso tener un buen reencuentro bajo los tres palos de Minero y olvidar su descenso con ese mismo equipo en 2008.Los dirigidos por Zamora lo buscaron por las bandas, con Encinas y Yáñez, por aire con las cabezas de Shoro, Di Cosco y el ‘Checho’, y de lejos con los remates del ‘Pato’, Calcina y Manchego.  El gol iba más allá de temas de justicia: era una obligación que se debía cumplir. 

Hubo reparto de puntos en Matucana pero con diferentes sensaciones. La producción de la visita evidenció a un equipo con variantes en su juego y con un tridente de atacantes que pareciera de un equipo de Primera. La definición es un detalle a pulir, pero esto recién comienza. En tanto, los locales dejaron dudas con su juego. Ponerse en el marcador tan temprano solo produjo que se mostrara la cara defensiva del equipo.

El que no ganó nada, en tanto, fue ese recogebolas anónimo que cumplió con su labor. Al final del partido jugadores y parte del equipo de Minero fueron a increparle a un chico que solo hizo su trabajo su accionar, sindicándolo como el responsable del empate. Es más: se pudo escuchar a nivel de cancha que le dijeron que no cobrará su sueldo. Dar no siempre permite recibir.

Fotos: Luis Chacón / DeChalaca.com

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy