Foto: Julio Aricoché / DeChalaca.comUTC se reencontró con su mejor versión y goleó a Cienciano por 3-0 en San Marcos. Con Érinson Ramírez en nivel superlativo, el ‘Gavilán’ fue ampliamente superior durante todo el cotejo al ‘Papá’: los de Navarro mantienen un invicto de seis fechas y se ubican en una posición expectante.
Gianni Rivera | @gianni_rc
Redactor

UTC volvía al césped artificial del Monumental de San Marcos para enfrentarse a Cienciano. Volvía al campo donde, la última vez que se presentó, venció por 3-1 a Academia Cantolao con gran actuación de Érinson Ramírez. Y, volvía, también, a jugar a la misma hora. En esta ocasión nuevamente marcó tres goles, pero ninguno en contra. Y de nuevo, fue el ex jugador de Alianza Lima el más destacado no solo de su equipo, sino del cotejo. El que, con dos magníficos goles, marcó la pauta para la indiscutible victoria del ‘Gavilán’; el diferente en el sólido esquema de Navarro, el cual nunca otorgó espacios e impidió cualquier insinuación sobre su portería, más allá de una ocasión fallada por el atacante imperial Breno Naranjo en el inicio del encuentro. Quedó claro que el cuadro cajamarquino, sin necesidad de largas posesiones ni salidas limpias, llegó con profundidad al arco de Daniel Ferreyra, desactivó por completo el juego ofensivo del ‘Papá’ y mostró lo peligroso que puede llegar a ser con la explosión y entendimiento de sus hombres de avanzada. Sin duda, categórico triunfo de los del ‘Pepón’, que, sin los reflectores de su lado y convencidos de su propuesta, se afianzan en la parte alta de la tabla.

La Pizarra: Primacía del engranaje

UTC: Los de Franco Navarro saltaron con un 4-2-3-1 estructurado a partir de la conducción de Érinson Ramírez, el eje ofensivo del cuadro cajamarquino. Cuando los cremas no disponían del balón, se replegaban formando un bloque sólido en el cual las líneas estaban muy juntas, lo cual impedía que les llegara alguna pelota con ventaja a los volantes ofensivos del ‘Papá’ para filtrar pases en el último tercio del campo. En el plan reactivo del ‘Gavilán’ fueron determinantes los dos extremos -Luis Iberico y Darey Pérez-, ya que, además de dificultar el desdoble de los laterales rivales al fijarlos, explotaban con velocidad los contextos favorables por los carriles exteriores en el uno contra uno. Guevgeozián se movió inteligentemente en su rol de siempre, rematando, aguantando y bajando envíos largos para que su equipo ganara metros y pudiera llegar con mayor volumen al arco rival. En los últimos 20 minutos, el ‘Pepón’ ordenó cuatro modificaciones, todas de hombre por hombre para refrescar a su voluntarioso equipo.

Cienciano: Con la lesión de Damián Ismodes en el calentamiento del cotejo, Marcelo Grioni también alineó un 4-2-3-1 en el que el experimentado Javier Salazar se paró como lateral derecho y Erick Perleche se ubicó como volante por el mismo sector. La poca profundidad y la falta de inventiva en los últimos metros del campo contrario generó, apenas iniciada la segunda mitad, el ingreso de Pier Larrauri por Luis Trujillo. Así, el cuadro imperial migró a un 3-5-1-1 de perfil netamente ofensivo, en el que Salazar pasó a jugar de central junto a Lampros Kontogiannis y Ángelo Pizzorno; además, José Adalberto Cuero -luego sustituido por lesión por Édisson Kuncho— cambió de banda, Larrauri se ubicó como volante por izquierda, Perleche pasó a ubicarse junto a Abdiel Ayarza y Jorge Luis Molina en la contención y Luis García quedó de enganche. Debido a la poca producción en términos de situaciones de gol, Grioni finalmente apostó por Miguel Curiel para jugar con doble punta, pero tampoco representó alguna solución de cara al pórtico de Salomón Libman. El 'Papá', además de mostrar una posesión de balón intrascendente en gran parte del cotejo, defensivamente mostró falencias y sufrió en demasía para frenar los ataques rivales.

El Capo: Reinvención positiva

Ramírez vive un momento exultante. Aquí encara con el balón ante la impotente mirada de Salazar. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

El aporte de Érinson Ramírez fue fundamental para que UTC lograra su sétima victoria en el torneo. No satisfecho con el gran gol que marcó a los 30', en el que encaró  y burló la marca de Abdiel Ayarza y Lampros Kontogiannis para definir con fuerza ante Daniel Ferreyra, solo 20 minutos después y tras asistencia de Mauro Guevgeozián, atacó el espacio a la espalda de la defensa cusqueña y -con sutil toque- volvió a vencer al ‘Canguro’. Además de los goles, el desequlibrante exvolante de Alianza Lima -ahora reconvertido en mediapunta para moverse con libertad por todo el frente de ataque- fue el conductor en ofensiva de su equipo y generó zozobra en la zaga imperial cuando se juntó con Iberico, Guevgeozián y Pérez. Gran momento individual del futbolista pisqueño.

Kazuki Ito: Firmeza necesaria

El severo Hilbert Villegas se hizo respetar desde el inicio y no tuvo problemas para arbitrar un cotejo que, en el trámite, no evidenció entradas desmedidamente agresivas ni polémicas de consideración. Solo cuando parecía que Daniel Ferreyra no recibiría amonestación luego de salir a cortar un balón enviándolo al lateral e impedir que Josué Estrada jugaa rápido desde la banda, el juez le sacó, sin dudar y correctamente, la tarjeta amarilla. Las demás tarjetas fueron justificadas y, como se señaló, no tuvo que cumplir un trabajo particularmente apremiante junto a su cuarteta.

Los Goles

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del UTC 3 - Cienciano 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy