Foto: AFPLionel Messi vivió una noche de ensueño: marcó los tres goles para la victoria argentina por 3-0 frente a Bolivia y alozó nuevamente el trofeo de la Copa América. En su patio, el astro fue genio y figura.
Mariano Manzor | @Mmanzor2900
Redactor

En el 'Monumental' de Núñez se vivía una mezcla de emociones bastantes fuertes. En primer lugar, por todo lo ocurrido en el suspendido Brasil - Argentina del pasado domingo 5. En segundo lugar, porque los dirigidos por Lionel Scaloni volvían a jugar en su patria por primera vez después de aquel 10 de julio en el que se consagraron campeones de América en el 'Maracaná'. Y en tercer lugar, porque después de un año y medio volvían los hinchas a las canchas argentinas: asistieron a las tribunas de River Plate 17 mil privilegiados que celebraron a rabiar una actuación de ensueño de su referente máximo, Lionel Messi.

El partido empezó el cuadro local asumiendo el protagonismo: bien parado en ofensiva y convencido de lastimar al rival a través de combinaciones rápidas. Los de César Farías, por su parte, estaban completamente replegados y sus líneas lucían muy pegadas entre sí. La idea del estratega venezolano a través de su 5-3-2 era achicar todo tipo de espacios para complicar así la elaboración de juego por parte de Messi y compañía.

Era tan notoria la diferencia entre uno y otro equipo que cada vez que Argentina perdía la pelota, la recuperaba rápidamente debido a su presión en ataque. De hecho, de esta manera llegó el primer gol del encuentro: Leandro Paredes -de muy buen desempeño- recuperó el balón y se lo dio rápidamente a Messi. En una baldosa, el astro le metió una huacha a Luis Haquín y seguidamente le pegó desde fuera del área para marcar un auténtico golazo.

De Paul engancha delante de Justiniano. El volante se asienta cada vez mejor en una medular que lo reconoce como líder. (Foto: AFP) 

De entonces en más, la albiceleste tuvo chances para aumentar la ventaja pero no pudo concretarlas. Incluso a Lautaro Martínez le fue anulado un gol por offside, mientras que en el área opuesta Marcelo Martins no consiguió encontrar la ruta para tener alguna chance clara de incrementar su erario goleador en estas Eliminatorias.

En el segundo tiempo y después de varios minutos en los que Argentina no había logrado volverse a meter en el partido, Scaloni metió mano en la fisonomía del equipo: retiró al 'Papu' Alejandro Gómez y dio ingreso a Joaquín Correa, algo que sería clave para el desarrollo del complemento. Una muy buena jugada entre el 'Tucu' y Messi y una serie de rebotes terminó en el segundo gol de 'Lio'. Con este segundo tanto, vale decirlo, el astro del PSG consiguió superar a Pelé como el futbolista con más goles en una seleción sudamericana de la historia.

Finalmente, cuando estaba por terminar el partido, Paredes le pegó desde media distancia y Carlos Lampe dejó un rebote muy largo. Este fue aprovechado por el capitán argentino para firmar su hat trick, por si algo le faltaba a su noche de ensueño, una de esas que tanto se hizo espera con el '10' vestido de celeste y blanco.

Messi estuvo intratable. Aquí se lleva el balón ante la impotencia de Ramiro Vaca. (Foto: AFP) 

Una vez el partido terminado, Messi declaró a la prensa argentina hasta que rompió en llanto por la emoción. Argentina recibió nuevamente la Copa América ante su público de modo simbólico y Bolivia, como del minuto 1 al 90, fue apenas el comparsa invitado a una noche de gloria ajena.

Los Goles

La Caleta

Fotos: Prensa AFP


Leer más...

La ficha del Argentina 3 - Bolivia 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy